Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Fernandina, Independencia, Martí

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

En vez de por agentes Pinkerton a sueldo de España, el gobierno estadounidense se enteró de que los yates podrían ser parte de una expedición filibustera por obra de un vulgar informante

Comentarios Enviar Imprimir

El 14 de noviembre de 1894, José Martí escribió al general Serafín Sánchez acerca del deber de vigilar a ciertos personajes que rondaban por el exilio y posaban a favor de la revolución, pero eran más bien contrarrevolucionarios por espiar contra ella [1]. Semejante situación se da hoy a la inversa con personajes exiliares que posan contra la revolución de Fidel Castro y no hacen más que perpetuarla, pero vayamos al grano martiano.

Para el 11 de enero de 1985, un periódico de Nueva York sacaba que las compañías de seguro habían cancelado las pólizas de los yates Langonda y Amadis por sospecha de filibusterismo o contrabando hacia Nicaragua, Honduras o Haití [2]. Cuba quedaba fuera de sospecha, pero así se anunciaba ya el fiasco del Plan de Fernandina para librar otra guerra contra España.

Bandada de totíes

Aunque Martí mismo nunca pudo resolver la disyuntiva entre “la cobardía y acaso la maldad de [Fernando] López de Queralta” [3], la historia oficial pasa como estudio martiano echar la culpa a este coronel mambí, amén de inventar que “el puerto de Fernandina era un hervidero de agentes federales, de policías [y] espías” hasta con la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton metida en el potaje [4]. Toda la trama de esta noveleta histórica del aborto de la primera criatura de la revolución martiana se vino abajo con la labor investigativa del Dr. Antonio Rafael de la Cova [5], quien dio con verdades incómodas al espulgar contrarrevolucionariamente los Archivos Nacionales y Administración de Documentos (NARA), el Museo de Historia de Isla Amelia (FL) y los periódicos de la época.

López de Queralta no carga solito con la culpa del fiasco. Su falta personal más grave fue haber desobedecido a Martí y reportar como military articles un cargamento de armas que debió mandarse encubierto por tren a Fernandina. La compañía de ferrocarriles rehusó hacerlo, hubo que embarcarlo a escondidas y el plan se atrasó 11 días. Pero Martí mismo comparte la otra metedura de pata grave de López de Queralta.

Aquel coronel mambí temía caer en el jamo de la justicia estadounidense y propuso a Martí que, en vez de chartear embarcaciones con falsos motivos, se hiciera con el propósito claro de expedición filibustera, tal y como el propio López de Queralta había hecho en 1877 para que Marco Aurelio Soto llegara a la presidencia de Honduras. López de Queralta insistió en ir a ver a un corredor de barcos, al cual había revelado ya el plan. Y Martí fue, a pesar de saber que aquel corredor gozaba de dudosa reputación y no tenía barco disponible.

Turismo en Fernandina

Otro error de Martí consistió en registrarse con su nombre en el Club Social de Fernandina, al ser llevado hasta allí a principios de octubre por el coconspirador clave Nathaniel Borden, quien puso su almacén y muelle en Fernandina (Foto) a disposición de la revolución martiana, además de chartear en Nueva York los yates antemencionados y el vapor Baracoa. Por aquel descuido, las autoridades pudieron comprobar que Martí había estado en aquel puerto de la Florida [6].

Borden mismo levantaría sospechas desde que, en nombre de D. E. Mantell, alias de Martí, contrató a dos capitanes que se conocían entre sí. Tuvo que explicar que realmente lo hacía para clientes diferentes. La desconfianza se agudizó al tratar Borden de pasar por alto ciertas cláusulas del contrato de fletamento. Al cabo terminaría confesando —en careo con el capitán del barco ante el recaudador de aduanas— que trasegaba armas en el Lagonda.

A bordo de este yate arribaron el 9 de enero de 1985 los revolucionarios martianos Manuel Mantilla y Patricio Corona. El primero se presentó como John Mantell, hijo del otro Mantell ficticio [7], y ambos se explayaron en la cubichería de darse a conocer por toda Fernandina pagando tragos. A la hora del cuajo, en vez de trasladar todas las armas que traía el Lagonda al almacén de Borden, se pusieron nerviosos por la inminente inspección de aduana y lanzaron algunas cajas al agua, que fueron recuperadas por los aduaneros.

Orden público y chivatería

Fernandina distaba mucho de ser “hervidero de agentes federales, de policías [y] espías”. Sólo hirvió el recaudador de aduanas George Baltzell al calor de las normas legales [Secciones 5289-90 del Título LXVIII, Artículo 136 de los Estatutos Federales] inherentes a su cargo, que exigían retener cualquier nave cargada de armas y municiones bastantes para suponer que su salida de Estados Unidos obedecía al propósito de dar guerra en otro lugar.

En vez de por agentes Pinkerton a sueldo de España, como escribiría Nydia Sarabia, responsable de documentación del Centro de Estudios Martianos, el gobierno estadounidense se enteró de que los yates Lagonda y Amadis podrían ser parte de una expedición filibustera por obra y desgracia de un vulgar informante en Nueva York, James Batewell, quien avisó al Secretario del Tesoro John Carlisle, el 10 de enero de 1895, porque hervía de las ganas de llevarse la prima de recompensa prevista en caso de confiscación del cargamento.

Desenlace

El 12 de enero fue incautada la carga del Lagonda. Ni el yate Amadís ni el vapor Baracoa traían armas. Sólo este último atracó en Fernandina; aquel otro fue interceptado por la aduana y llevado a Savannah (GA) para registro. Ambos retornaron a Nueva York sin complicaciones. Igual rumbo tomaría el yate Lagonda, luego de que el abogado Horatio Rubens deshiciera el entuerto. Borden juró por su madre que eran suyas y no de Mantell todas las armas incautadas en este yate y las demás guardadas en su almacén. Rubens alegó que nada tenía de ilegal la mera compra, posesión e incluso embarque de armas. Sin otro cuanto de prueba, el fiscal federal Frank Clark ordenó a Baltzell devolver las armas a Borden y declaró: “Nothing more would be done by the government in regard to the affair”.

Coda

Rubens enviaría las armas en su propio nombre por tren a Filadelfia. De allí serían trasladadas a Wilmington (DE) hacia septiembre de 1895 con ánimo de meterlas en otra expedición a Cuba. Fidel Castro no sabía de qué estaba hablando el 14 de diciembre de 1960, en el Teatro de la CTC, al soltar que “lo que hacían era quitarles armas a las organizaciones revolucionarias, hacer lo que hicieron cuando La Fernandina, que es vieja la historia de estos alevosos imperialistas”.

Notas

[1] Obras Completas, La Habana: Editorial Nacional de Cuba (1963-73), III, 373 s.

[2] “Off on a Secret Cruise”, World, 11 de enero de 1895, 2.

[3] Carta a Máximo Gómez, [enero de 1895], O.c., ed. cit., IV, 17.

[4] Sarabia, Nydia: “El Plan de Fernandina y los espías del diablo”, Anuario del Centro de Estudios Martiano, Número 5, 1982, 200-09.

[5] “Fernandina Filibuster Fiasco: Birth of the 1895 Cuban War of Independence” [El fiasco de la expedición filibustera de Fernandida: Nacimiento de la Guerra de Independencia de Cuba en 1895], Florida Historical Quarterly, Verano 2003, 16-42.

[6] Un excelente reportaje documental de Oscar Suárez tras la huella de Martí en Fernandina y Jacksonville puede apreciarse en este mismo sitio.

[7] Este Manuel Mantilla era el hijo mayor, nacido en Cuba, del matrimonio de Manuel Mantilla con Carmen Miyares, quienes hospedaron a Martí hacia febrero de 1880 en Manhattan. Al fallecer el padre —el 12 de febrero de 1885— por enfermedad mitral del corazón, Martí regresó a vivir a casa de esta familia, que se había mudado a Brooklyn. De ahí que el 22 de enero de 1895, el ministro español en Washington, Emilio Muruaga, refiriera en cable a la administración Cleveland que Manolito Mantilla era “hijastro del Sr. Martí, el agitador cubano”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.