Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 01/03/2024 13:40

DeSantis, Migración, Cubanos

El plan migratorio de DeSantis perjudica a los cubanos que buscan asilo

DeSantis dijo que permitiría el uso de fuerza letal contra las personas que intentan cruzar a EEUU atravesando las estructuras fronterizas

El gobernador Ron DeSantis dio a conocer el lunes su propuesta migratoria si es elegido presidente. En lo esencial, su plan es ir mucho más a la derecha de Trump, no es nada nuevo porque en ello radica su campaña electoral. Pero para los cubanos hay una cuestión fundamental: DeSantis promete eliminar todos los programas de “parole”, que contemplan el beneficio de al menos 30.000 migrantes al mes, muchos de ellos cubanos.

En su primer plan político importante de su campaña presidencial de 2024, DeSantis, propuso una represión radical de la inmigración ilegal, incluido el envío del ejército estadounidense a la frontera y la detención y deportación masiva de personas indocumentadas, informan agencias cablegráficas y órganos de prensa.

De ser elegido presidente, el gobernador también pondría fin a la ciudadanía por derecho de nacimiento y construiría un muro en la frontera sur, resurgiendo dos ideas que alguna vez defendió su principal rival por la nominación republicana, Donald Trump.

La plataforma de inmigración, tal como está escrita, ofrece un enfoque duro hacia la población indocumentada del país y la frontera sur. Sin embargo, descrita por DeSantis, la ejecución sería aún más severa y pondría a prueba los límites legales que han definido durante mucho tiempo quién tiene derecho a estar en Estados Unidos y cómo el gobierno puede dirigirse a quienes no lo tienen.

Hablando en Eagle Pass el lunes, DeSantis dijo que permitiría el uso de fuerza letal contra las personas que intentan cruzar a EEUU atravesando las estructuras fronterizas. Estuvo de acuerdo con un hombre en la audiencia que comparó el flujo de inmigrantes indocumentados con “un acto de guerra” que requeriría una respuesta militar. DeSantis también propuso otorgar a los estados el poder de “declarar una invasión” y deportar personas por su cuenta.

Los tribunales estadounidenses han dictaminado repetidamente que regular la inmigración es una responsabilidad federal. Aparentemente, ese principio se afirmó la semana pasada en parte cuando la Corte Suprema falló —8 a 1— contra Texas y Luisiana en su demanda por las normas de arresto y deportación de inmigrantes de la administración Biden.

“Si los federales tienen la responsabilidad de hacer inmigración, y deciden simplemente no hacerlo, ¿entonces estamos indefensos y no tenemos las leyes aplicadas en absoluto?” dijo DeSantis. “Creo que los estados tienen un papel que desempeñar. Puedo decirles que, como presidente, vamos a delegar por completo a todos los gobiernos estatales y locales para poder hacerlo cumplir”.

A través de políticas de inmigración más implacables y austeras, incluido el bloqueo de la mayoría de los casos de asilo, obligando a las personas a permanecer en México mientras se revisan sus casos y amenazando con castigos severos para los inmigrantes ilegales, DeSantis insiste en que puede frenar el flujo de migrantes hacia EEUU, una promesa que cuestionar el precedente histórico.

El lema de su plataforma, “sin excusas”, invoca las principales críticas de DeSantis a la presidencia de Trump como un período de promesas incumplidas. Durante el fin de semana, su campaña tuiteó un clip de Trump prometiendo “la operación de deportación nacional más grande en la historia de Estados Unidos”, con el comentario: “Trump hizo esa promesa en 2016, pero terminó deportando menos ilegales que Barack Obama”. Adelantándose al anuncio durante el fin de semana, la campaña de DeSantis publicó un video que culpaba a la administración de Biden por el estado de la frontera, pero no perdonó el mandato de cuatro años de Trump al criticar la falta de acción percibida durante la última década.

Trump, como candidato en 2016, prometió construir un muro en la frontera sur y que México lo pagara. Terminó su primer mandato habiendo construido alrededor de 100 millas de muro nuevo, la mayoría de los cuales reemplazó la construcción anterior. Trump también dijo que pondría fin a la llamada ciudadanía por derecho de nacimiento, pero se topó con la Enmienda 14 de la Constitución, que otorga la ciudadanía a todas las personas “nacidas o naturalizadas en Estados Unidos”. Ha revivido la promesa una vez más en su campaña para recuperar la Casa Blanca, informa la CNN.

DeSantis en su plan de política sugiere que la lectura simple de la Enmienda 14 es “inconsistente con el entendimiento original” y dice que “obligaría a los tribunales y al Congreso a abordar finalmente la política fallida”, aunque sin explicar cómo.

A diferencia de Trump, DeSantis no insistió explícitamente en que México pagaría por el muro. Pero dijo que estacionará tropas en la frontera hasta que esté completado y agregó que una administración de DeSantis recaudaría fondos mediante la “penalización con impuestos a las remesas de los extranjeros ilegales” y que también penalizaría a las naciones que trataran de impedir esta medida fiscal.

DeSantis también dijo que pondría fin a la llamada política de “atrapar y liberar” que permite que algunas personas no violentas vivan en Estados Unidos mientras esperan una audiencia judicial sobre sus solicitudes de inmigración y asilo. En cambio, la propuesta de DeSantis exige la detención de personas indocumentadas hasta la fecha de su audiencia, una política que probablemente llevaría a decenas de miles de personas a ser detenidas por el gobierno de EEUU por un tiempo indefinido.

DeSantis también promete deportar a los “extranjeros criminales”. Su propuesta no dijo si un “extranjero criminal” incluye a cualquier persona que no esté legalmente en EEUU o personas indocumentadas condenadas por un delito mientras están aquí. El ahora gobernador también deportaría a las personas que se quedaran más tiempo que el permitido en sus visas. Según el Departamento de Seguridad Nacional, alrededor de 850.000 visitantes extranjeros se quedaron más allá de su estadía autorizada solo en 2022.

DeSantis también prometió responsabilizar a los cárteles mexicanos de la droga autorizando sanciones a los líderes y otras entidades, así como endureciendo las penas para quienes trafiquen fentanilo y declarándolos “organizaciones criminales transnacionales”.

“Si el gobierno mexicano se demora, DeSantis se reservará el derecho de operar a través de la frontera para proteger nuestro territorio de las actividades de los cárteles mexicanos. Si el gobierno mexicano no detiene la fabricación de drogas de los cárteles, DeSantis aumentará los recursos para la Marina y la Guardia Costera y bloqueará el ingreso de precursores químicos a los puertos mexicanos”, dice la propuesta.

Mientras hablaba en el condado de Maverick, Texas, fue más allá y dijo que su administración autorizaría a las fuerzas del orden público a usar la fuerza letal contra los miembros del cártel y los inmigrantes que se cree que están involucrados en el tráfico ilegal de drogas que atraviesan el muro fronterizo.

“Usaremos todas las palancas a nuestra disposición para ganar la pelea”, dijo DeSantis. “Si alguien está rompiendo el muro fronterizo, lo que está haciendo en otras partes, demostrando intenciones hostiles o acciones hostiles, se debe poder enfrentar eso con el uso apropiado de la fuerza”.

Cuando un reportero le preguntó si eso significaba dispararle a alguien, DeSantis respondió: “Por supuesto, por supuesto que usas fuerza letal. Quiero decir, ¿cómo dejarías que alguien… quiero decir, dejarías que alguien entrara a tu casa y te hiciera daño?”.

Además, DeSantis impondrá sanciones a las jurisdicciones santuario que “traten de frustrar la ley federal de inmigración” al cortarles “cientos de millones de dólares en subvenciones”.

Si bien planea restablecer el plan de la época de Trump de Acuerdos de Cooperación de Asilo con los países del Triángulo del Norte, su plan iría más allá para cerrar el Tapón de Darién en Panamá. Esta región es a donde llegan millones de personas de todo el mundo, entre ellas miles y miles de cubanos, que vienen a través de América del Sur para llegar a Estados Unidos. Cerrar la brecha también evitará el control chino del Canal de Panamá, argumenta DeSantis.

Uno de los aspectos más controvertidos de su plan implica derrocar a las autoridades ejecutivas de la administración Biden y poner fin al uso de la libertad condicional, según un plan de la actual administración que beneficia a miles de cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

DeSantis también tiene como objetivo desafiar la interpretación actual de la ley de EEUU que exige procesar a los inmigrantes que ya ingresaron a los EEUU “Se pueden repeler, eso es soberanía 101”, dijo el gobernador al corresponsal de Sooner Politics, un periódico de tendencia conservadora de Oklahoma.

Además, DeSantis se comprometió a declarar una emergencia nacional en su primer día en el cargo. “Habrá un nuevo sheriff en el pueblo en enero de 2025”.

© cubaencuentro

Subir