Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Miami, Exilio, Música

La «Doctrina Otaola»

Otra opinión sobre la actuación en Estados Unidos de músicos que viven en Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Si fuera un académico reconocido, acuñaría el término “Doctrina Otaola”. Dicho mal y rápido, y según como la interpreto, los artistas y/o personajes públicos, comprometidos con la dictadura, no tienen porque ir a vender su amoral producto “cultural”, a la capital del exilio insular, hasta que Cuba no llegue a la democracia. De ahí se desprende que artistas e intelectuales cubanos deben tener una posición ante el absolutismo comunista, y su violación permanente de los derechos humanos, que ubica a la cuarta parte de nosotros en el exilio.

La prueba presencial de esta doctrina, está en la consideración de “persona non grata”, a la cantante Haila, por el alcalde de Miami, la suspensión de conciertos de músicos filocastristas en la ciudad y otras partes de la “Unión”, la campaña para quitar la residencia en Estados Unidos, al dueto Gente de Zona, el rechazo a la presencia del actor Fernando Echevarría, o del locutor comunista de apellido Serrano en esa ciudad, pero también en la persecución a un reconocido esbirro y coronel del Ministerio del Interior cubano.

Esta línea de conducta, madura una visión del emigrado que noto en los últimos años, sobre todo luego de la política Obamiana de acercamiento al régimen, como artistas, presentadores, intelectuales, periodistas y otras figuras públicas demostraban su amoralidad. Disfrutaban en el libertario, democrático y capitalista Estados Unidos, los placeres negados a sus conciudadanos, al apoyar las políticas anti norteamericanas del régimen comunista, o ser ellos mismos adalides de la represión, por acción u omisión.

No es nuevo el uso del boicot contra productos, servicios, o muestras de arte, que atentan contra la sensibilidad cívica, o la represión sobre los antiguos represores. Un ejemplo fue la dureza con que los franceses ya libres, tras 1945 trataron a las prostitutas que dieron sus servicios a los invasores alemanes.

Otro ejemplo conocido, es el boicot a los productos Nike. En la década del 90, la empresa de productos deportivos sufrió duro rechazo por los consumidores, cuando se demostró que contrataba a niños en países del sudeste asiático para producir balones, tennis o vestuario. La presión del mercado obligo a la transnacional a cambiar sus políticas de empleo.

El término “doctrina”, puede explicarse, como un conjunto de acciones, basados en un sistema de creencias, conocimientos, o en el cuerpo del dogma de una religión. Son principios o posiciones mantenidas respecto a una materia, o cuestión determinadas. Un sistema de postulados, científicos o no, con la pretensión de validez general o universal. Pero también utilizada para la ideología o la política. Ahí está la doctrina marxista-leninista, la Brezhnev, Destrucción Mutua Asegurada, Powell, o la doctrina Bush.

¿Pero, de dónde proviene el nombre Doctrina Otaola? Alejandro Otaola Casals, se convierte en los últimos años en uno de los comunicadores cubanos más exitosos, al punto que Abel Prieto un influyente miembro del partido comunista, lo llamo “patético clown”. Lo que no dice el burócrata, es que el youtuber, es referencia dentro y fuera de la Isla, con aciertos y desaciertos, a tal nivel que la policía política en la Isla, amenaza a los editores del “paquete”, un compendio de programas de televisión norteamericana, que se vende al precio de un CUC, de cerrarles el negocio, si incluyen el popular programa ¡Ola Otaola!

Con su pajarería y chusmería características, perdónenme los políticamente correctos, pero en Cuba eso no tiene otro nombre, Otaola desbanca de la popularidad a engreídos intelectuales y políticos opositores, para no hablar de los mamarrachos del gobierno, y pone en el medio de su discurso, una bendecida intolerancia a la opresión. Habla para ello, y como fórmula de éxito, el mismo idioma de esa masa de cubanos, hijos, hermanos y primos del “reggaetón” y el “reparterismo”. Les habla en su idioma. Para reunir elementos sobre el nivel de sus contertulios, evalúen el leguaje de los que le atacan en las redes. Sin lugar a dudas afirmo que utilizan una jerga soez, obscena y abundante en muletillas y sonidos onomatopéyicos… y cuando los mensajes son escritos, con disfrutables aportes a la ortografía castellana.

Otaola, con su estilo mordaz, incisivo, burlón, sarcástico y agresivo como le definió un acertado colega, exige a los artistas cubanos de moda, a manifestarse contra la aplicación del Decreto 349, y les muerde día a día las canillas, como cualquier impertinente perro callejero, a los mediáticos cubanos, para que utilicen su poder de movilización, y la imagen que proyectan, para convocarlos para la Causa Cuba, y movilizarles a sentirse parte de una sociedad, deudores de un público y de un pueblo.

La Doctrina Otaola, tiene el valor de echar la dura batalla contra la amoralidad comunista, y decir las cosas por su nombre. Este camagüeyano de apenas 40 años, con su discurso anti opresión creó un parte aguas. O estas con la democracia por imperfecta que sea, o eres muy libre de irte con tu amor al tirano y la tiranía, a freír espárragos. Ha puesto a la comunidad cubana en Estados Unidos nuevamente de pie, y hace la guerra abierta contra el amancebamiento de la intelectualidad castrista.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.