Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 19/05/2024 23:18

Mascotas, EEUU, Biden

Los Biden y los perros

Lo sucedido representa un comportamiento terriblemente insensible de la primera familia estadounidense

Michael Schaffer escribe en Politico sobre la publicación de los incidentes en los cuales el pastor alemán de los Biden atacó y mordió varios agentes del Servicio Secreto, algo que se ha vuelto una historia recurrente tras episodios similares con otra mascota de la familia del mandatario en 2021.

“Los Biden han dedicado décadas a establecer una reputación como personas normales de clase media, no como élites desconectadas. No son plutócratas como los Trump o intelectuales como los Obama o aristócratas como los Bush, todos los cuales podrían haber sido chamuscados más seriamente por un ciclo de noticias que involucra a su perro mal educado atacando a empleados que luego tienen que preocuparse por la forma correcta de presentar los documentos sobre lesiones.

No es que las cosas no hayan recibido la atención de los medios. Como todo lo que sucede en la Casa Blanca, tuvo cobertura. Sin embargo, en su mayor parte, el tono ha estado más en la línea de “¡perro malo!” que “¡mala persona!” Ha habido llamadas a entrenadores de perros famosos y más de un juego de palabras sobre el envío de Commander a la perrera.

Tal vez así es como debería ser. Cualquiera que haya tenido un perro que se porta mal puede relacionarse con las emociones encontradas en este tipo de momento: por un lado, amas a tu perro. Por el otro, te avergüenzas del daño que causó. Quizás la incapacidad de controlar a una mascota querida es otra parte del truco de hombre común de Biden. O tal vez uno de los beneficios de una carrera dedicada a perfeccionar una personalidad normal es que la gente no salta a la interpretación más condenatoria de lo que sucedió.

Sin embargo, lo que es ilustrativo es que incluso los medios conservadores, que hicieron el trabajo de descubrir los informes de mordeduras y parecen decididos a promover una interpretación condenatoria de lo que sucedió, también han evitado la historia más obvia: que todo lo sucedido representa un comportamiento terriblemente insensible de la primera familia estadounidense”.

© cubaencuentro

Subir