Actualizado: 29/05/2020 12:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

¿Capitalismo tardío?

Después del 31 de julio de 2006 se ha desatado una carrera contra el tiempo en las altas esferas empresariales.

Comentarios Enviar Imprimir

Entre los que todavía se proclaman fidelistas, se da un nuevo sentir que se corresponde con el alto grado de desidia imperante en la sociedad, debido al impúdico nivel de corrupción que toca a todos, como el aire a respirar. El jurídicamente denominado delito de cohecho ha calado la raíz más íntima de cada residente en la Isla.

La moral es un precepto social muy cambiante, según el momento histórico que transcurra. Lo que pudo ser inmoral en una época dada, dejó de serlo en otro instante con el discurrir del tiempo. Armando Pérez Yera, doctor en Ciencias Psicológicas y profesor de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, dice "que la moral es una hoy y puede ser otra mañana".

Por sus características contractuales, la eticidad dentro de nuestra sociedad ha tenido que mudar de aires. Este fenómeno se da en los tres estamentos fundamentales en que se dividen los nacionales: aquellos que defienden a ultranza el poder, los que desean de manera pública cambiar el sistema político y la mayor parte de la ciudadanía que aparenta neutralidad.

Ante la inminencia del cambio que sobrevendrá con el esperado fallecimiento de Fidel Castro, la parte de los cubanos que dice patrocinar al régimen en el poder, se prepara. Pero el apresto no es para recibir a las tropas yanquis o capitalistas con un fusil en sus manos, algo que sería una conducta esperada y natural entre los pro fidelistas.

Esta sección de los seguidores de la dictadura tiene una singularidad distintiva. Todos se desempeñan en un cargo administrativo del que pueden y sacan ganancias monetarias. Dicha cuestión es exacerbada por el ambiente de corruptelas que cala en todas las categorías sociales. Por tanto, se ha convertido en algo "normal" y, por ello, perdió su matiz de "amoralidad".

Todos buscan

Los que aparentan neutralidad también buscan poseer altas cifras financieras. Todo siempre previo a la muerte del líder de la Revolución. La esencia del problema radica en estar bien pertrechados con monedas convertibles. Ellos dudan si trasformar sus ganancias en los imperialistas dólares o en los hegemonistas euros. Estos cubanos, quienes se desgañitan en público por el socialismo, consideran que, ante el derrumbe, sus ganancias no pueden terminar en pesos convertibles cubanos. Todos son conscientes de que ese tipo de moneda no valdrá nada, ni dentro ni fuera.

Un empresario villaclareño, entre sus pocos íntimos de confianza, expresa: "Claro que estoy robándole al Estado socialista divisas convertibles y escondiéndolas para cuando se caiga esto; pero también estoy preparado para ser descubierto e ir a la cárcel, allí perderé el carné del Partido Comunista y, a los pocos años, saldré mejor preparado para el capitalismo que viene".

Emilio Melgarejo Merino, también profesor de la Universidad Central de Las Villas, fue hasta fallecer un estudioso de la realidad psicológico-social: "La falta de libertad en todo tipo de sociedad engendra indefectiblemente conductas carentes de ética, y en la construcción del socialismo la doble moral y la corrupción a veces son endémicas".

En su mayor parte, estos corruptos hijos e hijas de la patria son el "hombre nuevo". Claro que demasiados frustrados por las cruentas verdades que ha engendrado la edificación del socialismo. Como casi todos los residentes en la Isla, acuden al cinismo como mecanismo de defensa para no enloquecer.

Después del 31 de julio de 2006, cuando se publicó sobre la enfermedad de Fidel Castro Ruz, en las esferas empresariales de la Isla se ha desatado una carrera contra el tiempo, donde predominan la ambición personal y, sobre todo, el oportunismo. Pero dice el sabio pueblo de Cuba: "Dios bendiga a los capitalistas tardíos".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.