Actualizado: 19/06/2024 16:42
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Enunciados vacíos

Quienes dirigen el sistema económico no se percatan de que la solución a la crisis no está en eliminar a 'vagos y holgazanes'.

Comentarios Enviar Imprimir

Un estudio reciente del Centro de Investigaciones Sociológicas de Cuba destaca que, entre los jóvenes, "conseguir un empleo" ha pasado a ocupar el quinto puesto en el orden de prioridades de este segmento de población.

En principio, este resultado no parece sorprendente, si se tiene en cuenta que la tasa de desempleo en la Isla, reportada por las autoridades y recogida en los informes de CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), es muy baja, lo que confirma que el acceso al mercado laboral existente no es problemático.

Sin embargo, lejos de valorar este dato en términos positivos, el diario Granma, portavoz oficial del pensamiento y obra de Fidel Castro, realizó un análisis del dato sociológico con un artículo de título despectivo y ofensivo: El holgazán: un peligro ideológico.

Quizás valdría la pena analizar el contenido de este trabajo para comprobar qué lejos está el autor de este artículo y su inspiración, sus conocimientos o valores, del modelo de sociedad que realmente necesita la Isla para salir adelante. En cualquier caso, es difícil imaginar en un medio europeo u occidental un artículo de estas características, pensando en el respeto que merecen las organizaciones representativas de los trabajadores que, en Cuba, curiosamente, ni levantan la voz cuando escuchan estas acusaciones. Que tomen buena nota los defensores de la concertación social.

El artículo destaca que se observa la "presencia de individuos que jamás sudan la camiseta y que, en cambio, viven mejor que los que trabajan de sol a sol". Absolutamente comprensible. Si los segundos apenas cobran 12 euros al mes en sus diversos empleos, cuando esa cantidad de dinero se puede obtener en un par de días prestando servicios en el mercado negro a los turistas, para qué ir a ese falso trabajo todos los días.

En Cuba, nadie cumple la jornada laboral, según Granma, por lo que "la holgazanería es uno de los problemas que daña la economía, agravado por la tranquilidad con que se sigue manifestando la indisciplina laboral, la impuntualidad, el no aprovechamiento óptimo de la jornada, la falta de rigor y de exigencia".

Sin duda, duras críticas para quienes se ven obligados a pasar una parte importante del día deambulando en medios de transportes tediosos y de pésima calidad hacia los centros de trabajo, a padecer largas e interminables colas para adquirir la práctica totalidad de bienes de consumo de la libreta de racionamiento, que sólo dura diez días, más las esperas y demoras provocadas por la ineficiencia general del sistema.

Soluciones parciales

El artículo viene a poner el dedo en la llaga: la reforma tantas veces anunciada por Raúl Castro de diferencias salariales en función de la productividad se quiere hacer depender de la "eliminación de subsidios excesivos y de gratuidades indebidas", que, curiosamente, están en el origen del déficit estructural de recursos de la economía, su desequilibrada estructura económica a favor de la participación del Estado y la escasez de infraestructuras productivas.

El pragmatismo de Raúl Castro va a exigir mucho más que enunciados vacíos de contenido y reformas parciales o ataques a los "holgazanes", como ha hecho el articulista de Granma. Va a suponer, ante todo, la remoción de una parte importante de las restricciones y trabas que impiden el ejercicio de actividades empresariales con destino al mercado, el restablecimiento de un marco estable de derechos de propiedad, la fijación de un sistema adecuado de retribuciones que permita a la gente prestar sus servicios allí donde sea más rentable.

Es una lástima que quienes dirigen el sistema económico no se percaten de que esas dos reformas son fundamentales para eliminar a esos "vagos y holgazanes" de los que habla Granma, que, por otra parte, no son el perfil que se observa del cubano que vive en Estados Unidos, Francia o España, donde el empuje, la capacidad y el capital humano de esos compatriotas les ha valido para avanzar rápidamente en sus ocupaciones y profesiones.

La realidad cierta es que en Cuba, actualmente, con dos monedas en circulación, con dos economías en funcionamiento compartido, la del área del dólar y la moneda convertible, y la que padecen los cubanos, con amplios sectores dominados por la economía sumergida, una estructura productiva ineficiente y burocrática, con notables bolsas de marginación y desilusión en amplios sectores de la población, las soluciones parciales no son las más adecuadas. Sería conveniente dar la vuelta al calcetín y sentar las bases de un nuevo modelo económico que ponga fin al desvarío de 50 años de una revolución fatal.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.