Actualizado: 02/08/2021 20:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Embargo, EEUU, Compras

Las urgencias del gobierno de Cuba al reclamar el fin del supuesto bloqueo de EEUU

¿Cómo asegurar las ventas de un comprador único, que a la hora de pagar tiene mala fama?

Comentarios Enviar Imprimir

Varios cubanos han iniciado en Miami una caminata hasta Washington, portando una solicitud al presidente Joe Biden que, en esencia, aboga por el regreso a los finales del periodo Obama, pidiendo inclusive algo más, tal reclamo se desliza casi al final del documento y, de aplicarse, sería el fin de lo que la Casa Blanca denomina el embargo.

Dice textualmente: “Permitir e incentivar las relaciones financieras y comerciales con la Isla”.

¿Por qué deslizar así, como quien no quiere las cosas, un asunto tan importante?

Sucede que la reclamación de la Plaza de la Revolución ante la Casa Blanca es en esencia contradictoria, porque durante los últimos veinte años Estados Unidos de América se ha convertido en un estable y significativo socio comercial de Cuba. El gobierno de La Habana ha realizado compras a su vecino del norte por más de 6 mil millones de dólares, principalmente en alimentos.

Los caminantes rumbo a Washington dicen contar con 25 mil firmas, en las Naciones Unidas el voto Anti Estados Unidos es abrumador, es de suponer que tantas personas, al confirmar su parecer, junto a la petición sentimental por aliviar la desesperación de los cubanos, conozcan de un documento titulado Regulaciones de administración de exportaciones, el cual autoriza la venta a Cuba, hablando claro al Estado cubano, de artículos bajo las categorías Salud, Alimentos, Ropa, Artículos domésticos, Educación y Construcción.

Obviando otras clasificaciones como transporte aéreo, marítimo, comunicaciones y demás, las compras cubanas pasaron de 138 millones de dólares en 2001 hasta 710 M en 2008, para luego descender a 149 M en 2020, según cifras del U.S.-Cuba Trade and Economic Council, Inc.

No falta el capítulo Medical Equipment, Medical Instruments, Medical Supplies & Pharmaceutical Exports, que se ha mantenido entre UNO y más de SEIS millones de dólares.

El flujo de riqueza sumistrado a la Antilla mayor desde EEUU se completa con las remesas directas e indirectas. The Havana Consulting Group evaluó el monto enviado solo durante el 2019 en 6 mil 616 millones de dólares.

Repasemos el panorama al comenzar este milenio, cuando el azote seguido de varios huracanes sobre Cuba, determinó la decisión de la administración Bush, al responder un reclamo de Fidel Castro, autorizando, según palabras del Comandante, “la venta expedita” de alimentos y otros insumos a su país.

La sumatoria de cuatro décadas derrochando dinero en las más variadas aventuras políticas y económicas, financiadas por el imperialismo soviético, ascendía a decenas de miles de millones de dólares en deudas: Con Rusia, heredera de la URSS, pasaban de los 30 mil, a Europa unos 11 mil, otros 6 mil de la parte China y varios miles de M adicionales, repartidos por el mundo.

A ritmo de tango, veinte años no es nada si de los hermanos Castro se trata, la deuda del Estado cubano se renovó, hasta el punto de una declaratoria pública de default o imposibilidad de pagos, reconocida al intentar negociar nuevos aplazamientos de unos mínimos 80 millones anuales pactados con el Club de París.

Tales truenos alejan posibles créditos de la banca privada norteamericana, acción obstaculizada, además, por la Ley para la Democracia en Cuba de 1996, conocida como Helms-Burton, no obstante, un articulista especializado en economía doméstica, James Prevor, advirtió entonces y lo estamos viviendo: “pero un comprador que controle las finanzas de todo un país puede usar el poder adquisitivo para hacer muchas travesuras”. (www.perishablepundit.com/docs/jp-cuba-caution-10-02.pdf)

Es muy tentadora la proposición de venderle la comida, por mínima que sea, de 11 millones de personas, a un solo comprador, pero la ganga esconde la trampa, el comprador tiene fama de mala paga. ¿Entonces, cómo asegurar el negocio?

Mr. Prevor adelantó la respuesta:

“Pero lo que los grandes comerciantes de granos quieren es vender a Cuba a crédito y obtener esos créditos proporcionados o garantizados por varios programas de préstamos federales. En efecto, estos gigantes de la agroindustria quieren venderle a Cuba y que el contribuyente estadounidense pague la cuenta”.

El astuto Coma andante se encargó de abrirle el apetito a sus socios comerciales, pagándoles al contado con los petrodólares venezolanos administrados por sus ahijados Chávez y Maduro.

De tal manera varias decenas de congresistas abogan hoy por comerciar con el estado cubano, sumándose algunos pequeños empresarios, aquí en Miami se conocen bien, disipados los escrúpulos de prolongar 62 años de dictadura.

¿Por qué los ciudadanos estadounidenses habrían de pagar la subsistencia de un régimen declarado y activo enemigo de EEUU?

El castrismo se ha bloqueado a sí mismo. Los herederos del Comandante no están preocupados por cuanto deben, pues de antemano determinaron no pagar, el asunto es que no hay prestamistas a la orden.

La diáspora cubana no precisa de los “puentes de amor” rogados al presidente Biden. Pocos pueblos demuestran tal filiación de sus hijos en la desgracia como los cubanos. La petición debiera trocarse en exigencia, enrumbando hacia La Habana, donde la represión impide el imprescindible diálogo entre compatriotas sobre el presente y el futuro de la nación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.