Actualizado: 12/06/2024 15:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

A debate

Todos los caminos conducen al templo

Respuesta al artículo 'Una catedral rusa para La Habana', publicado por el escritor Antonio José Ponte.

Enviar Imprimir

Sin embargo, ese concepto sigue siendo actual, pues forma parte de las intensas reflexiones urbanísticas que tienen lugar en la era postmoderna, como puede inferirse del excelente ensayo escrito por Leonie Sandercock: Towards Cosmopolis: Planning for Multicultural Cities (John Wiley, Chichester, 1998).

Para esta socióloga, "Cosmópolis" es una utopía diferente, que nunca llega a realizarse, sino que hay que construirla continuamente: "Una ciudad/región en la que se establece una conexión genuina con —y respeto y espacio para— el Otro cultural, y la posibilidad de trabajar juntos en asuntos con un destino compartido, un destino como reconocimiento de que nuestros sinos están entretejidos".

¿Podríamos trabajar juntos los cubanos de adentro y afuera con un destino compartido que sea la "utopía diferente" de la Habana Vieja? ¿Podríamos dejar a un lado miserias y rencores para que —al margen de los diferendos políticos— aquí encuentre espacio y respeto el Otro cultural, ya sea de índole racial, religiosa, sexual…?

Creo que sí, aunque esa utopía nunca llegue a realizarse, sino haya que construirla continuamente.

Por eso me siento orgulloso de pertenecer —como simple editor de la revista Opus Habana— a esa tropa de historiadores, arquitectos, arqueólogos, restauradores, museólogos, carpinteros, herreros, ebanistas, canteros… que seguimos el impulso utópico de Eusebio Leal Spengler.

Ellos se multiplicarán en el recién inaugurado Colegio Universitario de San Gerónimo de La Habana, en cuya torre repicarán las campanas originales de la primigenia Universidad cubana cada vez que tengamos una victoria.

Y cuando veo levantarse en la Avenida del Puerto los pilares de la Catedral rusa, digo a mis hijos —nacidos en la Unión Soviética como tantos otros—, que son tan rusos como cubanos y fueron bautizados en la iglesia ortodoxa: "Aquí, si así lo desean, podrán venir a profesar la religión de sus antepasados".

Como hoy suelen hacerlo católicos, evangélicos, judíos, musulmanes, santeros… que ya tienen sus espacios de culto en la Habana Vieja.

Si hasta ahora perviven la fe, la esperanza, el amor… es porque, a fin de cuentas, quiérase o no… todos los caminos conducen al templo.


« Anterior12Siguiente »