Actualizado: 19/01/2019 3:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Exilio, Miami, FIU

Encuesta FIU 2018: El tiempo es el diablo

No tiene sentido decir que los cubano-americanos decidieron, entre más de ocho millones de votantes, que DeSantis y Scott ganaran por un tilín en Florida, si a escala condal se demostró estadísticamente la falta de pujanza electoral republicana de estos como votantes

Comentarios Enviar Imprimir

Acaba de publicarse el informe de la última de las encuestas que, por más de veinte años y con casi las mismas preguntas, la Universidad Internacional de la Florida (FIU) viene haciendo a los residentes cubano-americanos del condado Miami-Dade sobre la política de Estados Unidos hacia Cuba.

Del 14 de noviembre al 1 de diciembre del pasado año, las mil y una personas mayores de 18 años integrantes de la muestra fueron contactadas por 751 teléfonos móviles y 250 fijos, que se escogieron al azar sobre la base de dar a todos los teléfonos del condado igual posibilidad de caer en la muestra. El margen de error fue 3,1 % y el nivel de confiabilidad, 95 % [1].

El embargo: pared medianera

La encuesta arrojó que la comunidad cubano-americana de Miami-Dade está partida al medio en cuanto al embargo: la mitad apoya y la mitad rechaza esta política económica, comercial y financiera de Washington hacia Cuba. Así se aprecia nítidamente entre los votantes registrados, aunque la balanza se inclina hacia el rechazo en el grupo etario de 18-39 (65 %) y entre quienes entraron a EEUU a partir de 1995 (60 %). El equilibrio debió de establecerse por el alza del 10 % —con respecto a la encuesta de 2016— en el apoyo de quienes llegaron entre 1959 y 1979.

Sin embargo, las actuales relaciones comerciales fueron respaldadas por el 68 % de la muestra, con preferencia a expandirlas entre inmigrantes a partir de 1995 (55 %) y la segunda y tercera generaciones de origen cubano en EEUU (60 %). La mitad de los encuestados aceptaría incluso las inversiones en Cuba por ciudadanos de y residentes en USA, con los mismos grupos a la cabeza: 59 % de los inmigrantes a partir de 1995 y 69 % de la segunda y tercera generaciones en EEUU de familias de origen cubano.

Diplomacia del dólar

La decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana cuenta con el respaldo de la mayoría (63 %) de los cubano-americanos de Miami-Dade. Esta preferencia es mayoritaria en todas las edades, excepto el grupo de 76 o más años cumplidos (31 %). Hay marcada diferencia de respaldo entre los votantes registrados (61 %) y no registrado (77 %).

Otro respaldo mayoritario de la comunidad aflora en la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba (57 %) y la continuación (65 %) de la política “pueblo-a-pueblo” [2]. Los viajes sin restricciones gozan de mucho favor en la inmigración más reciente (68 %), las generaciones de origen cubano nacidas en EEUU (69 %) y los votantes registrados (55 %), así como de mucho rechazo (63 %) entre inmigrantes anteriores al Mariel. Sólo el grupo etario de 76 o más años reprocha la política de “pueblo-a-pueblo”.

Entre los cubano-americanos de Miami-Dade, la cancelación de la política “pies secos-pies mojados” provoca indecisión (8 %), desaprobación (41 %) y aprobación (52 %). A este último respecto se nota el gradiente entre quienes vinieron después (40 %) y antes del Mariel (64 %).

¿Voto decisivo?

La encuesta encontró que los votantes cubano-americanos se registran como republicanos (54 %), demócratas (20 %) e independientes (26 %). Así, el 70 % votó por Ron DeSantis para gobernador, el 69 % por Rick Scott para el Senado y el 72 % por los candidatos republicanos a la Cámara de Representantes. No obstante, la troika republicana de representantes cubano-americanos se desbarató.

Frente a los candidatos demócratas, sólo Mario Díaz-Balart quedó con vida en el Distrito 25 [3]. Donna Shalala, expresidenta de la Universidad de Miami (2001-15) y de la Fundación Clinton (2015-17), malogró las esperanzas de María Elvira Salazar como sucesora de Ileana Ros-Lethinen en el Distrito 27. La inmigrante ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell, con maestría en Economía Política Internacional y experiencia laboral en FIU y entidades no lucrativas, desbancó a Carlos Curbelo en el Distrito 26.

Queda en entredicho el voto cubanoamericano como decisivo en la Florida, ya que también Scott y DeSantis perdieron por buen margen frente a los candidatos demócratas Andrew Gillum y Bill Nelson precisamente en las áreas floridanas con mayor concentración de población cubano-americana: Sur de la Florida (Condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach), Tampa [Condado Hillsborough] y Orlando [Condados Orange y Osceola].

Porcentaje de votos por candidato y condado

.Miami-DadeBrowardPalm BeachOsceolaOrangeHillsborough
Nelson60,66958,458,361,954
Scott39,43141,441,738,146
Gillum59,96858,259,762,353,8
DeSantis3931,34138,836,644,9

Fuente: Florida Elections Results 2018 (8 de noviembre)

Al parecer no tiene sentido que los cubano-americanos decidieran, entre más de ocho millones de votantes, que DeSantis y Scott ganaran por un tilín en la Florida, si a escala condal queda demostrada estadísticamente su falta de pujanza electoral republicana.

La encuesta de FIU viene a poner también en entredicho que ese “voto cubano-americano decisivo en la Florida” trajera su causa de que —según comunicado de prensa de la Fundación Inspire America— ambos candidatos republicanos se alinearon con el exilio en la política hacia el régimen dictatorial en Cuba. Esta política ocupó el último lugar en la lista de motivaciones electorales de los cubano-americanos de Miami-Dade, quienes dieron prioridad a la economía y los empleos, los servicios de salud, el control de armas y los impuestos.

Coda

La encuesta de FIU parece apuntar a que, con el paso del tiempo, se va confirmando que, como insistía Justo Carrillo Hernández, a Cuba le tocó perder [4].

Notas

[1] Por cálculo estadístico, estos valores de tamaño de la muestra, error y confiabilidad serían representativos de la población cubano-americana del condado, que se estima en 1,1 millones. Sólo que uno nunca sabe qué otros errores plagarían la encuesta. Vid.: Ricardo de la Peña: “Una alternativa para estimar la exactitud de las encuestas”, Política y Cultura [México: UAM], Primavera 2018, Número 49, 123-156.

[2] Esta política puede rastrearse hasta el Programa Pueblo a Pueblo (1956) del presidente Eisenhower, pero se tornó relevante para Cuba por iniciativa de la administración Clinton sobre la base de que, a medida que los cubanos vayan descubriendo la superioridad de la cultura económica y política estadounidense, el Estado totalitario castrista se desmorona. Ha quedado sometida al estira (Obama) y encoge (Bushito y Trump) propios del vaivén político en EEUU.

[3] Aquí se registra la mayor proporción de cubanoamericanos [44,3 %] en distrito congresional de EEUU. Tras rediseñarse hacia 2012, el Distrito 25 se extiende por franja urbana al suroeste de Miami-Dade [Sweetwater, Doral, Medley, Hialeah, Miami Lakes] y amplia zona de áreas verdes en los condados Collier y Hendry. A Díaz-Balart se opuso la jueza Mary Barzee-Flores, quien hacia julio de 2017 anunció que se postularía por el Distrito 27, pero terminó haciéndolo por el Distrito 25 en mayo de 2018. Esta jugada demócrata refleja el manejo racional de la situación política: el Distrito 25 estaba perdido de antemano y el recambio del peso ligero Barzee-Flores por el peso pesado Shalala en el Distrito 27 incrementó la probabilidad de noquear a Salazar.

[4] Justo Carrillo: A Cuba le tocó perder, Miami: Ediciones Universal (1993), 194 pp.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.