Actualizado: 27/01/2022 17:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión, Manifestaciones, Marchas

Los 15 de Batabanó

Decenas de batabanoenses se lanzaron a las calles el domingo 11 de julio en demanda de libertad

Comentarios Enviar Imprimir

Al sur de la actual provincia de Mayabeque se encuentra el municipio de Batabanó, un municipio que contiene una población de poco más de 27 mil habitantes, de ellos 21.800 viven en la zona urbana que se compone del pueblo de Batabanó, al que ellos llaman afectuosamente ‘el Pueblo’ para distinguirlo de Surgidero de Batabanó, al que también coloquialmente se le conoce como ‘la Playa’ y los caseríos de Camacho, Pozo Redondo, La Julia, Quintana y El Sopapo.

En general el municipio siempre estuvo vinculado a la agricultura y a la pesca, esta última actividad se desarrolló en Surgidero un poblado volcado a la pesca de plataforma y en especial de los crustáceos: langosta y camarones, estos últimos se podían hasta coger con las manos en la playa un tanto fangosa y que siempre se consideró, sin ninguna prueba científica, adecuada para curar cualquier mal de la piel. Surgidero también se destacaba por una pequeña comunidad japonesa y la existencia de dos excelentes hoteles: El Cervantes y el Dos Hermanos, este último con un bello lobby y un bar-restaurante forrado de maderas preciosas y donde se servía una paella de olimpiada. De esos hoteles, donde se hospedaban básicamente turistas y empresarios yanquis cuyo su destino final era Isla de Pinos, de Surgidero partía el ferry hacia ese destino, hoy de esos hoteles no quedan en pie ni los cimientos.

El municipio de Batabanó sufrió los experimentos del infalible caudillo, como por ejemplo el llamado Plan Nuevo Mundo, donde se sembraron centenares de hectáreas de café las cuales no produjeron café ni para una tacita; otra importante inversión fue el de la fábrica de lápices, pero nadie ha logró escribir una carta con ellos, también se invirtió en el Plan Arroz en la zona al sur ocupada por cenagales y manglares, donde habitaban jutías y caimanes, con la inevitable penetración del agua salada y un terrible daño ecológico. La lista es más extensa, pero con los ejemplos dados es suficiente.

Con pocas oportunidades de empleo, una agricultura deprimida, en manos de pequeños propietarios, por los bajos precios que paga el organismo encargado del acopio, que habitualmente deja que los productos se pierdan en los campos, las dificultades para obtener el combustible para los sistemas de riego imprescindibles en cultivos fundamentales como el berro, casi desconocido en la mesa de los habaneros, en general la situación económica del municipio, un espejo, de la del resto del país, no era nada envidiable cuando decenas de batabanoenses se lanzaron a las calles el domingo 11 de julio en demanda de libertad[1].

Sin embargo, la ‘Fiscal Jefa Municipal de San José de las Lajas’, que es la capital de la provincia Mayabeque, opina que las protestas estuvieron motivadas por “una economía afectada por los efectos de la pandemia, que trae limitaciones y carencias material como necesidades insatisfechas, situación que se agudiza por las medidas del recrudecimiento del bloqueo”. Esa fiscal, ─dice una gran verdad cuando menciona las necesidades insatisfechas─ cumpliendo la orden del órgano del poder político, supremo hacedor de las desgracias y penurias que agobian todo el país, ha encausado a 15 ciudadanos, 11 están en prisión; 3 están bajo fianza y una en reclusión domiciliaria. Todos en espera del juicio donde serán, sin lugar dudas, condenados, por el terrible delito de expresar su deseo de libertad.

Para ello contará con el apoyo de 14 ‘testigos’ que testificarán cómo los acusados expusieron libre y valientemente su rechazo al régimen y a sus dirigentes y expresaron sus ansias de libertad, todo lo cual en países, como Cuba, bajo una dictadura, es considerado un delito y no un derecho inalienable de expresión libre del pensamiento, pero quizás lo más terrible es que uno de los declarantes participó activamente en las manifestaciones y, como una buena provocadora-chivatona, incitó a los manifestante a gritar: ‘Patria y Libertad’; y ese grito de esperanza representa una de las acusaciones básicas a la que se enfrentaran los 15 batabanoenses, junto con el popular epíteto de “s-in-ga’o” para definir al títere que representa a la máxima figura gobernante del país.

La representación de la ‘legalidad’ de ese régimen oprobioso buscará y necesariamente logrará las condenas ejemplificantes que demanda la dictadura para satisfacer su sed de venganza por una explosión que los cogió desprevenidos, capearon la situación improvisando y sin meterse a fondo, pero indudablemente esto le sirvió de entrenamiento y para perfeccionar sus métodos represivos. Donde no le fue necesario ganar experiencia fue en área de las delaciones, ya en esa la tenían sobrada y ahora la aplicarán a estos juicios en que los acusados no tendrán ninguna defensa ya que ellos son culpables de lo que se le acusa: pensar por si mismo y demandar su derecho a vivir en un país libre.


[1]https://www.youtube.com/watch?v=wOBzP0npTk8


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.