Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 26/11/2022 10:59

Rusia, Cuba, Ucrania

Los malabaristas: Cuba confunde víctimas y victimarios en Ucrania

Tras la retórica torcida e hipócrita yace un viejo recurso, ya utilizado cuando Fidel Castro apoyó la invasión a Checoslovaquia: encubrir el servilismo más vil con una supuesta postura ética y “antiimperialista”

De embrollos y mentiras. El gobierno cubano coloca como agresor en Ucrania a Washington y no a Moscú, y parece pretender que son soldados estadounidenses los que está matando civiles ucranianos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba persiste en responsabilizar al “empeño” de Estados Unidos y la OTAN, de continuar “la progresiva expansión” de la Alianza Atlántica hacia las fronteras de Rusia, de ser la causa de la invasión rusa a Ucrania, y abogó por una solución “diplomática seria, constructiva y realista de la actual crisis en Europa”.

“Son conocidos los movimientos militares realizados por Estados Unidos y la OTAN en meses recientes hacia regiones adyacentes a la Federación de Rusia, precedidos de la entrega de armas modernas a Ucrania, lo que de conjunto equivale a un cerco militar progresivo”, ha explicado la diplomacia cubana en un comunicado.

“El empeño estadounidense en continuar la progresiva expansión de la OTAN hacia las fronteras de la Federación de Rusia, ha conducido a un escenario, con implicaciones de alcance impredecible, que se pudo evitar”, aseguró en un comunicado la cancillería cubana.

Sin entrar en detalles, la información oficial señala que Cuba ha denunciado el “hegemonismo” de EEUU y la OTAN hacia los países pequeños, así como los “abusos de poder y las injusticias”, y ha asegurado que la invasión rusa en Ucrania “se podría haber evitado”.

Asimismo, el Ministerio de Exteriores Cubano ha expresado que Cuba es un país “defensor del Derecho Internacional y comprometido con la Carta de las Naciones Unidas”, por lo que “siempre defenderá la paz y se opondrá al uso o amenaza de la fuerza contra cualquier Estado”.

“Lamentamos profundamente las pérdidas de vidas de civiles inocentes en Ucrania. El pueblo cubano ha tenido y tiene una relación entrañable con el pueblo ucraniano”, esgrime el comunicado.

Ante estas muertes, Cuba ha asegurado que “la historia exigirá responsabilidad al Gobierno de Estados Unidos” por las consecuencias de una “doctrina militar crecientemente ofensiva” fuera de las fronteras de la OTAN.

Tras la retórica torcida e hipócrita yace un viejo recurso, utilizado décadas atrás cuando el fallecido gobernante Fidel Castro apoyó la invasión soviética a la Checoslovaquia de entonces: encubrir el servilismo más vil con una supuesta postura ética y “antiimperialista”.

La realidad es más burda y se limita al simple dinero. Si mayormente durante la época de Fidel Castro Cuba dependió de la amplia ayuda soviética, ahora ni siquiera puede librarse de las limosnas y los favores de Rusia.

Ejemplo de ello es que la Federación Rusa ha acordado aplazar el pago de la deuda que Cuba tiene con ella, lo que permitirá prolongar hasta 2027 el desembolso de $2.300 millones, producto de una anterior restructuración de deuda y de numerosos préstamos realizados por Rusia a favor de la generación de energía, metales e infraestructuras de transporte en Cuba.

Las nuevas condiciones de pago de la deuda, que fueron aprobadas por la Duma rusa, fueron redactadas originalmente por la legislatura cubana el año pasado.

Conociendo el historial de impagos por parte del gobierno cubano, no es de extrañar que en la actualidad el gobernante ruso Vladímir Putin se sienta más inclinado a comprar cipayismo, mediante el otorgamiento de un alivio económico. En última instancia, Putin sabe que cobrarles a los cubanos es muy difícil.

Así que el gobierno cubano ha expresado su apoyo al reconocimiento por parte de Putin de las regiones separatistas del Donbás en Ucrania, y Cuba ha acusado a EEUU de librar una “guerra de propaganda” contra lo que percibe como la legítima anexión de los territorios étnicamente rusos de Luhansk y Donetsk.

No es la primera vez que Rusia se muestra indulgente con el pago de la deuda. En el verano de 2014, apenas unos meses después de la anexión rusa de Crimea —que el gobierno cubano reconoció como legítima— Putin visitó La Habana para ofrecer la condonación del 90 % de la deuda cubana de la época soviética.

Hay que agregar que no solo ha sido Rusia generosa con Cuba. La Isla ha buscado —y ha logrado— que el Club de París le otorgue nuevos plazos para el pago de las deudas con los países occidentales, aunque no condonación de los interese. El aplazamiento más reciente se produjo el pasado mes de octubre, cuando el Club de París acordó retrasar un año los pagos de la deuda cubana hasta noviembre de 2022.

En otra de las tantas repeticiones de la historia, Cuba no solo se encuentra más aislada internacionalmente que hace unos años atrás—desde el punto de vista político y económico— sino recurriendo ahora a un acercamiento con Rusia que recuerda los años de la Guerra Fría. Aunque, claro, Díaz-Canel se vende mucho, mucho más barato, que Castro en sus buenos tiempos.

© cubaencuentro

Subir