Actualizado: 23/05/2019 11:26
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Jutía, Agricultura, Leche

Las reflexiones de otro comandante

El fabuloso plan para lograr, al fin, el vasito de leche

Comentarios Enviar Imprimir

Después de largos y profundos análisis el comandante llegó a la conclusión que para poder cumplir con la promesa del heredero inconstitucional al trono de suminístrale un vasito, bien chiquito, de leche a cada cubano era imposible utilizar los caimanes, ya que estos viven en zonas pantanosas y ello podría contaminar la leche, ni tampoco a los avestruces ya que ellos patean más fuerte que las reacias vacas cubanas que no se dejan ordeñar. Definitivamente había que cultivar y ordeñar las jutías. A partir de ese momento la línea de pensamiento del comandante se enmarañó un poco.

El asunto es que en Cuba existen por lo menos siete especies y subespecies de jutías, sin considerar aquellos seres que algunos le llaman: ¡Eres tremenda jutía! Esa especie no podía ser considerada por que tiende a esconderse y no son fáciles de atrapar. Después de largos estudios, apoyados por sabichosos académicos, se llegó a desestimar cinco especies dado su pequeño tamaño y a que solo se encontraban en algún que otro cayo, cayito o cayuelo de difícil acceso, solo quedaron para continuar el estudio dos especies: la jutía conga y la carabalí.

El comandante se alegró mucho de las conclusiones a las que había llegado el equipo multidisciplinario que había creado, ya que esos nombres no solo tenían una profunda connotación folclórica, y por tanto sería ampliamente aceptado por la población, sino que además tenían una notable coincidencia con sus profundas, y nada ocultas, creencias religiosas.

Finalmente, la jutía carabalí fue desechada ya que este animalito gustaba de vivir en los árboles y acostumbraba a colgarse de las ramas usando su cola prensil lo cual haría bastante difícil su ordeño, además era muy arisca y hasta agresiva lo cual no se acomodaba mucho a su apelativo de jutía. Por tanto, solo quedó para continuar los estudios y emprender su futuro cultivo: la jutía conga que los científicos se obstinaban en llamar: Capromys pilorides pilorides, lo cual tendía a confundir un tanto al comandante.

Otras ventajas de esta especie estaban en el hecho de que era la más grande, tenía cuatro mamas y era un animalito muy noble, nada agresiva como su prima, y podía ser cultivada en jaulas adecuadas a su tamaño. El hecho de que tuviese cuatro mamás facilitaba el poder utilizar los ordeñadores que empezaban a aburrirse por falta de vacas que ordeñar. Además, como el criminal bloqueo imperialista impediría comprar en el exterior maquinas ordeñadoras de jutías, era más sensato usar la mano de obra experimentada que estaba a punto de ser trasladada a la siembra de marabú para hacer carbón.

Después de otro largo y concienzudo estudio en el que participó la Oficina Nacional de Estadísticas se llegó a la conclusión de que para 2095 cada cubano podría tomarse su vasito, chiquitico, de leche ya que para esa fecha la población, considerando la baja tasa se nacimiento, la cada vez más alta de fallecimiento y la misteriosa desaparición de miles de cubanos cada mes, que luego aparecían en los lugares más inhóspitos del planeta, Cuba tendría alrededor de unos siete millones de habitantes con lo cual se superaría la cifra de cubanos que habían en 1953, bajo la explotación capitalista, lo cual era un triunfo más a destacar.

Esa noche el comandante durmió placenteramente bajo los efectos de algunos tragos de su coñac preferido y con la ayuda del ronroneo de un aire acondicionado, soñaba en que al otro día le daría al pueblo esa grata noticia de que todo estaba resuelto y lo único que se necesitaba era ese creciente fervor revolucionario de la población llena de esperanzas por el futuro luminoso que se les aproximaba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.