Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión, Rebelión, Disidencia

La rebelión «nonata» en Cuba

Raúl Castro: “No hay por qué preocuparse, estos asuntos hay que atacarlos ahora que están nonatos”

Comentarios Enviar Imprimir

El arresto de José Daniel Ferrer este 1º de octubre no es un episodio más en su honrosa biografía, significa la consumación de una decisión política: liquidar a un líder opositor que ha labrado una creciente capacidad de convocatoria y continuar evitando la rebelión popular que desvanecería el mito de una revolución permanente, con mayoritario respaldo popular.

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), agrupa entre 5 mil y 6 mil activistas en la Isla, con fuerte presencia hacia el oriente del país, bastión tradicional del castrismo. Se agregan las Damas de Blanco, igualmente extendidas por otros puntos del archipiélago, junto a Cubadecide, proyecto político de Rosa María Paya, con notoria influencia en medios internacionales.

Si agregamos otros grupos opositores en pleno concierto con los antes citados, se alcanza un nutrido movimiento contrario a la dictadura de La Habana.

El pasado 8 de septiembre estos luchadores por un cambio hacia la democracia habían convocado una manifestación popular en los espacios públicos de la nación.

Era la marcha de los girasoles, coincidente con la procesión anual de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, identificada con el Orisha Oshún en la santería cubana. El color amarillo oro y la flor correspondiente se unen en las ofrendas de millones de creyentes ese día.

Ingrediente extra, nada desdeñable, el día señalado arribaba a Cuba Federica Mogherini, Alta comisionada de la Unión Europea para las relaciones exteriores, quien firmaría un acuerdo múltiple con el gobierno, sin intención alguna de prestar oídos al sunami represivo a su alrededor.

Contando el tiempo entra la ida y la vuelta de la diplomática italiana de reconocida filiación comunista, el número de arrestos sumó 188 activistas, elevándose la cifra a unos 500 ciudadanos, según datos preliminares de Cuban Prisioners Defenders.org

Evidentemente los cubanos rebeldes incluyeron en sus demandas un rechazo absoluto al acuerdo UE-Gobierno Díaz-Canel.

La ferocidad represiva incluyó allanamientos de moradas, golpizas a muchos detenidos, sin mediar orden judicial, en pleno desprecio por la precaria legalidad existente, con amplio despliegue de tropas especiales, evidente demostración de fuerza hacia los vecinos impotentes, espectadores de tanta violencia.

La UNPACO liderada por Ferrer resultó el blanco principal de los operativos. Las valientes Damas de Blanco se encontraban bajo permanente acoso policial, cercados sus hogares por los uniformados, con el apoyo de paramilitares vestidos de civil.

Desde la Florida, el senador Marco Rubio se preguntaba en Twitter: ¿Por qué tanto miedo?

La respuesta está en la naturaleza misma del régimen totalitario socialista, proclamado ante el mundo, según históricas palabras de Fidel Castro el 16 de abril de 1961 como “la revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes.”

Tal régimen se ufana de contar con absoluto respaldo popular, por tanto, desprecia la democracia representativa y proclama que es inconcebible aplicar la fuerza masivamente contra la población porque ellos son el pueblo y es el pueblo quien gobierna.

Nada nuevo decimos, pero semejante concepto conduce a la estrategia aplicada contra la disidencia durante el último cuarto de siglo.

Sucedió el 5 de agosto de 1994, cuando miles de desesperados se lanzaron espontáneamente a las calles de La Habana, muchos apedreaban vidrieras de tiendas recién abiertas donde por vez primera se pagaba en dólares por productos desaparecidos de la red comercial debido a la crisis originada por el fin del socialismo europeo, en particular la Unión Soviética.

Es la única manifestación popular de carácter masivo, sin previa convocatoria del sistema partido-estado, que se recuerda en la Cuba de Fidel Castro.

Quien escribe se encontraba junto a una veintena de periodistas en el piso cuarto del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR, invitados todos por el ministro, general de ejército y segunda figura del país, Raúl Castro. Entre los presentes había algunos intelectuales, recuerdo al historiador de La Habana, Eusebio Leal y al ministro de Cultura Abel Prieto.

Raúl ofrecía su mejor rostro con una sonrisa despreocupada cuando, mirando al historiador cuya ciudad era objeto de ataque por miles de habaneros sedientos de tantas cosas prohibidas, dijo el general de generales: “No hay por qué preocuparse, estos asuntos hay que atacarlos ahora que están nonatos.”

Desde entonces somos víctimas de la represión nonata.

Ahogados en el mar 41 cubanos al hundir las autoridades el remolcador “13 de marzo.”

Sentenciados a penas de hasta 20 años de prisión 75 opositores durante la primavera negra de 2003.

Las Damas de Blanco cumplieron 202 semanas de confinamiento policiaco de forma consecutiva.

Decenas de miles de arrestos sin justificación judicial durante la última década.

Líderes de arraigo popular y prestigio internacional muertos en extrañas circunstancias, Laura Pollán bajo “tratamiento” en un hospital, Osvaldo Payá víctima de “accidente” en la carretera.

Los cubanos van a la muerte segura cuando se declaran en huelga de hambre protestando por sus derechos mancillados.

José Daniel Ferrer preso, bajo acusación por un delito fabricado por la policía política de la dictadura comunista.

Asistimos a un nuevo episodio de la rebelión nonata.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.