Actualizado: 04/12/2020 15:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Insurrección, Castro, Quevedo

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

El comandante del Ejército Nacional José Quevedo: sus andanzas en la Sierra Maestra y en Miami

Comentarios Enviar Imprimir

El 5 de noviembre de 1958, el comandante del Ejército Nacional José Quevedo, prisionero del Ejército Rebelde, pide revolucionariamente por carta a su jefe inmediato superior, el general Eulogio Cantillo, que ponga fin a la guerra civil porque:

“Usted sabe que el Doctor Fidel Castro Ruz no es comunista, no es asesino, no manda a sus hombres a pelear sin dirigirlos él y no siente odio contra los hombres de los institutos armados, como quiere hacer ver la propaganda del gobierno. (…) Nada podemos hacer por contener el triunfo de la insurrección[;] muy pronto, la provincia de Oriente caerá en poder del Ejército Rebelde, (…) pero todavía hay esperanza de que usted pueda salvar lo bueno que aún queda en el Ejército [Nacional], que no quiere pelear no porque esté compuesto de cobardes (…) sino porque no tiene causa que inspire ni deseos de convertirse en azote del pueblo” [1].

Andares insiliares

Al filo de la ofensiva de verano de 1958 del Ejército Nacional contra el Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, Quevedo y su batallón 18 se habían batido catorce veces con las columnas guerrilleras de Castro desde el 9 de junio hasta quedar cercados y sin provisiones el 11 de julio junto al arroyo del Jigüe.

Para el 15, Castro mandaba a instalar allí los altavoces de Radio Rebelde, que comenzaron a instar una y otra vez a la rendición. Y como la fuerza aérea buscaba paliar el hambre de los cercados lanzando cartuchos de pan con queso y dulce de guayaba, pero estos caían en las líneas de Castro, junto con la letanía de la rendición los altavoces tronaban: “¿Qué tal el queso con guayaba? ¿Está sabroso?”.

Castro conocía a Quevedo de cuando estudiaban Derecho en la Universidad de La Habana y ofreció una tregua. Se entrevistaron el 20 de julio; al día siguiente se rindieron 146 militares batistianos hambrientos [2]. Más de 40 habían muerto en combate. Quevedo nunca recibió respuesta del general Cantillo, pero convenció a otros oficiales presos de pasarse al Ejército Rebelde y gestionó con ellos la rendición de la plaza militar de Palma Soriano, así como el apoyo de la Marina de Guerra. Junto a otros efectivos del Ejército Nacional ya derrotado, Quevedo acompañaría a Castro en su caravana Santiago-Habana.

El 19 de enero de 1959, Quevedo fue nombrado jefe de la Dirección de Logística (G-4) del ejército triunfante. Para 1971 se alzaba con el Premio Testimonio del Concurso 26 de Julio (Dirección Política del MINFAR) por su libro sobre la batalla del Jigüe [3]. El 7 de abril del 1972, Granma fue autorizado a informar que el agregado militar de Cuba en la Unión Soviética era el comandante Quevedo. Al año siguiente de dar sus memorias a la imprenta de las FAR (Vale la pena recordar, 1993), el ya coronel Quevedo ascendió a general de brigada. Tras licenciarse, Ediciones Verde Olivo publicaría en 2003 dos libros suyos: Cuba y sus Fuerzas Militares (1898-1959) y Escarbando en la conciencia. Quizás este último indicaba ya qué se avecinaba.

Andares exiliares

En noviembre de 2003, el brigadier Quevedo pudo arreglárselas con Fidel y Raúl Castro para visitar en Miami a un hijo enfermo de cáncer, quien fallecería a los pocos días de su llegada. Decidió entonces quedarse en Estados Unidos y adoptó tan bajo perfil que, en las pláticas con Ignacio Ramonet, Castro se refirió a Quevedo así: “Ese militar prestigioso es hoy general de nuestras fuerzas armadas. Escribió varios libros que vale la pena leer para rememorar” [4]. Sólo que, hacia agosto de 2006, el brigadier Quevedo acudía ya contrarrevolucionariamente al programa “A Mano Limpia” (América TeVé) para echar por su boca flores: que el general Raúl Menéndez Tomassevich se había desengañado con la revolución, que Juanito Escalona se había corrompido por amor al dólar, que Abelardo [El Furry] Colomé Ibarra había intentado dos veces irse del país y dejársela en los callos a Raúl Castro, quien a su vez tenía ofertas de refugio de emergencia en China, Vietnam e Irán...

Luego se encontraría con un exministro de Castro, Arturo Guzmán [5], para formar dinámico dúo de revelaciones por televisión. Al sobrevenir la sirimba intestinal de Fidel, Quevedo exhortó a sus ex compañeros de armas a no reconocer la sucesión de Raúl y abstenerse de cooperar con los aparatos represivos. Así y todo, Castro titularía “Quevedo en Jigüe” el capítulo 11 de su libro sobre cómo derrotó la ofensiva batistiana en el verano de 1958 y puntualizaría que, a diferencia de otros oficiales del Ejército Nacional, Quevedo no había “convertido el oficio militar en ocupación de matarife” [6].

Coda

El miércoles 20 de abril de 2011, el brigadier Quevedo pasó satisfactoriamente un examen médico por la mañana y a eso de las tres de la tarde fallecía de un infarto. Tenía 85 años y dejaba una hija en Cuba, además de su esposa, dos hijos y tres libros inéditos en Miami, donde hace rato que no vale la pena leerlos para rememorar nada.

Notas

[1] Cf.: El último semestre, Editorial UNEAC (1982), 95 ss.

[2] “Por qué se rindió el comandante José Quevedo”, Bohemia, 18-25 de enero de 1959, 120.

[3] La batalla del Jigüe, Arte y Literatura (1971), 233 pp. Rogelio París filmaría el documental homónimo (1976) de 78 minutos en colores y formato de 35 mm.

[4] Biografía a dos voces, Debate (2006), 182.

[5] Guzmán sustituyó en 1965 al Che Guevara como ministro de Industrias y sería también ministro (1976-80) de Minería y Geología, así como ministro presidente (1985-94) del Comité Estatal de Precios.

[6] La victoria estratégica, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado (2010), 117.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.