Actualizado: 07/08/2020 16:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Quevedo, Bohemia, Prensa

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

La CIA financió Bohemia Libre en el contexto de la invasión por Bahía de Cochinos

Comentarios Enviar Imprimir

El 17 de julio de 1960, Miguel Ángel Quevedo, alias Miguelito, reunió a periodistas y otros empleados de la revista semanal ilustrada Bohemia para anunciarles que marchaba al exilio [1]. Al siguiente día se asiló en la embajada de Venezuela. Hacia octubre de 1960, este director y propietario de la revista desde 1927 [2] agrupaba a colaboradores en Nueva York para dar a imprenta Bohemia Libre. La rima editorial siguió en San Juan de Puerto Rico y en Caracas, donde Miguelito terminaría suicidándose el 12 de agosto de 1969.

El finado Agustín Alles, quien fuera reportero de la sección “En Cuba” de Bohemia, explicó a Wilfredo Cancio, entonces reportero de El Nuevo Herald, que las denuncias contra Batista forjaron la falsa percepción de que Quevedo era partidario de Castro, pero en realidad abogaba por la solución pacífica y electoral del problema cubano. Y como Castro sabía perfectamente que la revista tenía muy buena acogida entre cubanos, “maniobró contra Quevedo para imponer a Enrique Delahoza [3] como director y acabar con la independencia de Bohemia”.

El historiador Antonio de la Cova discrepaba de Alles: tanto Quevedo como todos los redactores de Bohemia “fueron fervientes partidarios de Fidel Castro. Después del 1 de enero de 1959, perdieron toda objetividad periodística para convertirse en propagandistas”.

Edición de la Libertad

El 11 de enero de 1959, Bohemia publicó un número especial con tirada de un millón de ejemplares y portada con imagen cuasi-religiosa de Fidel Castro y el bajante “Honor y Gloria al Héroe Nacional”. Un empleado del área de publicidad, Oscar Zangroniz, atestiguaría cómo Castro llegó así por primera vez a la portada de la revista:

“[Mario] Kuchilán trajo el dibujo donde Fidel aparecía como un Cristo y dijo que no podía publicarse en [el periódico] Prensa Libre porque no había colores. Fidel estaba allí, pero se hacía el indiferente, como quien no estaba oyendo la conversación. Cuando se fueron todos, Quevedo me llamó y me preguntó si debíamos publicarlo y yo le respondí que teníamos sólo dos caminos: o publicarlo o él [Quevedo] debía ir haciendo las maletas para irse de Cuba”.

Aquel número pregonó en titular la fake news “Más de veinte mil muertes arroja el trágico balance del régimen de Batista”, que De la Cova atribuyó al expresidente Ramón Grau [quizás refiriéndose a toda la trayectoria del dictador desde el 4 de septiembre de 1934] y sería repetida revolucionariamente por Castro y Che Guevara, así como contrarrevolucionariamente por Manuel Artime y otros [ceñida al último período dictatorial (1952-58) de Batista]. Los dos números siguientes —18-25 de enero y 1 de febrero— abundarían en reportajes de corte más o menos sensacionalista para completar aquella edición especial de Bohemia.

Ediciones en Libertad

Estando asilado en la embajada de Venezuela, Quevedo remitió a Nueva York una carta al periodista Carlos Castañeda con este augurio: “Estoy profundamente esperanzado de que esto va a cambiar muy pronto y también muy entusiasmado con la idea de Bohemia Libre, a quienes estos miserables le tienen un terror pánico. Nos vamos a dar gusto haciendo una gran revista y amargándoles todas las horas del día de este H. de P”. Al cabo saldrían Bohemia Libre [del 9 de octubre de 1960 al 31 de diciembre de 1961] y Bohemia Libre Internacional [del 7 de enero de 1962 al 20 de enero de 1963], que sería “puertorriqueña, dominicana, venezolana” del 7 de abril al 22 de septiembre de 1963 y “venezolana, puertorriqueña” del 27 de septiembre de 1963 al 7 de diciembre de 1964.

Aunque la publicación retoma su nombre original del 17 de diciembre de 1964 al 18 de mayo de 1969 y agregaría “la revista de mayor impacto” el 25 de mayo de 1969, la empresa mediática de Quevedo se fue a la quiebra en Caracas y tuvo que venderla al Grupo Armas. El número del 27 de julio de 1969 salió ya con Armando de Armas como director.

El mismo día que se suicidó, Quevedo habría fechado una carta-testamento al periodista Ernesto Montaner, quien procedió a publicarla. Entre sus pasajes resalta: “Fidel no es más que el resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez. Todos contribuimos a crearlo. Y todos, por resentidos, por demagogos, por estúpidos o por malvados, somos culpables de que llegara al poder”.

Aunque Montaner y Alles habían impedido ya que Miguelito se suicidara el 21 de enero de 1965, Agustín Tamargo acudió de inmediato adonde ahora yacía con balazo en la sien. Y como no encontró ningún escrito por ningún lado, desmentiría a Montaner. Tras comparar el estilo de redacción del presunto testamento epistolar con varias cartas de Quevedo a Guayo, fotógrafo de Bohemia, así como con otra de puño y letra de Quevedo a su esposo, la viuda de Castañeda confirmaría el desmentido de Tamargo: “La famosa carta de Miguel Ángel Quevedo, que ha circulado por los medios sociales, es totalmente falsa”.

AMVANG-1

La CIA dio a Quevedo este nombre en clave y también financió Bohemia Libre en el contexto de la invasión por Bahía de Cochinos. El Inspector General Lymann Kirpatrick revelaría:

Bohemia Libre, a handsome weekly magazine, budgeted at $300,000 but actually costing about $35,000 an issue, had bad luck from the start in seeking advertising and once missed an issue on that account. Additional funds had to be sought for it several times. Yet it developed an audited circulation of 126,000” [4].

El 16 de octubre de 1960, el oficial de la CIA Bernie Reichhardt contactó a Quevedo y a su allegado Bebo Saralegui [AMVANG-2]. Luego de recitar Quevedo su historial anticomunista y proamericano, ambos expusieron que el Frente Revolucionario Democrático (FDR) distaba mucho de ser efectivo porque sus líderes no tenían apoyo en el insilio ni liderazgo en el exilio. Propusieron a Miró Cardona como líder, por ser “figure of national stature”, amén de resaltar a otros exfuncionarios de Castro, como Manuel Ray, Raúl Chibás y el coronel Ramón Barquín. Un cable de la CIA fechado el 25 de marzo de 1964 reportaría que AMVANG-1 era una suerte de “unofficial Manuel Ray representative” en Caracas.

Quevedo sería reportado también como ministro sin cartera —representante de los medios de prensa— del Consejo de Ministros del Gobierno de Cuba en el Exilio, que el 23 de agosto de 1961 se presentó en nota manuscrita a Richard Goodwin, Subsecretario de Estado de USA para Asuntos Interamericanos.

Coda

La CIA recogió hasta chismes sobre Miguelito. En el memorando “Debilidades e información despectiva” sobre el comandante Rolando Cubela [AMLASH-1], de 24 de octubre de 1964, quedó plasmado que el director de Bohemia Libre se encontraba “now in exile in the US and working for us; however, it is true that Quevedo is and was openly known to be a homosexual”.

Notas

[1] Así mismo se exiliaron otros muchos directores de medios de prensa, entre ellos José Ignacio Rivero (Diario de la Marina), Raúl Alfonso (EI Mundo), Jorge Zayas (Avance), Sergio Carbó (Prensa Libre), Guillermo Martínez (EI País) y Herminia del Portal (Vanidades).

[2] Fundada el 10 de mayo de 1908 por su padre, Miguel Angel Quevedo Pérez, este semanario ilustrado se consagraría en la década del 30 como publicación señera con tiradas que llegaron a 400,000 ejemplares distribuidos en Cuba, el resto de Latinoamérica e incluso Estados Unidos. Recibió golpes de tres dictadores en sucesión: la clausura temporal por Machado, la censura por Batista y la conversión por Castro de medio de prensa liberal en órgano de propaganda de su Estado totalitario.

[3] Delahoza [o De la Osa] había fundado en 1943, junto con Carlos Lechuga, la popular sección “En Cuba”, que como espacio de periodismo de investigación e interpretativo sumó prestigio a la revista sobre todo por certeras revelaciones de corrupción política.

[4] Inspector General Survey of the Cuban Operation, octubre de 1961, Parte 1, Párrafo 50.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.