Actualizado: 17/09/2021 9:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Protestas, Manifestaciones, Represión

El verano cubano

El que la primera, y aparentemente iniciadora de las manifestaciones, fuese la población de San Antonio de los Baños debiera alarmar a la cúpula del poder. San Antonio tiene una larga historia de actividad revolucionaria

Comentarios Enviar Imprimir

El solsticio de verano se produjo el domingo 20 de junio inaugurando oficialmente el verano para el hemisferio norte, pero el verano cubano comenzó tres domingos después, el 11 de julio en el que a lo largo y ancho del país miles de cubanos se lanzaron a las calles reclamando libertad, como la ‘primavera árabe’ los cubanos se valieron del Internet para movilizarse ya ‘sabiamente’ lo había advertido el abucheado en Palma Soriano, Ramiro Valdés, cuando años atrás definía al Internet como el “potro salvaje al que hay que domar”.

El verano en Cuba desde hace mucho ha sido una etapa conflictiva; los apagones en medio del estío convertían en hastío las pocas esperanzas de la población de pasar una noche en la que la brisa mitigase el calor diurno; los cubanos en general gustan de la playa, pero el disfrutar de las mismas se les hace muy difíciles por los irresolutos y permanentes problemas del transporte, por no hablar de una reservación en algún centro turístico, lujo que pocos cubanos de a pie se han podido dar. Los ánimos se alteran y los rones peleones que el desgobierno distribuye para en su torcida lógica de aliviar la situación contribuyen a soliviantar los espíritus ya alterados por la canícula.

A la tormenta perfecta este año se le sumaron los prolongados ajustes monetarios y su secuela de inestabilidades, el desabastecimiento y el incremento de las carencias de alimentos y de artículos de aseo, y peor aún de medicinas, ni aspirinas se pueden obtener en las farmacias, agreguemos la pandemia y las medidas draconianas con las que intentan desacelerar los contagios pero que solo contribuyen a aumentar el malestar popular. El aumento de los que se han lanzado al mar en búsqueda de un futuro para ellos y los suyos es un indicador de que el vapor en la olla está a punto de hacerla explotar.

La represión al movimiento de artistas en San Isidro y las acciones que de el mismo se derivaron, son elementos que junto al tema ‘Patria y vida’ con su llamado: ‘Mi pueblo pide libertad’ caló en la conciencia de los que se lanzaron a las calles no a reclamar lo que podían reclamar con todo derecho la solución a las carencias, no, se lanzaron a reclamar libertad. Como bien dicen los manuales las condiciones objetivas desde hace mucho estaban dadas, las subjetivas se concretaron con el mal manejo de las situaciones que como siempre inculparon al ‘bloqueo’.

El que la primera, y aparentemente iniciadora de las manifestaciones, fuese la población de San Antonio de los Baños debiera alarmar a la cúpula del poder. San Antonio tiene una larga historia de actividad revolucionaria, Julio Antonio Mella la denominó la ‘Villa Roja’[1] y fue un baluarte comunista, las primeras milicias se crearon allí. Diferente fue la historia de Bejucal municipio colindante y también vinculado a la industria tabacalera como San Antonio, pero en el que el movimiento sindicalista, en esencia anticomunista, generó múltiples ventajas para los tabacaleros sindicalizados, como un almacén que vendía los alimentos y otros productos a bajo precio, clínicas, casas de bajo costo, y otros beneficios. El domingo 11 de julio salieron a las calles los ariguanabenses y los bejucaleños estos últimos portando la Patrona de Cuba que el párroco de la Iglesia decidió que saliese a la calle a proteger a sus creyentes[2].

La represión no se hizo esperar y si aceptamos como indicador el ‘Listado de detenidos y desaparecidos’ que se puede consultar en la Internet[3] la represión se extendió a todo el país por lo cual podemos deducir que las manifestaciones también así lo fueron, además de la represión física y en más de un caso descontrolada y desmedida de acuerdo a los videos que se han presentado en la Internet, se bloqueó de inmediato este instrumento de comunicación e información afectando con ello la capacidad de movilizar la población para continuar con las manifestaciones. Si existe una correlación entre el número de desaparecidos con la magnitud de las manifestaciones podríamos decir que las provincias más combativas fueron: Holguín, Artemisa, La Habana, Mayabeque y Matanzas.

Otra información que nos brinda la base de datos mencionada es la de las edades de los detenidos/desaparecidos; aunque de los 487 que se tomó como muestra solo en 75 casos aparecían las edades podemos considerar que es una muestra aceptable para proponer algunas conclusiones. Veamos la gráfica siguiente:

Evidentemente la mayoría, el 57 %, son menores de 30 años, al decir que fue la juventud la que encabezó este movimiento reivindicativo no estamos diciendo algo que no se sostenga en los datos, no estamos dándole continuidad al socorrido argumento de que es la juventud en la que se debe cifrar la esperanzas para un cambio en Cuba, es una realidad confirmada el domingo 11. La más joven detenida, con sólo 15 años, es Glenda de la Caridad Marrero Cartaya acusada de incitar las protestas en Jovellanos, Matanzas, enfrenta hasta 60 días de privación de libertad, es estudiante de Informática.

Esta participación juvenil también se reflejó aquí en Miami, aunque no tenemos datos que nos permita afirmarlo en las escenas que se vieron en la TV se podía apreciar la juventud de muchos de los participantes en los actos solidarios con las manifestaciones en Cuba, incluso en varias ocasiones algunos de estos jóvenes fueron entrevistados y afirmaron ser cubanos-americanos de primera generación lo cual es el resultado del amor a Cuba que le han trasmitido sus mayores.

Las manifestaciones efectuadas en el condado de Miami-Dade tuvieron sus aspectos positivos y otros no tantos, por ejemplo, fue una expresión de madurez el que en la manifestación de la Calle 8 los asistentes demandaran que no se habían reunido para oír música, que no era el momento de diversión, incluso en algunos momentos en la TV se escucharon comentarios sobre ¿dónde estaban los líderes del exilio? o ¿sobre el uso de los dineros recaudados por esas organizaciones? El lenguaje en ocasiones, bastantes, soez, grosero, esa es desde hace mucho un elemento al parecer imprescindible del habla popular cubana, ha llovido mucho desde la época en que los cubanos se distinguían de los españoles que controlaban la Isla por un lenguaje ajenos a las llamadas ‘malas palabras’.

El cierre del Palmetto por varias horas no fue algo positivo y los resultados de esa acción, al parecer espontánea, traerá sus problemas a corta o larga distancia, cuando a otro grupo con afanes reivindicativos más o menos válidos decida actuar en esa misma cuerda. Reconozcamos que las autoridades fueron pacientes y se evitó una situación desagradable y llena de peligros.

El elemento básico en las demandas de los cubanos en el exilio fue la demanda a la actual administración de intervenir en Cuba, y esa acción —la de intervenir— en muchas, demasiadas ocasiones tuvieron un apellido: militarmente. Dos senadores de origen cubano, Bob Menéndez, con el que en ocasiones no coincido, y Marcos Rubio, con el generalmente no lo hago, dejaron claro que no habría intervención militar por parte de esta administración, Rubio sentenció: “El futuro de Cuba le corresponde al pueblo cubano” clara posición que le puede hacer perder algunos apoyos, aunque sibilinamente también dejó dicho que no se puede esperar de la actual administración, ¿de otra, será posible?

En mis oídos han sonado envueltos en ignorancia o simple demagogia el llamado para que Biden amplíe el alcance del WiFi de la embajada y así los cubanos puedan utilizarlo, pura tontería, solo los que estén muy próximos a la fuente podrían usar la señal la cual además podría ser bloqueada muy fácilmente, existen equipos para esto de muy bajo costo, jamás se podría brindarle la señal a toda una ciudad como La Habana. Quizás la solución, desde un punto de vista técnico sea la señal vía satélite, pero repito produciendo una señal en la misma frecuencia bloquearía el más sofisticado de los equipos.

Biden puede hacer otras cosas que no son las de mandar marines o la de ampliar la señal de WiFi, el puede aplicar medidas y sanciones directamente contra los dirigentes del régimen y sus personeros, el puede exigir a las instituciones bancarias que congelen los fondos de estos que han acumulado fortunas a expensas de la opresión del pueblo; puede apretarle las tuercas a Maduro para reducir los envíos de petróleo; puede presionar a los países que adquieren los servicios de los médicos-esclavos para que le paguen directamente a esos trabajadores de la salud; puede exigirle a la Organización Panamericana de la Salud que rinda cuentas de sus vínculos con la dictadura cubana. Son varias las medidas que puede tomar, pero lo que si debe hacer es hacer algo concreto y que mande un claro mensaje al desgobierno que han hundido a Cuba al nivel de Haití, no basta con decir que Cuba es un estado fallido, se hace necesario que ese estado no tenga más alternativas que abandonar el poder y eso si sería un tema de negociación.


[1] En una de las continuas divisiones políticas administrativas que ‘disfrutó’ nuestro país se valoró un cambio de nombre para San Antonio, llamarlo ‘Julio Antonio Mella’, de un santo católico pasar a un héroe comunista, por razones que desconozco el intento no cuajó.

[2] Al parecer la protección tuvo su efecto ya que mientras lo detenidos suman quince en San Antonio no encontré registrado ninguno de Bejucal.

[3]https://docs.google.com/spreadsheets/d/1-38omFpJdDiKTSBoUOg19tv2nJxtNRS3-2HfVUUwtSw/edit?fbclid=IwAR3GakmebZg5mE7b5qdEBc6hEl0_LEZYJOolmdCCUtu0MqIZsV7IaiHpbOM#gid=627497176


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.