Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía, Moneda, Racionamiento

Liborio y el lobo

El fin de la doble moneda y la sobrevaluación del peso cubano: la amenaza latente e inevitable

Comentarios Enviar Imprimir

Aplazar no es resolver.
Si existe un mal, con permitir que se acumule, no se remedia.
José Martí

En las democracias con limitaciones temporales de mandato o cuando un partido en el poder evalúa una decisión impostergable, suele tomarse ésta y el (los) gobernante(s) cesar como tales. Así sucedió con la decisión de Barack Obama al eliminar la política “pies secos/pies mojados” para los migrantes irregulares cubanos finalizando su mandato o cuando James Cameron convoca al referendo sobre el Brexit y renuncia ante el resultado contrario a su posición, dejando la “papa caliente” en manos de su sucesora y correligionaria Theresa May.

En el tipo de régimen vigente en Cuba con equipo gobernante que aspira a vitalicio las decisiones “no convenientes” a ese propósito suelen prolongarse indefinidamente —ese fue el génesis del inmovilismo brezhniano— y en consecuencia existen situaciones insostenibles sin resolver, aunque se reconozca su gravedad, por ejemplo:

  • La libreta (cartilla) de racionamiento, añejo sistema absurdo e insostenible, más cuando en todo el mundo se practican otros métodos de ayuda no igualitarista a las personas de menores ingresos. El sistema de racionamiento cubano con productos subsidiados que —como la menstruación— se reciben una vez al mes y duran una semana, incluye desde la “Nueva Clase” descrita por Milovan Djilas y el barman que gana 100 CUC/día hasta el jubilado que recibe el equivalente a 10 CUC mensuales (aproximadamente $10)
  • La deuda externa —¡Al fin!— abordada luego de tres décadas de que Fidel Castro la declarara “impagable e incobrable” pero con miles de millones de dólares acumulados en intereses vencidos y que ahora se negoció —se negocia— con la soga al cuello, mala posición para hablar de dinero.
  • El tema de la doble moneda, la doble convertibilidad y la sobrevaluación del peso cubano. El propio Raúl Castro ha manifestado que “ni el más sabio de nosotros puede calcular el daño causado” y sin embargo ha mantenido irresuelto el problema durante su mandato absoluto de más de una década.

El primer tema es posiblemente el de menor complejidad, como dijimos existe amplia experiencia internacional sobre subsidio a la población de menores ingresos, pero su solución implica aceptar inequidades en el seno de la sociedad cubana que al partido&gobierno le cuesta admitir mirando al exterior del país, pues en Cuba todos las conocemos y sufrimos.

El segundo tema se ha negociado con acreedores (no todos) y se han aceptado concesiones de soberanía y eternización de cesión de ingresos del país[1]. El resultado, al decir del economista Elías Amor Bravo es como el óxido nitroso, al inicio provoca risas, pero… (A mediano plazo daña la salud y el medio ambiente). Sobre este tema el partido&gobierno ha mantenido su tradicional secretismo y los cubanos cuyo único acceso a la información lo constituyen los medios oficiales (únicos permitidos) no conocen absolutamente nada.

El tercero es posiblemente el tema que más coincidencia genera sobre la necesidad de solucionarlo y sobre el cual más economistas, cubanos y extranjeros, han realizado análisis, debate lamentablemente efectuado solo en Internet y por tanto fuera del alcance de la mayoría de la población.

También se conoce que desde 2013 hay más de cien expertos organizados en comisiones formadas por el partido&gobierno y de cuyos trabajos no se divulga absolutamente nada, es decir, es un debate a puertas cerradas. Esto se comprende al tener en cuenta las implicaciones para la población, sobre todo la de menores ingresos, inmensa mayoría de los cubanos de adentro y de abajo. Veamos algunos escenarios.

Parece que es inevitable la devaluación de la moneda. Se discute si esto se llevará a cabo “de un janazo”, como sacar una muela, o si se concebirá en devaluaciones sucesivas. También es posible que el sector empresarial estatal, mayoritario, y la población sigan procesos diferentes, con magnitudes distintas, pero a mediano o largo plazo coincidentes. Como quiera esto suele llevar a índices de inflación (subida de los precios y/o pérdida de la capacidad adquisitiva de la moneda) cuya magnitud no resulta predecible totalmente. La actual experiencia venezolana demuestra que en este tipo de régimen la población aguanta cualquier cosa con la debida dosis de represión, allí la inflación anda por encima de números seguidos de seis ceros en porciento… y ahí está Maduro y su equipo contra toda lógica.

Por ejemplo, variar la tasa de cambio desde su equivalencia actual de 1USD=1CUP hacia una tasa de 1USD=2CUP equivaldría a una devaluación del 100%. Si la tasa modificada fuese de 1USD=5CUP, entonces la devaluación sería del 400%. Igualar la tasa oficial a la tasa de CADECA (25:1 o 24:1), equivaldría a una devaluación aproximada de 2.300 %. El pan de la cuota (80g) que adquiere el jubilado a 5₵ valdría 115 CUP ($115,00), es decir, la mitad de la jubilación mínima mensual… no sea incrédulo, así es la cosa en Venezuela.

Aquí eso no parece posible, el control de todas las esferas por el partido&gobierno es total, por lo tanto es de esperar medidas que atenúen el impacto; por otra parte tampoco parece factible asumir que pudiera evitarse una devaluación grande del peso cubano, lo cual dado el estado catastrófico de la economía nacional, la rigidez de sus estructuras, la dependencia de las importaciones, la improductividad laboral y otros inconvenientes explica que los integrantes de la “generación histórica” le hayan dado “agua al dominó” hasta hoy… y quizás sigan haciéndolo hasta dejarle el muerto insepulto a sus sucesores.

El Ministerio de Finanzas y Precios emitió la Resolución 19 de 2014 publicada en la Gaceta Oficial ¡Hace cinco años!, describiendo las medidas financieras y contables a implantar antes de la unificación monetaria, así como los procedimientos y normas de la revaluación del CUP en las entidades estatales, a partir de la orden correspondiente. Quizás en este momento estén actualizando esa normativa, tiempo ha habido para meditarla

Posteriormente en las empresas se realizarían una serie de acciones, tales como la valoración de los inventarios, activos, deudas y todo aquello valorado en CUC, para cambiarlo a pesos cubanos multiplicando por una tasa de cambio, probablemente con variantes de 1:10 o de 1:8, u otras. Ya se han dado pasos concretos en las relaciones de venta-compra a instalaciones del turismo, con tasa de cambio en ese entorno y donde la moneda utilizada es el peso cubano.

En estos momentos la cuestión “se está moviendo”, el sitio oficial Cubadebate publicó un trabajo del Dr. Armando Nova González, habitual estudioso del sector agropecuario bajo el título de “Unificación monetaria y cambiaria en Cuba: decisión impostergable” tomado de “Con Punto y Aparte” y sabemos que cuando la prensa oficial aborda un tema o encarga trabajos específicos a algún especialista es con algún propósito. Que éste sea solo filtrar información para estudiar reacciones o si en este caso la cuestión va en serio solo lo sabremos esperando, como hasta ahora.


[1] Ver sitios web del gobierno y banco español donde se publican contratos de “reconversión” de la deuda cubana.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.