Actualizado: 26/01/2021 0:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Transporte

Ataúdes rodantes

Hasta donde se avizora, los cubanos tendrán que seguir viajando en camiones no aptos, carretas, vagones para ganado, o sea, en lo que se mueva.

Comentarios Enviar Imprimir

Los 20 muertos y más de 40 heridos que dejaron dos accidentes de carretera este mes, en sólo tres días, resuenan como las cifras de una guerra de desgaste.

 

En el más cercano en el tiempo, un choque de camiones ocurrido el 10 de agosto por la madrugada en Ciego de Ávila, fallecieron 14 personas, incluidos un niño de 8 años y 5 mujeres. Trece de las víctimas murieron en el acto —según la versión oficial—, lo que da una idea de la violencia de la colisión.

 

Tres días antes, otras seis personas habían muerto al volcarse un camión en Guantánamo.

 

Los accidentes de tránsito mataron a 778 cubanos en 2008. Las autoridades han reconocido entre las causas el exceso de pasajeros en vehículos no aptos, el deterioro de las vías, y las deficiencias de señalización. Ninguna parece tener perspectivas de solución a mediano plazo.

 

Como ganado

 

"Florida... Minas… Santa Cruz del Sur… Ciego…", gritan a toda hora los buscadores de pasajeros en la terminal de Camaguey, que así y todo permanece día y noche abarrotada de viajeros.

 

"De Camaguey a Las Tunas la tarifa es de 10 pesos, pero eso es cuando comienza a operar la terminal; así es que si usted quiere viajar temprano, le paga 20 pesos a un pirata, y ya antes de las 5:00 o las 4:00 de la madrugada va andando. El accidente de esos camiones fue por Gaspar, llegando a Ciego de Ávila, a las 5:30 de la mañana", dijo un albañil que llevaba a su esposa y sus dos hijos de vacaciones a casa de los suegros en Las Tunas, y al día siguiente debía estar de regreso, a pie de obra.

 

"Por la terminal de ómnibus viajaríamos más cómodos y casi nos cuesta lo mismo que con los piratas, pero vaya usted a saber cuándo podríamos conseguir billetes por la lista de espera", añadió el hombre, acomodando a sus hijos como sardinas enlatadas en un camión que antes debió estar destinado al transporte de ganado.

 

"Mi amigo, yo no soy un pirata, yo soy un trabajador honrado, y duro que tengo que pisar el acelerador para pagar los impuestos que me cobra el Estado y mantener el camión", protestó el camionero.

 

Aunque el transporte de pasajeros mejoró en los últimos años, aún dista de satisfacer la demanda, y la opción de viajar en camiones de carga, hacinados, tiritando de frío en las madrugadas del invierno, o sudando a mares entre la hojalata y las barras de acero recalentadas en el verano, sigue siendo casi imprescindible.

 

"Quién no haya viajado en uno de estos camiones, no es un buen patriota, aunque sea asaltante del Cuartel Moncada, expedicionario del Granma o combatiente del Ejercito Rebelde. Viviendo hace 50 años en la casa arrebatada a un burgués y con un carro en el garaje, cualquiera es héroe de la Republica", se quejó al conocer el accidente de Ciego de Ávila un joven estudiante de la Universidad de Camaguey, quien cada semana pasa entre 5 y 6 horas en camiones para ir a clases el lunes y retornar a casa el sábado.

 

El gobierno alega falta de ómnibus, piezas de repuesto, combustible, neumáticos y baterías para mantener los índices necesarios de transportación de pasajeros, traspasando la tarea a los camioneros privados que, mediante "regalos de Dios o componendas con el diablo", mantienen funcionando una flota de camiones con más de 50 o 60 años de uso. ¿De dónde sacan los recursos estos conductores?

 

La mejor prueba de que en Cuba casi todo se puede conseguir con dinero es una operación como la de convertir un cacharro de 1940 en un flamante vehículo, dijo un economista.

 

En lo que se mueva

 

La improvisación que ha provocado la crisis en cuanto a medios de transporte está causando un número alarmante de muertos y heridos. La cifra de accidentes de 2008 fue la más alta de los últimos cinco años (10.665).

 

"Es cierto, el combustible, las piezas de repuesto, los impuestos, todo les cuesta caro, y los camioneros tratan de sacar en cada viaje el dinero que puedan. Meten tanta gente en los camiones que casi no se puede respirar, mucho menos moverse. Unos van sentados y otros de pie horas y horas, sin itinerario, sálvese quién pueda, y eso trae agotamiento, no sólo en los pasajeros, sino también en los conductores, y en la carretera el cansancio trae accidentes", afirmó un funcionario de Transporte.

 

A una pregunta sobre las inspecciones, el funcionario contestó: "Ya alguien legalizó los camiones, por qué deberíamos nosotros ilegalizar a los pasajeros".

 

De cualquier forma, hasta donde se avizora, los cubanos tendrán que continuar viajando encerrados en esas cajas metálicas de los camiones de transporte de pasajeros, en carretas, vagones de ganado, a caballo, en bicicleta o, simplemente, en lo que se mueva.

Mientras eso suceda, lamentablemente, tal vez las cifras de muertos y heridos en accidentes de carretera sigan recordando a las de algún conflicto.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.