Actualizado: 02/08/2021 20:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Damas, EEUU, Independencia

Las cubanas y la independencia de EEUU

Sobre los significativos recursos aportados por las damas de La Habana para continuar la lucha por la independencia de las colonias americanas del dominio británico

Comentarios Enviar Imprimir

En la conmemoración del 4 de Julio pienso sobre los hombres y mujeres en las Fuerzas Armadas norteamericanas que arriesgan sus vidas defendiendo la causa de la libertad alrededor del mundo. Pienso también sobre Cuba, tan cerca de Estados Unidos, sufriendo un despotismo que la oprime y que encarcela a los campesinos que quieren aliviar el hambre reinante y que se atreven a criar sus animales y cosechar frutas y vegetales y venderlos directamente a los consumidores. Son los campesinos que se atreven a violar el bloqueo interno de la dictadura a la producción independiente de los decretos del Estado que gasta millones importando pollos congelados de Nueva Orleans.

Y recuerdo a las Damas de La Habana, precursoras de las Damas de Blanco de hoy en su amor por la libertad. Aquellas habaneras jugaron un papel importante ayudando a George Washington en un momento crítico de la guerra de independencia norteamericana.

La batalla de Yorktown se iniciaba y el general británico Cornwallis estaba seguro de que derrotaría a los patriotas norteamericanos.

Según un ayudante de Washington, el francés Conde de Rochambeau, “las tropas continentales estaban casi sin ropas, sin medias y sin zapatos. Casi no tenían recursos. El General Washington no contaba con la mitad de las tropas necesarias”.

El historiador Stephen Bonsal cuenta lo ocurrido en su libro Cuando los franceses estaban aquí, publicado en 1945.

En 1781, la situación lucía mal, cuando Washington envió al almirante Francois de Grasse al Caribe. Charles Lee Lewis lo describe en su libro El Almirante DeGrasse y la Independencia Americana, que publicó el Instituto Naval de Estados Unidos.

Lamentablemente, como Jean-Jacques Antier también escribe en El Almirante DeGrasse: Héroe de la Independencia Americana, cuando el francés llegó a Santo Domingo la flota española había partido para España, no había oro y el gobierno colonial no podía ayudar.

De Grasse marchó a La Habana. Entonces no existía la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy) para promover la libertad y la democracia alrededor del mundo.

Los cubanos admiraban a Washington y respondieron inmediatamente. “Las damas de La Habana donaron sus diamantes y 1.200.000 libras fueron recaudados”, escribió Antier. De Grasse partió para Filadelfia sin demora, y desde allí Rochembau se fue a Chester, Pensilvania en septiembre de 1781.

“Vimos en la distancia al General Washington saludando con su sombrero y un pañuelo blanco, demostrando su alegría al ver el bote que llegaba a Chester, dijo Rochembau después según la crónica de J. J. Jusserand, en Con los americanos del pasado y los días presentes. De Rochembau acababa de pisar tierra cuando Washington, usualmente muy circunspecto lo abrazó, la buena nueva se había hecho realidad. De Grasse había arribado con significantes recursos para continuar la lucha.

La campaña en el otoño de 1781, y la guerra, terminó cuando Cornwallis se rindió en Yorktown. Bonsal escribió más tarde: “El millón que donaron las damas de La Habana pueden reconocerse como los dólares indispensables para la construcción del edificio de la independencia americana”.

El presidente Joe Biden que ha anunciado que La Habana no coopera con la lucha antiterrorista y que la represión y las violaciones de los derechos humanos en la isla son consideraciones en la reexaminación de su política hacia Cuba, posiblemente desconoce la ayuda de las damas de La Habana a Washington.

En las celebraciones alrededor del 4 de Julio, pidámosle a Dios que proteja a los soldados americanos alrededor del mundo y a las Damas de Blanco, a los activistas de UNPACU, del Movimiento San Isidro y los hombres y mujeres en manos de la gestapo cubana.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.