Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Kornai básico para chavistas (II)

¿Es inútil esperar que aprendan del pasado quienes apuestan por una 'propiedad estatal con mercado'?

Enviar Imprimir

El economista húngaro János Kornai publicó a principios de los años noventa ¿Es reformable el socialismo?, cuando el único socialismo del que hoy se puede decir algo sustantivo estaba ya boqueando. Tratando de reformar el socialismo para hacerlo más eficiente en la producción y distribución de bienes y servicios, Kornai topó con inquietantes paradojas: "La mayor parte de los trabajos anteriores sobre la reforma en los sistemas socialistas —nos dice— se ocupaba de las acciones e intenciones del gobierno y el aparato institucional".

Su ensayo, en cambio, desea llamar la atención sobre otro aspecto no menos importante, los sucesos espontáneos en los países socialistas que ensayaron reformas, sucesos que no se dieron en respuesta a las acciones gubernamentales y que tal vez incluso contravinieron sus intenciones. "…En todas las economías socialistas donde las reformas tuvieron tiempo de desarrollarse, y sobre todo en Hungría, Polonia y China, el resultado más importante de la reforma económica fue el surgimiento de un significativo sector privado".

¿Qué les parece eso?: "El surgimiento de un significativo sector privado". Kornai se refiere, desde luego, a los fallidos intentos de reforma económica que, en distintos momentos a lo largo de los años cincuenta y, más tímidamente, en los tempranos sesenta, se ensayaron en Hungría, Polonia o Alemania Oriental.

"La incursión más importante de la actividad privada en las economías socialistas —advierte— se dio a través de la agricultura privada y en varias ramas de las industrias de servicios, transporte y construcción; en menor escala, las empresas privadas operaban también en el sector manufacturero. Además del sector privado formal, surgieron multitud de actividades informales 'subterráneas'; proliferaron los negocios sin licencia, acaso ilegales, y sin embargo tolerados, en los sectores de servicios, comercio, transporte y construcción".

Enfatiza Kornai que, en la práctica, "el sector privado creció principalmente debido a la iniciativa empresarial, basada en parte en los ahorros privados".

Caballos sueltos

Para Kornai tiene enorme importancia reconocer los fenómenos que surgieron espontáneamente durante cada proceso de reforma ensayado en los países del socialismo real.

"Los cambios espontáneos reflejaban las decisiones individuales y revelaban las preferencias de diferentes grupos sociales". Kornai llama la atención hacia otro aspecto no menos importante: "los sucesos espontáneos en aquellos países socialistas que intentaron reformas no se dieron en respuesta a las acciones gubernamentales y en más de una ocasión, contravinieron sus intenciones".

Habla en su ensayo de "la voluntad individual de elección". Viene a decir que no bien se relajaban las regulaciones y amainaba la intrusión burocrática en la vida económica, se soltaban los caballos de la inventiva y la iniciativa individual.

"Debe acentuarse —señala Kornai— que por lo común el gobierno socialista no tenía que convencer a sus ciudadanos mediante campanas propagandísticas para que ingresaran al sector privado. Generalmente, una vez levantadas ciertas prohibiciones a la actividad privada, este sector empezaba a crecer con bastante espontaneidad y las empresas individuales brotaban como hongos en un bosque después de la lluvia.


« Anterior12Siguiente »