Actualizado: 11/12/2019 10:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Educación

Contradiciendo a la UNESCO

Están bajo sospecha los métodos utilizados por el gobierno para lograr el banderín latinoamericano en educación primaria.

Comentarios Enviar Imprimir

Los escolares cubanos saben más que sus pares latinoamericanos, tanto, que a veces los profesores preguntan a los alumnos que a su vez reciben clases particulares de maestros que no son tales, pero que están mejor preparados que los oficiales y que cobran por el servicio, haciendo de Cuba un país con dos sistemas paralelos de enseñanza: uno público y otro privado, este último fuera de la ley.

¿Algo no se entiende?

Un estudio patrocinado por la UNESCO, conocido en el argot docente como CERSE —Estudio Regional Comparativo y Explicativo— y que sitúa el sistema cubano de educación primaria como "el mejor entre 16 países de América Latina", recibió el encomio de la prensa oficial. En opinión de muchos padres, los medios aplauden una farsa.

El montaje

"Hasta los planes de estudios se modificaron en función del CERSE", recuerda la madre de Félix, un niño que entonces cursaba el sexto grado en un plantel del centro habanero y que terminó por aborrecer la escuela debido a las presiones docentes.

"Aquello se convirtió en una obsesión. No se hablaba de otra cosa. Los metodólogos municipales y provinciales aplicaban exámenes paralelos mensuales con el método que se utilizaría en la pesquisa. Hasta lemas tenían los niños. Estaban agotados, rechazaban la escuela", rememora con disgusto.

Los padres de Yusemi lo tienen claro: "Fue una farsa. Impartían conocimientos que estaban fuera del programa habitual, porque eran los que serían evaluados. Los métodos evaluativos también eran los del estudio (internacional)".

En los planteles involucrados en la indagatoria, más de doscientos en toda la nación, las jornadas se saldaban con sobreclases hasta las seis de la tarde, con los contenidos a revisar por la investigación de campo, y hasta los sábados, día de asueto, los niños fueron obligados a asistir a los repasos.

Un psiquiatra infantil recibió numerosos casos de escolares con alteraciones de sueño y merma de las capacidades de concentración y aprendizaje.

"Presentaban ansiedad. Algunos no lograban dormir bien, mostraban reapariciones de enuresis nocturna y otros hasta vomitaban y se negaban a ir a clases", refiere el especialista de un hospital pediátrico de la capital.

No todos dramatizan sobre el asunto. El tío de Roger, un intranquilo pelirrojo que cursa ahora el octavo grado de secundaria, dice que es "verdad que hubo estrés, pero al final supieron más que otros. Los prepararon para una competencia y ellos fueron campeones. ¿Acaso eso es un delito?", pregunta abriendo los brazos.

De acuerdo con el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación, coordinado por la agencia de la UNESCO —Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura—, la Isla lideró los resultados en las pruebas de matemáticas, lectura y ciencias realizadas a estudiantes de tercer y sexto grados de primaria.

Cuba es el único país con "una media de puntuaciones en matemática muy superior al promedio", asegura la investigación. En las pruebas, realizadas entre 2005 y 2006, participaron unos 200.000 alumnos de 16 países de América Latina.

Ya en 1997, cuando el Laboratorio de la UNESCO realizó por primera vez esas pruebas en once países de la región, Cuba ocupó el primer lugar.

"No hubo entonces esas presiones que se vieron después, en el segundo CERSE", afirma el psiquiatra.

Cifras versus calidad

De acuerdo con datos oficiales, la Isla tiene la mayor tasa de educadores por habitantes en el mundo, con un profesor para cada 36,8 personas.

El pasado año, la UNESCO publicó el índice de inversiones en educación. Proporcionalmente, en términos de gasto total (fondos públicos y fondos privados combinados), Cuba, con 9,9%, y Guayana, con 8,9%, invirtieron más en el sector en 2005, que los grandes inversores de los países desarrollados como Estados Unidos.

La envergadura del programa educacional, con una matrícula de casi la totalidad de los menores en edad escolar, es uno de los orgullos de la revolución, pero su calidad es cada vez más declinante.

"¿Por qué queremos demostrar al mundo algo que no somos?", se pregunta, por su parte, un ex bibliotecario que se dedica a repasar a más de diez niños de quinto y sexto grados para avivar su chequera de jubilado y "porque me gusta enseñar", agrega.

Aunque reconoce la cobertura universal de los servicios educacionales y el desarrollo de las investigaciones pedagógicas ("como no creo que exista en naciones latinoamericanas", dice), él sólo puede ver datos que indican una profunda crisis en el sistema primario y secundario. "Y estoy muy alarmado", confiesa.

Cuenta este repasador privado, cuyas sesiones valen diez pesos —0.40 CUC—, que sus pupilos pierden generalmente el tiempo en las jornadas vespertinas. "Se la pasan jugando en las aulas, o los obligan a bajar la cabeza. A pocos días de comenzar las pruebas finales, estuvieron todo un día ensayando un baile para una actividad, en vez de repasar".

Hay reportes de que los cuadernos de caligrafía apenas son utilizados y que las clases de inglés, previstas en el programa de estudios, están ausentes en muchas escuelas, pues los maestros no dominan el idioma.

"Se pasan los meses sin usar los cuadernos de trabajo. Entonces, cuando se anuncia una visita, les mandan aproximadamente diez páginas de ejercicios para resolver en un par de días. Esto sólo con los cuadernos de historia y geografía. Los de matemáticas no los utilizan", explica Magda, la madre de Alexander, matriculado en un plantel del barrio capitalino Vedado.

'¿Quién quiere ser profesor?'

Modales groseros, amenazas verbales y actos de violencia ligera son igualmente episodios comunes en las aulas, donde además los maestros solicitan a las familias donativos en pesos convertibles para comprar ventiladores, bombillos, insumos e instrumentos de limpieza que el Estado no facilita.

En una escuela primaria del municipio capitalino de 10 de Octubre, la directora reunió a los padres para comunicarles que no disponían de profesores de quinto y sexto grados, invitando a que si había algún familiar dispuesto a suplir la carencia, inmediatamente sería remitido a un cursillo de adiestramiento con el consabido salario de la plaza.

"Nadie levantó la mano y todos nos miramos atónitos", resumió uno de los presentes al contar la anécdota.

Las migraciones del sector educacional comenzaron en los lejanos años setenta. Los profesores llegaron hasta comprar certificados médicos invalidantes para poder escapar de un sistema que negaba los traslados o las bajas por decisión propia.

Con la crisis económica de los noventa se produjo la más fuerte estampida docente, tanto de los niveles primario como secundario, sobre todo en este último. La escasez de maestros es agobiante y los planes del gobierno para calificarlos fracasan, al reclutar a jóvenes sin vocación o con incompetencias intelectuales casi delirantes.

"Revisan las libretas y les señalan faltas de ortografía que los muchachos no tienen, las que tienen no las señalan", relata Magda.

Cuando la maestra de sexto grado de su hijo enseñó a los escolares llevar el infinitivo "contradecir" a participio, escribió en el pizarrón "contradecido". Durante una entrevista con la docente, Magda le indicó que lo correcto era contradicho, al igual que sucede con el verbo decir. Resuelta, la profesora respondió: "Eso es en el caso de decir, no de contradecir".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.