Actualizado: 04/12/2021 9:26
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

¿A-costa de qué?

El presunto ataque de 'aldanismo' de Eliades Acosta y el silencio por respuesta a sus declaraciones.

Comentarios Enviar Imprimir

La reciente polémica en torno a las declaraciones de Eliades Acosta, jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista (a Isachi Fernández, del portal oficialista Cubarte), reproducidas como charada en La Habana de estos días, no es noticia para quienes respetan la profesión.

La historia de la censura en la Cuba castrista es un elemento presente y omnipresente desde los inicios mismos de una dictadura que en breve alcanzará los cincuenta años.

Sin embargo, en su afán por atemperar el momento, la máxima dirección del país se ha propuesto "abrir" ciertas zonas del pensamiento, dejando bien claro que todo debe ser bajo la premisa estalinista de "dentro de la Revolución, todo".

Los antecedentes de este fenómeno, que ha sesgado lo mejor de la creación artística y literaria cubanas, se podrían enumerar y este artículo necesitaría muchas cuartillas.

"Pensemos, colegas, pensemos", como dijera Amir Valle en enero ante el homenaje televisivo a los verdugos Serguera, Pavón y Quesada. Pero, ¿y los otros? Aquellos que torturaron (hay tantas formas refinadas de la tortura) a Padilla, Piñera, Roca, Rivero, a los jóvenes santiagueros apresados ¡dentro de una iglesia!

La lista no terminaría nunca y en cada municipio de esta isla encontramos a disidentes que la masa amorfa gubernamental ha convertido (o al menos se esfuerza en hacerlo) en puros delincuentes, maleantes, vividores y lacayos al servicio del imperialismo. Su obra, su pensamiento, su manera de disentir es interpretada como una forma de servilismo, nunca de pensamiento propio.

Por arte de magia

Sin embargo, los mismos que se han alarmado ante la porfía entre el periodista español Pascual Serrano y el diario El País por unos asuntos legales referidos al derecho de autor, no han dedicado ni una línea a explicar por qué la entrevista a Eliades Acosta ahora "desapareció" de Cubarte.

"No nos explicaron por qué debíamos descolgarla, pero eso sólo sucede cuando el trabajo tiene problemas ideológicos o algún tipo de dato que no debe divulgarse", explicó bajo anonimato una fuente que labora en dicho portal.

El suceso no parece haber tenido repercusiones para Eliades Acosta, pues no ha sido anunciada la democión de su posición oficialista, pero llama la atención que no figure entre los "candidatos del pueblo" para los seudocomicios del próximo 20 de enero.

"Las declaraciones de Acosta no fueron oportunas para el poder político, sobre todo ahora que nos estamos reponiendo de la derrota de Chávez", informó a ENCUENTRO EN LA RED un especialista en política cubana de la Universidad de La Habana.

Por otro lado, la fuente comentó que "la designación de Eliades al frente del Departamento de Cultura se hizo como parte del muro de contención que el gobierno prepara contra los intelectuales, por lo que su postura ha sido muy apresurada e incoherente con los propósitos gubernamentales".

Más preguntas que respuestas

Lo cierto es que el pánico ha invadido la zona marginal de la prensa. Los llamados "emilios" están rebotando sin parar una de las zonas más críticas del verdadero periodismo cubano: aquel que se hace al margen de los medios de comunicación oficiales.

En muchos de estos intercambios intelectuales hay más preguntas que respuestas sobre la situación actual.

Nunca habrá una Mesa Redonda ni un comentario en Radio Rebelde para cuestionar por qué Raúl Castro cerró Pensamiento Crítico; o por qué, un poco antes, firmó junto a su hermano la "ofensiva revolucionaria" que desmanteló la sociedad civil y la economía.

¿Por qué toda la vanguardia de la plástica de los ochenta tuvo que irse de Cuba? ¿Quién lo responde?

¿Cómo es posible que más de 80 intelectuales fueran detenidos, procesados y encarcelados por disentir y nadie les dedicara una línea en Cuba, mientras "Los Cinco" espías han costado a las arcas públicas millones de dólares en campañas nacionales e internacionales?

El propio Acosta, en sus declaraciones a Cubarte, abogó por el papel de la crítica: "Puede ayudar a resolver nuestros problemas, los silencios nunca resuelven nada. Puestos a escoger, optamos por la crítica. Debe quedar atrás esa práctica de silenciar los problemas, alrededor de la cual no siempre está la buena intención de ayudar a la Revolución, sino también la de cuidar cargos o posiciones, posturas acomodaticias y lesivas al clima ético de una sociedad".

Pero la realidad es que el silencio fue la respuesta que recibió el funcionario. La existencia se ha convertido en una pregunta tan grande que no va a alcanzar la vida para responderla. Al parecer, quienes intentan hacerlo son silenciados, no importa la magnitud de la desidia.

Eliades sobre Eliades

Desde la posición más alta del gobierno, el censor Acosta hizo declaraciones apresuradas, que alarmaron seguramente a quienes vieron en el hecho un ataque de "aldanismo".

En las últimas jornadas han aparecido en medios propagandísticos extranjeros nuevas declaraciones de Eliades Acosta que, según definió él mismo, "no serían oportunas en Cuba". El funcionario comenta: "la tensión existente entre los valores que divulgamos y proponemos a las nuevas generaciones, a través del discurso público de nuestra educación y nuestros medios de comunicación, y la manera en que los ejercemos en la práctica, o la posibilidad real, incluso, de encarnarlos en la vida cotidiana. Aquí la batalla de la opinión pública no siempre la ganamos".

El artículo de marras se titula "Moral, ética y justicia", y ha aparecido en Kaosenlared, una suerte de conciencia crítica (prohibida para cubanos) que circula en internet y pretende vender una imagen de Cuba sin censura.

El país vive un momento crítico, ya vaticinado por el propio Fidel Castro al mencionar las dificultades extras que traerá para la Isla la victoria del "No" en Venezuela.

También se acerca un nuevo Congreso de la UNEAC. Entonces podrá verificarse hasta qué punto el gobierno está dispuesto a elevar el debate.

No obstante, y volviendo a lo terrenal, por estos lares se espera que el cuadro comunista Acosta no sea sancionado —con el envío a alguna instalación fabril del fin del mundo— por sus declaraciones, no vaya a ser que Esteban Lazo o Hasan Pérez se conviertan en los nuevos mandamases del cacareado Departamento de Cultura.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.