Actualizado: 27/05/2019 9:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cambios, Crisis, Escasez

La triste verdad

La mayoría de los cubanoamericanos que visitan la Isla gastan más en dos semanas que lo que le envían a sus familias en todo el año; y eso no es ayuda humanitaria, eso es turismo

Comentarios Enviar Imprimir

No se ustedes, pero yo estoy cansado de oír y decir todo lo que anda mal de este lado del malecón. Pasa un año, y otro, y otro más pero al final las cosas siguen igual. ¿Acaso somos tan tontos como para chocar cincuenta y cuatro veces con la misma piedra? No lo creo. ¿Pero si sabemos que es lo que no funciona a qué estamos esperando? Los máximos dirigentes de Estado aceptan que sus cuadros no están cumpliendo con lo pactado, que la corrupción y el relajo es cosa normal entre sus filas. Que la mayor parte del sector productivo no cumple los planes o provoca perdidas, que el aparato administrativo es demasiado grande y moroso, que la burocracia sigue entorpeciéndonos la vida, pero nadie responde por eso. Como dice Buena Fe “la culpa no la tiene nadie”.

Oír a Murillo explicar como en el transcurso de este año van levantar prohibiciones que yo ni sabía que existían es un verdadero dolor de cabeza. Dice que las reformas son necesarias para liberar las fuerzas productivas y la iniciativa en las administraciones de las empresas estatales, pero nadie le preguntó quien fue “el genio” que las encadenó en primer lugar. En cierto momento no pude hacer otra cosa que preguntarme si los hijitos bobos habrán entendido cuales son las nuevas reglas del juego. ¿Después de tantos años pidiéndole permiso al Papá Partido hasta para ir al baño sabrán que hacer con las migajas de libertad que les están otorgando?

Luego el General aclara que a pesar de todo Cuba sigue siendo comunista, ―para que nadie ande diciendo por ahí que estamos sufriendo una transición hacia la economía de mercado― y tiene razón, ninguna economía de mercado puede ser tutelada por un régimen absolutista. Pero la verdad es que ni ellos mismos saben como calificar esto, o no se atreven que es lo más probable, porque el vocabulario de nuestro idioma es lo suficientemente rico y amplio como para llamar cada cosa por su nombre. Las caras de los delegados mientras le soltaban esa muela era un poema, ―¿Cuba en perestroika?―. No creo que la intención sea esa. Están salvando el barco para llegar al puerto mientras pasa la tormenta. Están arrojando el lastre por la borda y anunciando que se salve el que pueda.

Mi pregunta para los militantes que aún no peinan canas es: ¿si las leyes vigentes están obsoletas, si la constitución es una documento museable, si el modelo comunista cubano no ha funcionado en medio siglo por que insisten en remendar el viejo uniforme verde olivo; y peor aún por que exportan camisetas rojas por toda Suramérica?

¿Serán tan ignorantes como para repetir la misma fórmula una y otra vez esperando obtener un resultado diferente? Eso más que torpeza es una intención precisa y deliberada. En nuestra cultura la expresión correcta para esa conducta es “hacer tiempo”.

Que ahora volvamos a creer el cuento de “la buena pipa” es sencillamente imposible “no se puede engañar a todo el pueblo, todo el tiempo”. Una vez más nos están diciendo que no se puede pagar un salario digno porque no hay una producción de riquezas que sustente un aumento salarial masivo sin caer en la inflación. Dicho así tiene lógica pero lo que en realidad nos están pidiendo una vez más, es que trabajemos, ahorremos, seamos honestos y hagamos más con menos. ¿No les parece que ya hemos hecho ese sacrificio muchas veces antes y siempre nos han defraudado? Si esa fuera la verdadera intención del los “jefes” empezarían por pagar un salario digno en los sectores que ya son productivos como el turismo, los servicios técnicos de salud, la biotecnología, la minería, el cultivo y manufactura del tabaco, las industrias de bebidas y licores, la pesca, informática y telecomunicaciones, empresas mixtas y un largo etc. Yo dudo que un joven científico perciba el 5 % de los ingresos que reporta su trabajo y dudo que los obreros que trabajan en las obras del Mariel perciban una fracción de lo que les cobra el estado a los inversionistas por emplear mano de obra nacional. Luego tienes al Minint y las FAR gozando de salarios relativamente altos y de constantes estímulos laborales sin aportar un chícharo al presupuesto nacional.

Nos estafan en nuestra cara y con todo nos piden un poco más. Pero como no les parece suficiente se van a China compran un barco de la “pacotilla” más barata y de la peor calidad que luego revenden en las TRD con un gravamen del 400 %. Muy distinto de lo que opinan en Miami esos productos de primera necesidad no se pagan exclusivamente con las remesas familiares, de los más de cuatro millones de hogares que hay en esta Isla apenas uno de cada diez recibe algún tipo de ayuda, pero todos necesitan aseo, detergente, aceite y alguna que otra ropa. La mayoría de los cubanoamericanos que visitan la Isla gastan más en dos semanas que lo que le envían a sus familias en todo el año; y eso no es ayuda humanitaria, eso es turismo.

¿Entonces de donde sale el dinero que el Estado no paga y el exilio no envía? Como siempre del robo y de la corrupción flagrante. Al final del día cada uno de nosotros se pregunta ―¿Para que sudar la espalda si el trabajo no da nada?― esa es la triste verdad que ni Castro, ni los nuevos dirigentes, ni nuestros generosos familiares en Miami deben olvidar.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.