Actualizado: 17/05/2022 17:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Ni frijoles ni señales

Funcionarios y expertos insisten en que ya existen novedades positivas en el interinato. ¿Cuáles son esos supuestos éxitos y cambios?

Enviar Imprimir

Se aproxima la fecha que marca el primer año de convalecencia de Fidel Castro. Durante estos meses los cubanos han estado expectantes a las declaraciones de Hugo Chávez y a la de médicos extranjeros, para poder descifrar si existe la posibilidad o no de que el Comandante en Jefe se recupere.

Las informaciones o desinformaciones, vertidas durante este tiempo por la prensa y funcionarios locales, han ido siempre a la zaga de las lanzadas al mundo por los amigos extranjeros de Fidel.

Durante casi un año, el aparato de influencia externa del poder ha tejido febrilmente la hipótesis de que pronto conoceremos al "verdadero" Raúl Castro. El hombre intolerante y dogmático que conocimos ha cambiado. Hoy es, se nos dice, un hombre cansado y afable, abierto a la diversidad de estilos de vida y formas de pensamiento que han evolucionado hacia una comprensión de que la economía de mercado es compatible con una "democracia socialista", posibilidad que en el pasado rechazó frente a todos los que creían en ella.

Este nuevo Raúl tiene más que ver con la frase que ha recorrido el mundo cuando afirmó que se necesita más de los frijoles que de los cañones, que con aquella otra menos divulgada —pero también pronunciada por él en aquellos días veraniegos de crecientes explosiones sociales en 1994— con la que imploraba: "No me obliguen a sacar los tanques a la calle".

Tuvo suerte. No se vio "obligado" a sacarlos y a quedar vinculado a una masacre parecida a la provocada por los tanques rusos en Budapest o por los chinos en Tianamen. Sería alentador poder llegar a creer que el nuevo Raúl haya efectivamente comprendido que su "obligación" nunca sería la de sacar los tanques a la calle, sino crear las condiciones de cotidianidad que hagan impensable semejante situación.

Tanto es el deseo y la necesidad de creer que otra Cuba mejor es posible, que desde que "El Viejo" cayó en cama se ha extendido, dentro y fuera de Cuba, un crédito limitado a la controversial hipótesis de la conversión del general de Ejército a nuevas percepciones y valores.

El clímax de ese crédito condicional y limitado ha sido el de incluir el nombre de Raúl Castro entre las cien personas más influyentes del mundo, seleccionadas anualmente por la revista Time. No por lo que ha hecho —aún menos por su controversial pasado—, sino por lo que podría llegar a hacer, si se acabase de decidir a hacerlo de una vez por todas.

La visión optimista

Sin embargo, los funcionarios y compañeros de viaje del régimen de La Habana insisten en que ya se han materializado exitosamente algunos positivos cambios. ¿Cuáles son esos supuestos éxitos y cambios?

Los éxitos, se nos dice, son tres: a) hacer el traspaso de poderes sin que hayan ocurrido grandes convulsiones, b) crear un estilo colectivo de dirección, y c) consolidar un nuevo pacto de unidad en la élite atravesada por tendencias, rivalidades y rencillas diversas.

Un vistazo a los tres pretendidos logros de estos meses arroja dudas sobre su valoración como tales:

-La élite movilizó por meses, de manera permanente, a sus fuerzas armadas, de seguridad y a la reserva mediante la Operación Caguairán, hizo visible su presencia en las ciudades y acosó a los disidentes con el objetivo de paralizar sus reuniones. En tales circunstancias era lógico que se creara un compás de espera por todos sin excepción —población, reformistas, disidentes y oposicionistas— hasta ver el rumbo que tomaban los acontecimientos.

-El llamado "traspaso de poderes" fue condicionado, puntual e ilegal, y continúa siéndolo. Fidel Castro no cedió el poder, sino su administración de manera provisional y condicionada a la aceptación de una lista de prioridades y de colaboradores dispuesta por el propio caudillo. Semejante delegación administrativa condicionada no está contemplada por la Constitución socialista, que obliga al traspaso irrestricto de todos los poderes y funciones en caso de ausencia temporal o fallecimiento del jefe de Estado. Es por ello que a la Asamblea Nacional no se le ha permitido cumplir su función de autorizar constitucionalmente el genuino traspaso de poderes a favor de Raúl Castro. Se sigue esperando por la muerte o recuperación de Fidel.

-El aludido estilo de dirección colectiva —si es que existe— no transcurre por canales institucionales visibles. A lo largo de este año, tan cargado de excepcionalidad histórica, no se ha mencionado la celebración de ninguna reunión del Comité Central del PCC, del Consejo de Estado o del Consejo de Ministros. El congreso del Partido Comunista, que debe celebrarse cada cinco años y se reunió por última vez en 1997, sigue sin ser convocado.

La Asamblea Nacional se ha reunido para discutir temas no vinculados al ejercicio de su máxima responsabilidad en las actuales circunstancias. El congreso de la CTC se cerró con unas conclusiones más propias de la actual patronal burocrática que de las angustias cotidianas de la clase obrera, a cuya indisciplina se cargaron los males del país.

La ausencia de un líder omnipresente como Fidel Castro no equivale a la existencia de una dirección colectiva, a menos que de nuevo se haya constituido un poder invisible como lo fue el llamado "gobierno paralelo" del primer semestre de 1959. La representación oficial de Cuba a cargo de un dirigente u otro ante foros o reuniones nacionales o internacionales, no equivale a que se "dirija" colectivamente el país, sino a que se roten algunas tareas administrativas.

-En las circunstancias en que Raúl Castro ha aceptado la dirección del país —con un horizonte plagado de incertidumbres, pendiente aún de la voluntad y caprichos del caudillo desde su lecho, sin asumir de manera definitiva la responsabilidad de conducir el país y generar un consenso sobre cómo actuar en el corto, medio y largo plazos—, la élite de poder no puede alcanzar ningún acuerdo unitario y estratégico duradero.


« Anterior123Siguiente »