Actualizado: 04/12/2020 15:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Fundación, Castro, Atentado

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

En su convención anual de 1993 en Naples, Florida, la Fundación Nacional Cubano Americana estableció un acuerdo secreto para crear un grupo bélico que le hiciera la guerra a Castro

Comentarios Enviar Imprimir

Para el 12 de noviembre de 1999, el juez federal Hector Laffitte fija juicio penal en Puerto Rico contra siete exiliados cubanos por conspirar contrarrevolucionariamente con el propósito de arrancársela a Fidel Castro en ocasión de la VII Cumbre Iberoamericana (Isla Margarita, Venezuela, 8-9 de noviembre de 1997).

Septeto Nacional

Cuatro de ellos —Ángel Manuel Alfonso, Ángel Hernández, Juan Battista Márquez y Francisco Córdova— habían caído presos el 27 de octubre de 1997 en el yate La Esperanza, abordado cerca de Puerto Rico por la Guardia Costera. Sus agentes encontraron —entre otras cositas— dos fusiles Barrett calibre 50. Uno estaba registrado a nombre del presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) José “Pepe” Hernández, pero el jamo judicial atrapó fuera de la embarcación nada más que a José Antonio “Toñín” Llama, directivo de la FNCA, así como José Rodríguez y Alfredo Otero.

Cuban Five

La fiscalía retiró los cargos contra uno, el juez aplazó el juicio contra otro porque padecía de cáncer y a la postre Toñín, Alfonso, Hernández, Córdova y Rodríguez fueron absueltos el 9 de diciembre por jurado federal de cuatro hombres y ocho mujeres. Una de ellas, Amanda Collazo, precisó: “We never decided if they were going to kill Castro or not. We decided that the government did not have enough evidence. That was it. It was all a question of doubt”. Al concluir el juicio, los Cinco entonaron el Himno de Bayamo y Toñín declararía: “We feel we were betrayed in this trial the same way we were betrayed in the Bay of Pigs invasion”.

La fiscalía demostró que el yate se había modificado para cubrir el viaje de ida y vuelta entre Miami e Isla Margarita, donde el grupo había alquilado un apartamento, pero la defensa se viró con que la misión consistía en exhortar a miembros del séquito de Castro a desertar y las armas eran necesarias para defenderse de algún eventual ataque. Puesto que Alfonso había dicho a la Guardia Costera que iban a matar a Castro, la defensa alegó que fue por impulso de mostrar que no eran ni traficantes de armas ni ningún otro espécimen de delincuentes comunes.

¿Fundación o fundición?

En su convención anual de 1993 en Naples (FL), la FNCA tomó el acuerdo secreto de crear un grupo bélico para dar guerra a Castro. La idea fue planteada por el director ejecutivo de la delegación de Puerto Rico, Miguel Ángel Martínez; el líder fundador de la FNCA, Jorge Mas Canosa, instó a discutirla a puertas cerradas entre unos cuantos directivos. Se formó el grupo y Mas Canosa designó a Pepe Hernández para dirigirlo, por ser veterano de la Brigada 2506 y del Cuerpo de Marines. Toñín puso su cara y empresa para solicitar préstamo de casi $2 millones con vistas a comprar las cosas que hacían falta. Los ejecutivos millonarios de la FNCA hicieron la promesa de una ponina para amortizarlo, pero nunca llegarían a cumplirla.

En la siguiente convención (Puerto Rico, 1994), la plana mayor del grupo bélico se reunió en una habitación del Hotel San Juan Internacional y acordó crear la corporación Nautical Sports para ocultar las identidades personales en las compras.

Como andaba en coplas que el fin de Castro ya viene llegando [1], se decidió adquirir una lancha rápida que pudiera llevar a Mas Canosa de Cayo Hueso a La Habana en un tilín. Toñín pagaría $80 mil por una Midnightexpress de uso, pero en perfecto estado, con 37 pies de eslora y dos motores Mercruiser de 900 HP cada uno. También compró un helicóptero en $136 mil, por orden de Pepe Hernández, que se guardó en un hangar del International Flight Center de Miami a la espera del evento crucial.

Uno de los directivos de la FNCA, Luis Prieto, tenía 10 aviones ligeros ociosos en su firma Flight Rescue Systems y Pepe Hernández accedió a comprarlos por $210 mil, a pesar de que el piloto Gustavo Ponzoa advirtió que no servían para nada. Otro directivo, Elpidio Núnez, compró el yate La Esperanza en $150 mil y seis embarcaciones más —innecesarias por el momento— que junto con la lancha rápida de Mas Canosa formaron la Marina de Guerra de la FNCA al costo de $1,14 millones.

Toñín acabaría yéndose en bancarrota con su empresa y arremetió revolucionariamente contra la FNCA tachándola de fundición. Etiquetó a su líder sucesor, Jorge Mas Santos, de “velador de la cueva de Alí Babá” y subió la parada con demanda por estafa. Aunque fallecería el 29 de enero de 2013 en Bayamón (Puerto Rico), dejó un libro (Foto) de 157 páginas (AuthorHouse, 2008) sobre la peripecia y adjuntó a la precitada demanda contra Pepe Hernández y otros esta nota fechada el 3 de junio de 2006:

Coda

“Todo lo que digo aquí es verdad, faltan más documentos devastadores, cheques cobrados devueltos por el banco (…) Eso lo guardo para ver si estos sujetos tienen lo que a los hombres se les requiere tener. Apuesto a que ninguno protestará. No tienen lo que se requiere. Ya lo probaron durante el operativo que llevé a cabo y que pagué solo. La causa de Cuba les ha venido como anillo al dedo para enriquecerse. Igual harán cuando lleguemos, si los dejamos”.

Nota

[1] Aparte de la pegajosa tonada de Willy Chirino, Andrés Oppenheimer publicó a mediados de 1992 “la historia secreta detrás de la inminente caída del comunismo en Cuba” con el título La hora final de Castro, que llegaría por fin hacia la medianoche del 25 de noviembre de 2016. El margen de error de casi un cuarto de siglo concuerda con la ilusión exiliar de que el orden dictatorial en Cuba no iría más allá de la desunión post-soviética. A esta ilusión sucedió otra: que el castrismo fenecería sin jefe de Estado y Gobierno con apellido Castro. Vivir por ver.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.