Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Una catedral rusa para La Habana

¿Templos para religiones impracticadas? ¿Un alto centro de formación de restauradores con sede en un edificio amañado?

Enviar Imprimir

Criticando alguna vez a Cirilo Villaverde, Manuel de la Cruz habló de que la prosa de éste equivalía a la entrada de las tropas de Cosmópolis en La Habana: un ataque o desfile militar que resultaba sumamente heterogéneo, insoportable por la diferencia de uniforme y armamento entre tantos vocablos reunidos. De modo semejante, un tramo de la Avenida del Puerto, en la Habana Vieja, ha acogido a una suma tan extraña de edificaciones que sólo podría explicarse mediante la ocupación de La Habana por fuerzas de Cosmópolis.

Enumero esos sitios: un jardín abierto a la memoria de Lady Diana Frances Spencer, otro jardín en honor de Teresa de Calcuta, una Catedral Ortodoxa Griega, un Museo del Ron, y una Catedral Ortodoxa Rusa, en construcción aún.

Según creo recordar, pocas ocasiones tuvieron los habaneros de acceder a noticias sobre Diana de Gales mientras ella vivió. Los pocos diarios y revistas que circulan en la Isla no iban a reservar espacio para las desavenencias de una casa real europea. Y tampoco se entretendrían en comentarios acerca de las virtudes de una religiosa. Esos jardines a la memoria de Diana y Teresa no responden, por tanto, a voluntad popular alguna.

Podrá aceptarse que la estatua del Caballero de París, erigida a pocos metros de allí, viene de un reclamo masivo y homenajea a un novelesco hijo de la ciudad. De acuerdo también con que el nuevo Hemingway, acodado en una barra, cumple con la apetencia colectiva de halagar al más célebre parroquiano del Floridita (aunque ya existía allí un busto suyo, en ocasión del Nobel). Hasta la estatua de John Lennon, emplazada en un banco de parque del Vedado, podría tomarse como monumento a la juventud de aquella generación cuyo mayor trauma (juzgo por el testimonio de varios narradores nacidos en los cincuenta) consistió en escuchar secretamente a un combo inglés bajo censura.

Gestos y pactos

Pero, ¿a qué vienen en La Habana estos memoriales de una princesa y una monja? Constituyen, a no dudarlo, gestos diplomáticos del historiador de la ciudad, Eusebio Leal Spengler. Alguna delegación británica debió quedar complacida a la salida del jardín, alguna congregación religiosa habrá visto con buenos ojos cómo es recordada en el Caribe una querida hermana… Junto a la Catedral Ortodoxa Griega, una tarja remite a los orígenes de tan inusitada construcción: "Esta catedral es un regalo del pueblo cubano para la Iglesia Ortodoxa Griega y el Patriarca Ecuménico Bartolomeo". Y encima de la leyenda una imagen rememora el encuentro de Fidel Castro y el patriarca griego.

No ha sido necesario que feligresía alguna clame por la necesidad de un templo para acercarse a Dios en ruso. Alzada frente al Muelle de Luz (en los terrenos del bar Los Marinos), la catedral con torres rematadas en cebollas será un regalo más del pueblo de Cuba a una lejana fe y a un patriarca desconocido. Inoportuna, como habría sido en los tiempos en que hombres y mujeres soviéticos habitaban la capital cubana, va a alzarse ahora para un ritual sin fieles.

No será la casa de la alianza con un dios, sino el monumento a un tratado entre hombres: su construcción sella algún pacto post-comunista entre Cuba y Rusia.


« Anterior12Siguiente »