Actualizado: 22/01/2022 2:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Reinaldo Sánchez, Fidel Castro, Represión

Confesiones del guardaespaldas: La vida oculta de Fidel Castro

El guardaespaldas devela algunas circunstancias de una personalidad carismática, siempre desde el enajenamiento por los gestos del gobernante

Comentarios Enviar Imprimir

La vida oculta de Fidel Castro (Ariel, 2014) o los secretos nunca revelados de la vida de lujo del exmandatario caribeño contados por quien fue su escolta-asistente durante 17 años; dice el exmilitar residente en Estados Unidos que el tirano duerme con un kalasnikov a la mano, que es un padre despreocupado, adicto al whiskey y a los mariscos.

El ex teniente coronel cubano Juan Reinaldo Sánchez (La Habana, 1949) fue escolta personal del exgobernante Fidel Castro entre 1977 y 1994; estuvo cerca del Comandante durante 20 años(ingresa al Grupo Operativo de Escoltas —primer anillo de seguridad del Comandante en Jefe— en 1974) y fue testigo de la doble vida de éste: por un lado el líder austero de discursos enaltecidos que pide sacrificios al pueblo, y, por otro, el “patrono” de varias residencias, automóviles de lujo, yates, cuentas bancarias secretas y un refugio paradisiaco en el archipiélago cubano: Cayo Piedra al sur de Bahia de Cochinos.

No hay en estos folios la más mínima pretensión literaria, el lector tiene en sus manos un manual de escritura plana, en una prosa sin elegancia en que el autor se ha propuesto relatar su paso por el equipo de seguridad personal de Castro hasta escalar posiciones y llegar a ser el escolta de confianza, el más cercano asistente del dictador, una suerte de escudero operativo de campaña.

“El Comandante en Jefe te ha seleccionado para incorporarte a su escolta personal”, le comunica un alto oficial del Ministerio del Interior a finales de 1976. “Mi vida cambió a partir de ese momento, me entregué en cuerpo y alma a proteger la vida, de quien era para mí una figura ejemplar, el máximo líder de la Revolución”, confiesa Sánchez.

Dieciséis capítulos que dan cuenta de múltiples episodios de la vida privada del caudillo: la apropiación para vacaciones familiares del paradisiaco Cayo Piedra, los trances de la dinastía Castro, trato a su primogénito: Fidelito, el Raúl Castro familiar adicto al vodka, la soledad del poder (la escolta, verdadera familia del gobernante), las consideraciones hacia Celia Sánchez por parte de Fidel, los hijos ilegítimos del líder, la otra revolución: Nicaragua, la relación de los hermanos Castro, Venezuela, Chávez, el caso Ochoa, encarcelamiento e infarto del general Abrantes, los hermanos De La Guardia, el departamento de “contrabando internacional” para evadir el bloqueo: MC, Angola, narcotráfico, finanzas del líder, 1980: Mariel, la inflexible Dalia Soto del Valle: la esposa secreta, el bunker en Punto Cero de Siboney, las dos crisis de salud del Jefe...

“Todo lo que cuento lo viví: yo estaba en el lugar de los hechos. En este libro no hay rumores ni supuestos. Yo grababa las conversaciones de Fidel en su despacho con personalidades extranjeras o funcionarios del gobierno; yo preparaba sus encuentros íntimos; fui testigo del crecimiento de sus hijos. No niego la admiración y el respeto que sentía por él. Escribí este libro no por despecho: es necesario que se sepan estas facetas de Fidel. De estratega militar a padre de familia despreocupado, de obsesivo espía de su entorno a negociador diplomático maquiavélico... Fidel es un personaje sin escrúpulos, pese a todos mis sacrificios por protegerlo durante casi 20 años, ordenó mi encarcelamiento por dos años cuando decidí renunciar y retirarme en 1994”, expone el ex militar cubano, exiliado en Miami desde 2008.

Después de leer estas confidencias uno confirma la que ya sabía o sospechaba: el guardaespaldas devela algunas circunstancias de una personalidad carismática, siempre desde el enajenamiento por los gestos del gobernante. Sanchez no reflexiona, ni siquiera se atreve a especular: todavía sigue cegado por los encantamientos del cacique caribeño. Sin embargo, La vida oculta de Fidel Castro es un alegato de cierto interés, que pone de manifiesto las contradicciones entre la vida pública y privada de una figura clave en la historia política de América en los últimos 60 años. Vale la pena hojearlo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.