Actualizado: 26/01/2021 0:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Agricultura

Bloqueo a la producción

El campo sigue esperando por los 'cambios estructurales y de concepto' prometidos por el general Castro.

Comentarios Enviar Imprimir

"Es necesario que conservemos esos latifundios como grandes unidades de producción agrícola, y que sean propiedad de toda la nación. A estas grandes unidades las llamaremos 'granjas del pueblo'", dijo Fidel Castro el 17 de mayo de 1959, al proclamar la Reforma Agraria.

 

La ley entraría en vigor en el mes de junio de ese mismo año. En ella quedaría establecido que, siempre que fuera posible, el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) fomentaría las cooperativas.

 

Desde entonces, los avances han sido escasos; 50 años después de promulgada la Ley, el hombre del campo no ha ganado autonomía.

 

"A las antiguas 'granjas del pueblo' las llaman hoy Unidades Básicas de Producción Cooperativa. En teoría, los trabajadores eligen las juntas directivas, pero eso es una ficción; los administradores los sugiere el gobierno y los trabajadores sólo 'levantan la mano' para aprobar", lamentó un ingeniero agrónomo jubilado que comenzó su experiencia política y agrícola como interventor en el INRA.

 

"De todas formas, aunque los trabajadores eligieran a los administradores, estos no podrían hacer otra cosa que cumplir las ordenes del Ministerio de la Agricultura o del Azúcar. Un administrador no decide cuándo compra un tractor o el petróleo que necesita; tampoco decide cuándo iniciar o concluir la roturación o la cosecha. Esos son 'planes de arriba'. Por ese mismo carril llegan la maquinaria, el combustible y las piezas de repuesto, y sale la cosecha. Ese es el bloqueo a la producción", añadió.

 

En el discurso por el 26 de julio pronunciado en Camagüey en 2007, Raúl Castro dijo que el gobierno analizaba "cambios estructurales y de concepto" para solucionar los problemas de la Isla. Dos años después, poco se ha movido.

 

Precisamente en Camagüey, donde el general Castro reconoció el desastre de la agricultura y la necesidad de cambios, se está perdiendo la cosecha de arroz, mientras Cuba carece de ese grano y tiene que importarlo.

Torpezas estructurales

 

Los medios oficiales reconocen que no hay camiones para transportar, ni capacidad de secado; que los campesinos sólo cuentan con mezclas de semillas y carecen de variedades de ciclo corto e intermedios para escalonar la cosecha. En la estación territorial de investigaciones del arroz no hay ni teléfono

 

"Con esas condiciones de trabajo, cualquiera pierde una cosecha. Pero resulta que, por la misma razón que yo le pido a usted que no divulgue mi nombre, los medios oficiales sólo enuncian los problemas y no denuncian sus causas", dijo el ingeniero jubilado.

 

"También por miedo, los comunistas no pueden hacer 'cambios estructurales y de concepto' en la agricultura. El día que un agricultor sea dueño de su tierra y cuente con maquinaria, semillas y mercado libre, ya no será el hombre de 'la hoz y el martillo', tendrá un pasaporte en el bolsillo y una visa de turista", agregó.

 

"¿Qué China y Vietnam siguen siendo dictaduras comunistas?, cierto; pero es dudoso que, salvo en retórica, continúen siendo marxista-leninistas. Ojala Cuba siga ese camino, al menos iríamos alejándonos del monopolio de una autocracia para acercarnos a la transición postsocialista", opinó el agrónomo.

 

De momento, la Isla importa arroz, mientras por "torpezas estructurales y de concepto" pierde parte de su ya menguada cosecha.

 

La situación se repite de cultivo en cultivo. Este año hubo una excelente cosecha de tomates, de la que buena parte se pudrió en los campos y en los almacenes por falta de transporte y de empaque.

En 1960, la Isla consumió 7,9 millones de quintales de arroz, de los cuales produjo 4,5 millones. Cabría preguntarse si la falta de abastecimiento actual es exigible a los agricultores o a los políticos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.