Actualizado: 27/05/2024 0:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

EEUU, Washington, Helms-Burton

Paradoja del multipartidismo

Para unos líderes opositores acostumbrados a recoger firmas dentro y dinero afuera, la transición al multipartidismo cortaría el financiamiento del exilio u otras personas o entidades del exterior

Comentarios Enviar Imprimir

Al compás del flirteo Cuba-EEUU se renueva la discusión sobre el embargo. Para empezar por suspenderlo, la Ley Libertad o Helms-Burton (1996) exige que la Casa Blanca certifique la llegada al poder en Cuba de un gobierno de transición. Para levantarlo —y para cancelar también el Ajuste Cubano— el presidente de EEUU tiene que certificar que aquel de transición dio paso a otro democráticamente electo.

La propia ley define ocho indicadores del gobierno de transición, que equivalen a pedir a los judíos que devuelvan Jerusalén a los árabes. La premisa estriba en que un embargo en la paz daría como para hacerse de un poder que se ganó en la guerra.

Uno de esos indicadores es el multipartidismo y la elite castrista gobernante podría adoptarlo para darle casi un tiro de gracia a la oposición. A tal efecto, el régimen de La Habana solo tendría que congraciarse con Washington y clavar el mismo tridente con que se regula el financiamiento de los partidos políticos en EEUU:

  • Prohibición absoluta de fondos procedentes del extranjero.
  • Financiamiento público (estatal) solo a candidatos que no recauden fondos privados.
  • Financiamiento privado sujeto a estricta contabilidad.

Para unos líderes opositores acostumbrados a recoger firmas dentro y dinero afuera, la transición al multipartidismo cortaría el financiamiento del exilio u otras personas o entidades del exterior. Al legalizarse como partido el Frente Antitotalitario Unido (FANTU), por ejemplo, se viraría la tortilla que su coordinador general, Guillermo Fariñas, describió así: “Para recibir la ayuda [25 CUC mensuales] había que escribir noticias o hacer algo”. Por obra y gracia del multipartidismo, los FANTUches tendrían que contribuir como militantes en vez de recibir ayuda, algo tan difícil de imaginar como que el partido FANTU recibiera, igual que los partidos políticos en EEUU, contribuciones privadas, digamos de cuentapropistas, agricultores pequeños…

El partido político emergente que renuncie a estas contribuciones privadas quedaría sujeto al financiamiento del propio Estado al cual vienen oponiéndose, que a su vez alegará su inobjetable crisis presupuestaria para asignar quizás una suma simbólica [¿25 CUC?] que se agregaría a las cotizaciones de los militantes.

Desde luego que las reglas del juego tendrían que aplicarse también al Partido Comunista (PCC), pero este viene recogiendo cotizaciones desde que nació y dispone hasta de propiedades, en tanto los demás partidos no tendrían perspectivas de acumulación originaria del capital tras legalizarse el multipartidismo, salvo que tal o cual líder de la oposición hoy decida mañana, luego de pagar los impuestos sobre ingresos personales, depositar el premio, regalo, remesa o lo que reciba del exterior en la cuenta bancaria del partido para hacer política con esos fondos, en vez de, como hasta ahora, hacer política para recibir premios, regalos, remesas o lo que sea.

Coda

Así y todo, la oposición parece tener asegurada su sobrevivencia, porque aun la joven guardia castrista descarta cambios en el régimen político. El vicepresidente Marino Murillo soltó que “no va a haber una reforma política” y el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, remachó con que “nunca” se permitirán partidos distintos al PCC. Así que la agenda del día se concentra más bien en qué pasará con el embargo y el ajuste cubano.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.