Actualizado: 25/09/2020 0:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Política

Morir por Angola

Más de 2.000 cubanos cayeron en el país africano para dejar afianzado uno de los regímenes más corruptos del mundo.

Comentarios Enviar Imprimir

En Angola perdieron la vida más de 2.000 cubanos, según datos oficiales, para dejar afincado uno de los gobiernos más corruptos del continente africano.

Según el último informe de la organización Transparencia Internacional (TI), Angola ocupa el puesto 145 en una lista de 166 países del mundo, en los cuales se evaluó el nivel de corrupción en las altas esferas del gobierno.

En estos informes de TI, los países aparecen en orden decreciente: el de menor corrupción es Finlandia, donde más existe este flagelo es en Haití, que ocupa el último puesto en la lista. Cuba es el 66, aunque resulta dudoso que la organización haya atenido acceso a datos confiables.

Lo cierto es que por Angola llegaron a pasar 377.033 militares cubanos y más de 50.000 cooperantes civiles, según datos oficiales de La Habana.

Encuentro en la Red consultó a Alcibíades Hidalgo, durante casi una década jefe de Despacho del ministro de las FAR, Raúl Castro, acerca de las bajas en Angola.

"El número de cubanos muertos por cualquier causa en Angola fue de 2.077, según cifras oficiales, que creo bastante fidedignas. El 6 de diciembre de 1989 fueron llevados a Cuba todos esos restos en la llamada Operación Tributo. Al comienzo de la guerra hubo un momento en que se prohibió trasladar los muertos a Cuba y se agruparon en un cementerio dentro de la misión militar en Luanda, para evitar depredaciones. Esto, por supuesto, no incluye a desaparecidos, cuyo numero no conozco", dijo Hidalgo.

Agregó que la forma de organizar el traslado de los restos fue un entierro en cada uno de los 169 municipios, en un panteón especialmente preparado para ello, método que buscaba demostrar que no había otros muertos no reconocidos, pues si de Cacocún salieron 85 a pelear en Angola y sólo regresaron 70, había entonces que llevar allí 15 cuerpos con nombres y apellidos.

En realidad, señaló, "creo que la cifra es esa o muy cercana, pues no veo cómo puede ocultarse de esa manera algo diferente y mayor. Por otra parte, la mayoría de las muertes fue por accidentes y enfermedades. También suicidios, por supuesto. La cifra de heridos nunca se ha dado. Aunque pocos, en relación con los largos años de la guerra y el número de cubanos que participaron, más de dos mil muertos fue un costo humano innecesario, a lo que habría que añadir los daños sicológicos de los que regresaron inadaptados", agregó el ex ayudante de Raúl Castro.

16 años de guerra

Este testimonio conduce a algunas reflexiones sobre el asunto. Evidentemente, La Habana evitó el trasiego de sarcófagos y reservó la noticia para cuando ya estaban firmados los acuerdos de paz y se iniciaba el regreso de las tropas. La prensa oficialista se olvida de estos detalles.

En relación con las bajas por accidentes y enfermedades, los portugueses dicen que fue el mismo método que siguió la dictadura de Antonio Oliveira Salazar, durante la guerra colonial. Eran muy pocos los familiares que recibían la noticia de que el ser querido había "muerto en combate".

Las tropas cubanas estuvieron cerca de 16 años en Angola. Según el testimonio de Gabriel García Márquez en su larga crónica titulada Operación Carlota, los primeros contingentes llegaron en octubre de 1975 y los últimos soldados regresaron a Cuba el 25 de mayo de 1991.

El escritor colombiano deja constancia, en ese trabajo periodístico, de un episodio que da la dimensión del esfuerzo que tuvo que hacer la Isla para afianzar al gobierno angoleño.

Relata que llegado un momento, "había tantos barcos cubanos anclados en la bahía de Luanda, que el presidente Agostinho Neto, contándolos desde su ventana, sintió un estremecimiento de pudor muy propio de su carácter. 'No es justo', le dijo a un funcionario amigo. 'A este paso, Cuba se va a arruinar'". Por lo visto, Neto estaba más preocupado por el coste de la guerra para los cubanos que el Comandante en Jefe.


« Anterior123Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.