Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 01/03/2024 13:40

Prigozhin, Rusia, Putin

Lukashenko dice que Putin sugirió matar a Prigozhin

Putin elogió a sus fuerzas de seguridad en un discurso grandilocuentemente, que describió la rebelión como un episodio heroico para el Estado ruso

El jefe mercenario ruso Yevgeny V. Prigozhin llegó a Bielorrusia el martes, informaron los medios de comunicación estatales bielorrusos, poniendo fin a días de especulaciones sobre su paradero después de que canceló un levantamiento de fin de semana que marcó el desafío más dramático al gobierno del presidente Vladimir V. Putin en dos décadas, informa The New York Times.

Más temprano el martes, Putin elogió a sus fuerzas de seguridad en un discurso grandilocuentemente coreografiado, que describió la rebelión como un episodio heroico para el Estado ruso.

En una serie de apariciones tres días después del motín, Putin parecía estar tratando de tomar la iniciativa, advirtiendo indirectamente de las consecuencias para los funcionarios que ayudaron a Prigozhin a enriquecerse a expensas del país. También agradeció al ejército ruso por haber “esencialmente detenido una guerra civil”, informaron los medios estatales.

Las autoridades rusas abandonaron una investigación sobre Prigozhin y los miembros de su grupo Wagner por la rebelión armada. El grupo se estaba preparando para entregar equipo militar al ejército ruso, informaron los medios de comunicación estatales, mientras el Kremlin realiza un esfuerzo concertado para superar el motín.

Según un acuerdo negociado por el presidente Aleksandr G. Lukashenko de Bielorrusia, el aliado más cercano de Rusia, para poner fin al levantamiento, Rusia había dicho que otorgaría amnistía a Prigozhin y sus combatientes y que Prigozhin sería exiliado en Bielorrusia.

El martes, en comentarios informados por los medios estatales bielorrusos, Lukashenko detalló una llamada del sábado por la mañana con Putin en la que el líder ruso había planteado la posibilidad de matar al jefe de Wagner. Lukashenko dijo que se había opuesto a una respuesta apresurada y dijo que “una mala paz es mejor que cualquier guerra”. Los comentarios no pudieron ser confirmados de forma independiente.

Hablando en una ceremonia en honor a oficiales militares en Minsk, la capital de Bielorrusia, Lukashenko dijo que había discutido con su ministro de defensa, Viktor G. Khrenin, la posibilidad de dar la bienvenida a los combatientes de Wagner a su país. “Khrenin dijo: ‘No me molestaría tener una unidad así en el ejército’”, señaló Lukashenko. Agregó que respondió “Estoy de acuerdo. Habla con ellos”.

Otros desarrollos

Al retirar los cargos penales por el motín y anunciar que los combatientes de Wagner entregarían las armas, el Kremlin buscó resolver algunas de las cuestiones volátiles que persisten desde los impresionantes acontecimientos del fin de semana. Pero no hubo una respuesta inmediata del grupo de Wagner o de Prigozhin. Y hubo pocos detalles sobre la cantidad de equipo de Wagner que se entregaría o cuántos de sus combatientes —cuyo número Prigozhin recientemente calculó en 25.000— estarían de acuerdo en ser puestos bajo el mando del ejército ruso.

En breves comentarios en el Kremlin el martes, Putin dijo que algunos aviadores rusos habían “muerto en el enfrentamiento con los amotinados”, y los elogió por cumplir con su deber. En un discurso televisado el lunes por la noche, Putin, visiblemente enojado, denunció el motín como un “chantaje” que había estado “condenado al fracaso”, aunque no nombró a Prigozhin, su antiguo aliado.

Lukashenko negó que las tropas de Wagner protegieran las armas nucleares que Rusia desplegó en Bielorrusia. Dijo que le había ofrecido al grupo mercenario una base militar “abandonada” en el país, pero aún no estaba claro el martes si alguno de sus miembros había llegado.

Ucrania parece estar tomando más islas fluviales alrededor de la ciudad sureña de Kherson en una posible expansión de su contraofensiva, según residentes y blogueros militares rusos.

© cubaencuentro

Subir