Actualizado: 20/11/2018 18:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Huddleston, EEUU, Castro

El poder del carisma

Unas memorias en las cuales la autora, a pesar de insistir repetidamente en su oposición diametral al sistema implementado en Cuba, se deja arrastrar por el encanto que en ella ejerce el carisma de Castro

Comentarios Enviar Imprimir

Aunque personalmente nunca le encontré encanto, siempre me pareció un gordo fofo escondido tras una barba y un disfraz de militar, no hay dudas de que, para la inmensa mayoría de la gente, Fidel Castro fue un hombre carismático. Es la única explicación de la fascinación que por él han sentido innumerables líderes y diplomáticos de alto nivel, muchos de los cuales ni siquiera sentían inclinación por sus ideas.

El corolario del carisma es el “efecto de halo” por medio del cual, a la figura carismática, se le generalizan sus virtudes (o defectos). O sea, si usted sabe mucho de política, pues inmediatamente se entiende que sabe mucho de música, de literatura, de deportes, de economía y de todo lo demás. Carisma y efecto de halo es una combinación letal en manos de un dictador. La cultivan para extender su embrujo.

Vicki Huddleston (1942), fue la Directora de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado a principios de los noventa. En 1999 fue nombrada Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, cargo que ocupó hasta 2002. Fue una diplomática de alto nivel que más tarde ocupó cargos de embajadora en la República de Mali, Encargada de Negocios en Etiopía, subsecretaria de Estado para asuntos africanos y subsecretaria de Defensa para asuntos africanos. Estuvo encargada del proyecto de reconstrucción de Haití entre 2013 y 2015. Huddleston también ha ocupado cargos académicos en la Brookings Institution y en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard. Ya retirada, acaba de publicar las memorias de su estancia en La Habana. La ha titulado, en obvio guiño a Graham Greene, y quizá también a Carol Reed, Our Woman In Havana (Nuestra mujer en La Habana).

Con un currículum tan densamente distinguido, uno se imagina que se va a enfrentar a un texto enjundioso, lleno de análisis y meditaciones que acompañen la relación de hechos y anécdotas. O quizá un libro en el cual se encuentre un lúcido análisis de la situación cubana a partir de la experiencia personal y el conocimiento de la historia. Pero no es así.

Huddleston ha escrito unas memorias ligeras, informativas y muy fáciles de leer, pero a la vez engañosas. Unas memorias en las cuales, a pesar de insistir repetidamente en su oposición diametral al sistema implementado en Cuba, se deja arrastrar por el encanto que en ella ejerce el carisma de Castro, lo cual a su vez la va parcializando quizá hacia el lado que ella no quiere llegar. No lo oculta, al contrario, lo expresa: “Fidel Castro es el hombre más poderoso y carismático que he conocido” (pág. 30, la traducción es mía). Lo cual la lleva erradamente a espetar el disparate de que Mas Canosa “Ejercía su poder en Miami tan plenamente como Castro lo hacía en La Habana” (pág. 31), lo cual, por muchas razones, es una proposición imposible. Por ahí uno ve venir los tiros.

La embajadora compra todas las ideas que le vende La Habana. Responsabiliza la política de flexibilidad migratoria hacia los cubanos con estimular las salidas ilegales y las muertes en el Estrecho de la Florida, ni siquiera cuestiona que la persecución política, la miseria, la falta de futuro y la imposibilidad de expresarse libremente, entre muchas otras cosas, tengan algo que ver en ese ardor popular por abandonar el país.

Tiene mucha comprensión paternalista con el “sufrido pueblo cubano”, pero es dura con la “diáspora” como elige llamarla mayormente. Para ella solamente son personas interesadas en derrocar al sistema imperante para recuperar sus propiedades. Su reduccionismo es similar al que siempre promueve el Gobierno cubano. Mientras encuentra matices entre los cubanos de la Isla, no los encuentra entre los exiliados. Aunque trata de usar Castro muchas veces, cuando su narrativa se vuelve melosa y admirativa, usa “Fidel” repetidamente para referirse al dictador.

Responsabiliza la política más abierta de Clinton con el florecimiento de la disidencia en Cuba y habla de una primavera cubana (en párrafos de redacción casi maoísta) el año anterior a La Primavera Negra, acusando al cambio de política de Bush como causante de la misma y sin analizar ni de pasada las maniobras internas del Gobierno cubano (aparte de que nunca me enteré de esa primavera floreciente).

Deja muy claro que, desde el pacto Kennedy-Kruschev de 1963, ninguna administración americana ha intentado derrocar al Gobierno cubano. Se han limitado a tratar de aislarlo cada vez más con medidas que ahogan más al pueblo, o a hacer pequeñas aperturas que arrojen pequeños beneficios a la población, lo cual es cierto, solamente que le falta añadir que, en ambas opciones, los poderosos siempre se han beneficiado. También aclara que para todos los efectos prácticos, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, desde que se abrió la Sección de Intereses, en Septiembre de 1977, equivalen a relaciones diplomáticas a plenitud. La única diferencia es el nombre del jefe de la sección, al cual no se le podía llamar embajador, y de que ni en Washington ni en La Habana pueden ondear las banderas de Cuba y Estados Unidos frente a sus oficinas.

Hay otras informaciones de interés sobre pequeñas maniobras e intrigas palaciegas, pero su fascinación con el Encantador de Serpientes en Jefe se hace patente en la sección dedicada al caso de Elián. Uno casi toca saliva en la página cuando describe como Castro controló y dirigió la situación. También añade algo que yo desconocía y que admite, una activa colaboración de una funcionaria del Gobierno americano con el cubano, para resolver una crisis a favor del segundo. Resulta que Huddleston reconoce que la manipulación mediática de traer a las abuelas de Elián a Estados Unidos para ganar puntos con la opinión pública americana, fue idea de ella y de Joan Brown Campbell, quien fuera presidenta del Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos y que tenía muy buenas relaciones con el Consejo Cubano de Iglesias, una organización que, me consta por testimonios de primera mano, ha sido la más fuertemente penetrada y guiada sutilmente por la seguridad del Estado cubana.

Es también de interés leer sus opiniones sobre distintos disidentes cubanos, su actitud condescendiente con los mismos y confirmar que la política americana hacia Cuba parte del falso supuesto de que a la clase dominante le interesa el bienestar del pueblo. Como el Gobierno cubano solo se molesta en dar circo, la embajadora provee un poco de pan para sus invitados a las distintas recepciones que son el mayor desafío que ella presenta al sistema. Informa también sobre las distintas actitudes de los congresistas americanos que visitan Cuba, tanto hacia Castro como hacia los diplomáticos americanos.

El libro me llevó a revisitar a su antecesor, The Closest of Enemies, publicado en 1987 por Wayne S. Smith, quien al igual que Huddleston, fue primero encargado de Asuntos Cubanos en el Departamento de Estado y luego fue nombrado jefe de la Sección de Intereses (el segundo en serlo), quien además tenía la perspectiva histórica de haber sido prácticamente el que cerró la embajada americana en enero de 1961, cuando ocupaba un cargo menor al servicio del entonces embajador Philip Bonsal. Smith ha sido también un hombre de larga trayectoria académica y de un currículum tan impresionante como el de Huddleston Su libro es más analítico y aporta más información histórica. Es a la vez más denso y a ratos más procastrista. Smith tiene un entendimiento más profundo que Huddleston, para quien Cuba antes de 1959 no era más que un casino gigantesco y el parque de diversiones de los turistas americanos.

Si se comparan los libros, Smith aparece como un intelectual confundido por Castro, mientras Huddleston se presenta como un peso mosca del pensamiento, también encantada por Castro. En el caso de Smith, su fascinación llegó al extremo de presentar con orgullo cómo Fidel Castro piropeó a su hija adolescente, diciéndole, delante de varias personas, que si ella dirigía una invasión a Cuba “él se le presentaría en la playa y personalmente le entregaría la isla” (pág. 262, edición de Norton, carátula blanda, 1988). Castro siempre supo ganarse a este tipo de funcionarios, que no son más que unos burócratas de carrera, oscuros personajes para los cuales reunirse con el secretario de Estado es difícil, efímero y ocasional, mientras en la Isla son recibidos por el emperador y sus principales acólitos, lo cual los hace sentir importantes, algo que nunca sienten en su país.

A pesar de todo, el libro de Huddleston es altamente recomendable, sobre todo para muchos delirantes que aún sueñan con el apoyo del Gobierno americano para derrocar al Gobierno de Cuba, y para desenmascarar a los oportunistas que manipulan la esperanza de los nostálgicos ingenuos.

Our Woman In Havana. Vicki Huddleston. The Overlook Press. New York, 2018. 304 páginas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.