Actualizado: 29/09/2022 15:22
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Guiso con picante

Momias, 'reformistas' y guerreros de la vieja guardia se cuecen en la olla de los 'cambios para perfeccionar el socialismo'.

Comentarios Enviar Imprimir

No hace falta tener nariz de perro para distinguir por su olor peculiar cada uno de los ingredientes del guiso que hoy hierve en nuestra cocina de los altos.

Momias del comunismo ortodoxo, reformistas de sinuoso verbo, fidelistas robóticos inoculados con el tósigo del poder, y guerreros de la vieja guardia que creen tener y tienen el uno vitalicio en la cola para el reenganche, se cuecen juntos en la olla que aquí llaman "cambios para perfeccionar el socialismo".

Juntos pero no revueltos, ni siquiera lo suficientemente integrados como para que se abstengan de marcar matices propios en cada acto, ante cada una de las disposiciones y aun en cada discurso. Si concurren armónicamente para el espesado general, debe ser porque saben que está en juego la parcela, por la convicción de que en la defensa del consenso radica su única alternativa, al menos de momento, y quizás también porque todavía es muy pronto para que hayan perdido el reflejo de la disciplina pretoriana.

Por lo demás, descontando el ingrediente pueblo, que nunca ha sido vianda ni tocino en nuestros guisos celestiales, resulta fácil detectar lo que aporta y lo que resta cada cual al cocinado, que debe ir aumentando su picante según se cuaja.

Esto es algo bueno y malo a la vez. Bueno, porque representa un paso, digamos de avance, con respecto al sancocho de sazón única y pesada digestión que sufrimos en los decenios anteriores. Malo, porque tantos sabores pujantes, que lejos de complementarse se contaminan, podrían convertir el guiso en agua de churre. Bueno, por lo que promete, más que por lo que ofrece. Malo, en tanto muestra el mucho fuego que aún demanda la olla. Bueno, porque es preferible a lo peor. Malo, porque demora y frena lo mejor...

En cualquier caso, aunque no sean iguales y aun cuando al final no defiendan lo mismo, hay un punto en el que sí parecen consustanciarse los cuatro ingredientes básicos que ahora espesan nuestro guiso reformista: mientras ellos existan y estén juntos, no habrá cabida dentro de la olla ni para el más leve grano de pimienta aportado por la oposición. Ya demasiado parece costarle revolver intereses contradictorios, aunque en función de un objetivo común. Pero está claro que la participación pluralista les fermentaría el guiso.

Si alguna duda pudo surgir al respecto, el periódico Granma se encargó de despejarla recientemente con el titular "No habrá espacio para la subversión en Cuba''.

Tal vez no hayamos reparado suficientemente en que justo quienes concibieron y firman ese titular, se encuentran hoy entre los primeros subversivos que deberá enfrentar cualquier proceso de cambios —si son auténticos— para nuestra Isla. Incluso aún cuando se trate de cambios dentro del sistema.

Otra cosa fuera si el tan llevado y traído guiso de estos días no resulta sino una nueva variante de la receta maquiavélica, muy del gusto y de la talla fidelista: "Triunfa, aunque sea por los peores medios, y acabarán por darte la razón".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.