Actualizado: 24/06/2022 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

Las nuevas fauces de la represión

Lo que el régimen está atacando con particular saña es el intento de la oposición de pasar a la calle

Comentarios Enviar Imprimir

Según un reporte del Comité Cubano de Derechos Humanos —la única institución que realiza registros de actos represivos políticos en Cuba— en 2011 se realizaron más de 4 mil detenciones de opositores, algo menos de un 20 % de las cuales tuvieron lugar en diciembre.

Aun cuando existan sobrevaloraciones típicas de estos conteos, el dato es impresionante, pues habla de que cada día se efectuaron, como promedio más de 10 arrestos. Si a estos agregamos los actos intimidatorios, las agresiones a personas y familias y las advertencias que no constituyeron arrestos, tendríamos que reconocer que la presión represiva está alcanzando un punto muy alto que recuerda los días previos a la macabra primavera de 2003.

Pero hay algunas diferencias que vale la pena tener en cuenta.

La primera es que aunque el Gobierno cubano mantiene su presión contra todo lo que suene a oposición (no importa su signo político o su medio de expresión) lo que ahora está atacando con particular saña es el intento de la oposición de pasar a la calle. Esto ya fue evidente en años anteriores. Recordemos, por ejemplo cuando varios blogueros entre los que se encontraba Yoani Sánchez fueron interceptados y secuestrados en sus frustrados caminos para participar en una marcha del Observatorio Crítico. O la brutal agresión que sufrió Reinaldo Escobar solo unos días después en una calle del Vedado.

Y en consecuencia, está dispuesto a tolerar (relativamente) aquella oposición que no incida directamente en la opinión pública, como es el caso de los mismos blogueros si se mantienen lidiando con sus laptops. Y aunque esto parezca un chiste —y de alguna manera es un chiste muy trágico— es también un indicador de la imprescindible retirada del afán totalitario de la élite cubana. No olvidemos que los presos de 2003 hacían algo similar a lo que hacen los blogueros. Y aunque los blogueros son machacados con insistencia —la negativa de dejar viajar a Yoani, por ejemplo, me parece aborrecible— ninguno ha sido condenado a 25 años de cárcel simplemente por escribir.

La segunda situación que me llama la atención es el protagonismo de las mujeres. Hasta hace unos años los nombres y las caras de la oposición, salvo algunas excepciones, eran masculinas. Hoy se ha incrementado la presencia de mujeres, lo que enreda aún más la situación del Gobierno cubano. Un ejemplo de ello son las Damas de Blanco, que hicieron de sus fragilidades —incluyendo las que se leen desde sus condiciones femeninas en una cultura patriarcal— sus fortalezas imbatibles. Si, como decía Martí, una obra es invencible cuando enrola el corazón de la mujer, ésta no tiene marcha atrás. A los nombres ya consagrados —entre otras, Laura Pollán, Berta Soler, Yoani Sánchez, Claudia Cadelo, Miriam Celaya— se unen nuevos como los de Sara Marta Fonseca, Isabel Haydee Álvarez e Ivon Malleza.

La tercera situación cambiante que observo ya ha sido advertida por varias personas: hay un cambio de técnica represiva. Si antes el Gobierno cubano jugó a las largas condenas registradas judicialmente —para lo cual tuvo que usar procesos fraudulentos como los de 2003, donde de paso fusilaron a tres jóvenes negros— ahora está optando por una técnica de ablandamiento y desgaste mediante detenciones de pocas horas o días. Una suerte de encarcelamientos express que buscan disuadir y frustrar acciones a un menor precio.

El caso de Ivonne Malleza —una valiente mujer que ha desafiado en dos ocasiones al aparato represivo en la vía pública— y de su esposo Ignacio Martínez, arbitrariamente detenidos por más de un mes, revela toda la fragilidad del régimen político cubano, y al mismo tiempo cuan extenso es el expediente de ilegalidad y abuso de que ese régimen dispone. Ellos merecen toda nuestra solidaridad.

Los dirigentes cubanos han perdido sentido de la realidad si piensan que pueden eliminar a la oposición. Probablemente el ejercicio del poder absoluto por tantos años no solo les ha corrompido absolutamente —como decía Lord Acton— sino que también les ha dañado el entendimiento. Y por eso siguen considerando a esa oposición como un forúnculo externo al cuerpo social, y no llegan a entender que es un factor social.

Michael Corleone fue más inteligente que Raúl Castro.

Cuando en viaje por una hipotética Habana de fines del 58 vio a un miembro del M-26-J volarse con una granada en un carro policial, llegó a la conclusión de que no era bueno hacer negocios con un régimen dictatorial que inevitablemente iba a caer ante la determinación de sus opositores.

Raúl Castro debió fijarse en Zapata Tamayo y su determinación de morir de hambre a pesar de haber tenido 85 días para arrepentirse. Si en lugar de ordenar a sus blogueros mal pagados que palearan cuanto lodo pudieran sobre el cadáver del joven inmolado, hubiera sacado las conclusiones debidas, hoy estaría produciendo un aterrizaje suave de un sistema político que inevitablemente va a transitar hacia la democracia. Solo que en el futuro podría hacerlo en peores condiciones.

Sartre dijo una vez que hay protestas que trascienden los destinos individuales. Se refería a la literatura, pero en realidad puede decirse de toda la vida. Ojalá los dirigentes cubanos lo entendieran.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.