Actualizado: 15/12/2017 17:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Núñez Rodríguez, Historia, Independencia

La última expedición[1]

Sin lugar a dudas la contribución de las fuerzas navales norteamericanas desempeñó un papel básico en el cumplimiento de la misión del general Emilio Núñez Rodríguez

Comentarios Enviar Imprimir

El general Emilio Núñez Rodríguez tenía la responsabilidad de preparar las expediciones de hombres, armamentos, ropas y diversas vituallas para las tropas mambisas que combatían en los campos de Cuba por la independencia de España. Todos sus pasos eran seguidos por la compañía de detectives Pinkerton’s National Detective Agency, que había sido contratada por la embajada española en Washington y a ello habría que sumar el espionaje ejercido por los cónsules de España en las diferentes poblaciones en las cuales el general debía establecer contactos, comprar las armas, etc.[2]

A todo lo anterior debemos agregar el hecho de que Núñez tenía que hacer sus gestiones de compras en el peligroso mundo de los comerciantes ilegales de armas[3] y en el mercado negro para la mayor parte de las vituallas necesarias, todas esa tareas las cumplió con audacia y temeridad.

El hecho de que el 21 de abril de 1895 España rompiese las relaciones diplomáticas con EEUU, y que el 25 del mismo mes el Congreso norteamericano le declarase la guerra a España, le facilitó al general Núñez completar los preparativos de la expedición, él había contratado dos barcos de los llamados “filibusteros”[4] el Fanita y el Florida.

La expedición zarpó del puerto de Tampa el 21 de junio, el mismo día que se inició el desembarco de las tropas norteamericanas en Daiquirí. Al paso por Cayo Hueso, el 25 de junio, se les unió la pequeña cañonera Peoria, al mando del teniente Thomas W. Ryan. Llegaron frente a la costa sur de la región central de Cuba el 29 del mismo mes. Llevaban un gran cargamento destinado a las tropas de Máximo Gómez que consistía en:

  • 4000 rifles Springfields y 200 Mausers[5] con 954.000 cartuchos para los Springfields y 200.000 para los Mausers
  • 200 revólveres Colt con 31.000 cartuchos
  • 2 ametralladoras M1895 Colt-Browning[6] con su parque
  • 2 cañones de dinamita con 150 proyectiles
  • 10 rifles de 3 pulgadas con 15.000 cartuchos[7]

Además de las armas el cargamento incluía 1.475 monturas 450 bridas. 663 uniformes 5080 pares de botas, e indeterminada cantidad de frazadas, sombreros y hamacas y alrededor de 200.000 libras de provisiones, incluyendo tocino, maíz, café, azúcar, carne, frijoles, lo que en Cuba conocemos como galleta de marineros. También la expedición incluía 50 caballos y 65 mulas[8] y el forraje necesario para su alimentación.

Entre el personal se encontraban 375 expedicionarios cubanos entre los que se incluían los generales de brigada Emilio Núñez y Rafael Rodríguez, el Coronel Manuel Martínez Amores, el Teniente Coronel Fernando Méndez Miranda así como el Comandante PedroTorres, Enrique Conill, J Buttari, el Capitán Idalecio Núñez, el Teniente Frank Agramonte, Abelardo Carbonell, y el licenciado José A Caiñas.

Los norteamericanos que acompañaron la expedición fueron 50 soldados de caballería de los “Buffalo Soldiers”[9] bajo el mando del primer teniente Carter P. Johnson y el segundo teniente George P. Ahern. Además entre los expedicionarios se encontraban 25 “Rough Riders” al mando del capitán Winthrop Astor Chanler hermano de William Astor Chanler, que hemos mencionado, otros norteamericanos expedicionarios que formaron parte de la expedición más bien como una aventura: el cuñado de Chanler, C. Temple Emmet, su amigo George Galvin, el explorador Dr. William Louis Abbott, el corresponsal de guerra Grover Flint[10] y el Dr. Maximilian Lund[11], el nieto del general Hood, bisnieto de Daniel Boone, y dos antiguos miembros del “Buffalo Bill’s Wild West Show”. Indudablemente que el personal de la expedición era bastante abigarrado.

El primer intento de desembarco: San Juan[12]

El primer intento se produce el 29 de junio en la desembocadura del río San Juan el mismo fracasó no tanto por el fuego de fusilería de una pequeña guarnición española sino que estuvo motivada por los arrecifes coralinos que se alineaban frente al punto del propuesto desembarco.

Los barcos con un profundo calado debido a toda la impedimenta que transportaban no podían acercarse, ni tampoco los botes que transportarían los hombres necesarios para asegurar la incursión; se realizaron varios intentos en la noche, pero fue imposible ejecutar el desembarco.

El segundo intento de desembarco: Tayabacoa[13]

El 30 de junio se produce el segundo intento frente a la desembocadura del río Tayabacoa, el desembarco estuvo comandado por el capitán Indalecio Núñez Rodríguez, hermano del general Emilio Núñez Rodríguez, e incluía unos 30 expedicionarios entre los que se encontraban Winthrop Astor Chanler, William Louis Abbott, y el Dr. Maximilian Lund. Al llegar los botes a la orilla fueron recibidos fuego de fusilería y de una pequeña batería de cañones.

Los españoles tenían un fortín [blockhouse], a unos 100 metros de la playa, al oeste del río, que según varias fuentes estaba construido con railes de línea, que no era lo habitual, por lo cual resistió los disparos realizados desde la cañonera USS Peoria, además habían construido trincheras y habían más de 100 hombres defendiendo el lugar. El hecho de que la zona estuviese tan protegida no era casual en más de una ocasión la zona había sido teatro de desembarcos, incluso uno, por lo menos, durante la Guerra de los Diez Años.[14]

El frustrado desembarco debió ocurrir al este de la desembocadura del río ya que se vieron obligado a dispersarse y adentrarse en la zona pantanos que se encuentra de ese lado del río. Entre los primeros caídos estuvo el capitán Núñez Rodríguez con una herida en la cabeza además murieron otros seis cubanos. Entre los heridos estaba Chanler con una herida en el codo y Abbott herido en el hombro. Al intentar retomar los botes para regresar a los barcos se encontraron que estos habían sido destruidos por el fuego de artillería.

Al encontrarse aislados el Dr. Lund decidió desnudarse, armarse de un cuchillo y lanzarse a nado a alcanzar los barcos y explicar la situación en que se encontraban los expedicionarios[15]. De inmediato el capitán Johnson ordenó salir en la búsqueda de los mismos, se realizaron cuatro intentos y todos fracasaron debido al nutrido fuego con que los españoles los recibieron. Mientras esto sucedía el coronel de la infantería española, Enrique Barreiro del Riego, partió del poblado de Tunas de Zaza al mando de una columna, llegando a Tayabacoa el 1ro de julio.[16]

Al caer la noche el capitán Johnson se acercó al teniente Ahern, que comandaba la tropa de soldados negros, y le dijo que dada la situación esos hombres eran su única esperanza de efectuar el rescate. Se dirigieron a los mismos y pidieron voluntarios, de inmediato cuatro de ello se ofrecieron: los soldados Dennis Bell, Fitz Lee, William Thompkins y George Wanton.[17]

Con la protección de la noche el grupo de rescate[18] se dirigió a la playa y penetró en la marisma, después de varios minutos de angustiosa búsqueda encontraron a Chanler que como ya mencionamos estaba herido y poco después al resto de los expedicionarios regresando de inmediato al barco.[19] El capitán Johnson decidió que era demasiado riesgoso el intentar recuperar los cadáveres y los mismos quedaron insepultos en Tayabacoa.

El tercer intento y final de desembarco: Palo Alto

Al mediodía del 1º de junio la cañonera Helena se unió a la cañonera Peoria y ayudó a poner a flote al Floridas que había embarrancado al intentar acercarse demasiado a la playa de Tayabacoa. La presencia de los refuerzos que habían llegado de Tunas de Zaza hacía que cualquier otro intento fracasara sin remedios. El capitán Johnson ideó una artimaña: efectuar un ataque al poblado de Tunas de Zaza para buscar que las tropas españolas se concentraran a la defensa de esa población, mientras el Fanita y el Florida se dirigían al este e intentaban el desembarco en Palo Alto donde existía un pequeño muelle.

El capitán Swinburne del Helena y el teniente Ryan del Peoria estuvieron de acuerdo con la estratagema y el 2 de junio alrededor de las 9AM se dirigieron a la ensenada de las Tunas que se encontraba protegida por varios cañones Krupp de tres y cuatro pulgadas y donde los españoles habían cavado decenas de trincheras. El fuego combinado de las cañoneras deshabilitó los cañones sufriendo el Peoria algunos desperfectos nada de preocupación. El poblado sufrió daños quedando destruido el fuerte y el almacén adyacente a la línea del ferrocarril.

Mientras el Helena quedó frente a la ensenada haciendo esporádicos disparos para mantener la atención de los españoles, el Peoria, junto al Fanita y al Florida se dirigieron a Palo Alto que con un pequeño embarcadero se encontraba a poco más de 10 Km. al este. Encontraron el lugar propicio, sin ningún impedimento y sin protección de las fuerzas españolas. En la mañana del siguiente día comenzó el laborioso desembarco de todo el equipamiento, hombres y caballos y mulas necesarias para el transporte.

El día 4 de junio Máximo Gómez pudo abrazar al general Emilio Núñez Rodríguez y recibir la expedición que este había exitosamente coordinado y ejecutado.

Conclusiones

Sin lugar a dudas la contribución de las fuerzas navales norteamericanas desempeñaron un papel básico en el cumplimiento de la misión del general Núñez, así como el hecho de la declaración de guerra entre EEUU y España facilitó el movimiento de los barcos filibusteros, pero el armamento y demás vituallas no fueron un dadivoso regalo del Gobierno norteamericano, sino comprada con las contribuciones monetarios de los exiliados cubanos, con la excepción de las dos ametralladora que mencionamos y que fueron donadas por un particular[20] que opinaba que:

“I sympathize with the Cubans in their gallant efforts on behalf of liberty and I, being an American, feel it necessary to do what I can to separate entirely this continent from Europe.”[21]

El reforzamiento de las tropas de Gómez, con un armamento superior al de las tropas interventoras[22] tiene que haber sido una preocupación. Por otra parte, los mambises disponían de una fuerza de alrededor de 45 mil hombres entre soldados, clases y oficiales, según los datos norteamericanos[23], con experiencia de combate y conocedores del terreno de operaciones, sin lugar a dudas que era una fuerza a temer en caso de que no fuesen desarmados y desbandados, ello explica el tratamiento cuidadoso y muy diplomático que tuvieron con el generalísimo Máximo Gómez jefe de toda esa fuerza a la cual temer.


[1] Este trabajo forma parte de mi libro recién publicado Máximo Gómez; el hombre. La última expedición no ha tenido un tratamiento adecuado en la bibliografía cubana, lo poco que se ha escrito sobre la misma está lleno de inexactitudes, el erróneo supuesto de que los pertrechos habían sido proporcionados por EEUU, más la participación de unas pocas tropas norteamericanas deben ser la razón de esto.

[2] Para una detallada narración de las dificultades en la preparación de una expedición recomendamos el libro de Narciso Gener González In Darkest Cuba, Columbia S. C. 1922.

[3] Naturalmente Núñez no podía dirigirse directamente a las fábricas, o comerciantes legales, de armas por las restricciones que el Congreso de EEUU había establecido para cualquier tipo de ayuda a la insurgencia cubana.

[4] La acepción original de este término es la de pirata, pero para esos años era considerado como tal todo aquellos que trabajaban por la emancipación de las que fueron provincias ultramarinas de España.

[5] Debemos destacar que el armamento era muy superior al que portaban los soldados norteamericanos que desembarcaron por Daiquiri y era similar a los que el ejército español utilizaba y que demostró su superioridad desde los primeros combates con la tropas norteamericanas.

[6] Las mismas fueron donadas por el multimillonario William Astor Chanler.

[7] Los llamados rifles de 3 pulgadas en realidad eran pequeños cañones de campaña.

[8] Estaban destinadas a mover todo el cargamento ya en tierra firme.

[9] Los “Buffalo Soldiers” originalmente fueron miembros el 10mo Regimiento de Caballería del Ejército norteamericano y estaba integrado por negros siendo formado el 21 de setiembre de 1866 en Kansas. El apodo de Buffalo Soldiers les fue dado por los nativos norteamericanos contra los cuales lucharon. El término se convirtió en sinónimo de todas las tropas integradas por negros.

[10] El mismo que compartiera unos meses con Máximo Gómez y que luego escribiría un libro sobre sus experiencias en la manigua.

[11] Dr. Maximilian Lund, germano-danés, integró originalmente al grupo de Chanler pero después se incorporó a las tropas del teniente Johnson como cirujano; Lund fue un tenaz duelista en la universidad alemana donde cursó estudios, su cara estaba cubierta de cicatrices por las heridas de espadas, era todo un personaje difícil de tratar.

[12] Para una detallada descripción de las vicisitudes de esta expedición una fuente básica es el informe del primer teniente Carter P. Johnson que estaba al frente de las tropas yanqui y que parece en: ANNUAL REPORTS OF THE WAR DEPARTMENT JUNE 30, 1898. Otra fuente de interés es: Sacramento Daily Union, Volume 95, Number 144, 15 July 1898 y el libro Heroic Deeds_in_Our_War_with_Spain editado por Wallace Rice, publicado por George M. Hill Co., Chicago 1898. Como fuente secundaria: Answering the Call to Serve de Hubert C. Jackson, RoseDog Books, Pittsburgh 2009.

[13] Usamos Tayabacoa, la toponimia oficial que aparece en el Atlas de Cuba edición de 1978, ya que en la bibliografía consultada aparece con diversas grafías.

[14] Expedición de El Salvador en 1870, ver Ramiro Guerra, La Guerra de los Diez Años, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1986, 2da edición, tomo 2, pág. 46.

[15] Por esta acción el Dr. Maximilian Lund recibió la medalla de honor el 13 de febrero de 1900.

[16] Diario Oficial del Ministerio de la Guerra Año XXI Núm. 236 Tomo IV pág. 186.

[17] Por el arrojo demostrado esos cuatro soldados fueron condecorados con la medalla de honor el 23 de junio de 1899, inexplicablemente al teniente Ahern, que dirigió el grupo, no le fue concedida esa medalla.

[18] Una de las fuentes consultadas añade a Grover Flint entre los participantes en la expedición de rescate.

[19] Chanler y Abbot retornaron a los EEUU a recuperarse de sus heridas. El primero participó como capitán en la I Guerra Mundial y el segundo continuó sus trabajos de ornitología.

[20] Como ya mencionamos William Astor Chanler fue el donante y participó con el grado de capitán en las batallas de Las Gúásimas, el Caney y San Juan como miembro de la división de caballería del Quinto Ejército de los EE.UU.

[21] ‘Simpatizo con los cubanos en sus valientes esfuerzos en nombre de la libertad y yo, siendo estadounidense, siento que es necesario hacer lo que pueda para separar por completo este continente de Europa’. Aunque hay que agradecerle al millonario Chanler por su donación sin lugar a dudas que en esta frase flota el espíritu de la Doctrina Monroe.

[22] Los mausers y springfields eran de fuego mucho más rápido que los krags que portaban los soldados norteamericanos.

[23] Cálculos realizados con vista al pago por el licenciamiento del ejército mambí.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.