Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Otra vez Angola

El presunto regreso de los cubanos al país de José Eduardo Dos Santos: ¿cerebros, braceros o carne de cañón?

Comentarios Enviar Imprimir

En la Isla continuamos viviendo como la gaseosa: comprimidos, taponados, pero siempre listos para desbordarnos ante la menor agitación. Claro que tales desbordamientos no suelen sobrepasar nunca los límites de nuestras lenguas.

Es justamente lo que está ocurriendo, una vez más, a propósito de la convocatoria que nos trajo en reciente visita el presidente de Angola, José Eduardo Dos Santos, para que nos embarquemos nuevamente rumbo a su país, con el fin de realizar tareas dicen que de solidaria colaboración internacionalista.

Los medios de información no le han dado calor al asunto, vaya usted a saber por qué. Tampoco es posible hallar detalles esclarecedores en ninguna instancia gubernamental. De modo que vox pópuli ha dispuesto a sus anchas de lo que más le gusta: vía expedita para despacharse en versión libre.

Entonces tiene lugar la agitación: de la lengua, por la lengua y para la lengua. Favorecida por el hecho cierto de que el tratamiento oficial a esta convocatoria muestra algunas peculiaridades digamos curiosas, que en verdad no están presentes en la forma en que comúnmente se abordan aquí las misiones o los trabajos internacionalistas de carácter civil hacia otras latitudes.

Por ejemplo, la gente que aspira a irse a trabajar en Angola debe tramitar su interés no mediante los respectivos centros de trabajo, como es habitual, sino a través del Comité Militar del municipio donde reside. Asimismo, ha trascendido que entre los aspirantes constituye un requisito ventajoso haber participado en la guerra que tuvo lugar en aquel país de África hace unos años.

Otro detalle que fermenta la imaginación y allana el cauce a la sinhueso con respecto al tema, es que la solicitud de Dos Santos no está centrada en la necesidad de alguna profesión u oficio en específico, como también suele suceder en estos casos. Se aceptan candidatos con las más diversas especializaciones laborales, sean profesionales, técnicos u obreros. Todo vale.

Esta particularidad introduce una nueva dinámica (digámoslo así) en el sistema de alquiler de esclavos internacionales que ha estado desarrollando el régimen de Cuba durante los últimos años. De ser como se dice, ya no se trataría únicamente de la renta de cerebros como rubro exportable, sino de una ampliación extrema y sin posibles justificaciones formales de la práctica esclavista.

Especulación de amplio espectro

Lo malo (o sea, lo bueno para Radio Bemba) es que nada ha sido explicado con claridad. De modo que cada cual piensa y comenta entre telones lo que le sale de adentro. Al punto que la especulación es como debía ser: de un amplio espectro.

Está el que dice que la nueva incursión de cubanos en tierras angoleñas no busca cubrir necesidades reales de esa nación en materia laboral, sino pagar en cierta medida (al régimen, claro, y sólo con alguna limosna para nuestra gente de a pie) la ayuda recibida por parte de los ejércitos de la Isla durante la guerra, una ayuda que como bien se conoce resultó decisiva, entre otras cosas, para el afianzamiento en el poder del presidente Dos Santos.

Sin embargo, ni esa ni otras bolas por el estilo, siempre en versión libre de vox pópuli, han sido acogidas en La Habana con tanta agitación (de las lenguas) como una, según la cual el verdadero y secreto motivo de la convocatoria para llevar cubanos a tierras angoleñas es no sé qué inminente peligro de ataque armado al gobierno por parte de no sé qué enemigos de Dos Santos. En tal caso, afirman los boleros, el presidente dispondría de un ejército pretoriano con probada eficacia y, además, contratado a precios más bien módicos.

El toque pintoresco lo aportaron varios veteranos habaneros de la guerra en Angola (desempleados oficialmente, en mayoría, e idólatras consuetudinarios del ron barato), emplantillados ya para incorporarse al contingente de internacionalistas que, se supone, volverá a pisar en breve tierras africanas.

Ante la pregunta de ENCUENTRO EN LA RED sobre si conocen lo que se comenta en torno a la posibilidad de que tengan que volver a participar allá en una nueva confrontación armada, todos respondieron que lo han oído decir por ahí, pero que no les importa demasiado, pues, a fin de cuenta, cualquier cosa es preferible a la vida que viven aquí. Eso sin contar, dijeron, que han prometido pagarles 800 dólares al mes, lo cual les permitirá ver en sus manos, por vez primera desde que nacieron, tanto dinero junto y de un tirón.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.