Actualizado: 30/01/2023 18:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Crónicas

Pensión de combatiente

Dudas de veteranos del bando ganador: ¿Quiénes tienen derecho a una compensación económica en una transición futura?

Comentarios Enviar Imprimir

Hará cosa de un año me ocurrió algo muy curioso en un agro de la EJT (Ejército Juvenil del Trabajo) al término de un diálogo de dos ancianos combatientes de los viejos días. No sé si combatientes de la Sierra o del llano, sé que combatientes de la lucha insurreccional triunfante en 1959, porque ambos tenían pensión de combatientes. Es una situación que no se entendería sin referir aquel diálogo, cosa que acaso me haga correr los riesgos de quien despertara un avispero, situación que no obstante referiré por el interés que pueda tener para los estudiosos de la conducta humana.

Uno de los dos ancianos, A, había dicho que mientras más en el pico del aura sentía su pensión de combatiente, más la disfrutaba. Sobresaltado, B le preguntó si tan mal estaba la cosa que el gobierno pensaba suprimirla. "No señor; pero de producirse una transición en el país, enseguida la echarían abajo". ¿Transición? B no lo podía creer. ¿A quién se le podía ocurrir eso aquí? Esas eran cosas de Miami. Ahí teníamos la Constitución, reformada recientemente, diciéndolo bien claro: el socialismo es irreversible.

Sí, lo decía, admitía A, pero eso no era suficiente. Ahí estaba el caso de los chinos, tan serios que parecían y ya hoy a mediados de capitalismo y con las intenciones evidentes de completarlo en un tiempo récord. Bueno, oponía B, pero esos infelices ya no tenían un Mao y aquí en cambio teníamos un Fidel. Bueno, pero Fidel no era eterno. ¿Quién dice?

Ya sabemos cómo son las cosas de la política. En todo caso el mundo estaba loco, sobre todo después de la caída del Muro de Berlín. Y sin ir tan lejos. Los vietnamitas. Tres millones de muertos, el agente mandarina aún produciendo muchachos con ojos en las manos y dientes en la cabeza, y a esos chinitos no les daba pena admitir que tenían hasta multimillonarios. Traidores, igual que los chinos, la misma escoria, objetaba B. Comunistas arrepentidos, partidos y pueblo que no tuvieron la precaución de fijar en la Constitución la irreversibilidad del socialismo como lo había hecho Cuba.

La lógica de los números

Pero bueno, como nunca está de más saber qué piensa el enemigo, ¿qué decía Miami de la pensión del combatiente? A ver.

No, Miami no hablaba de eso: era la lógica de los números, decía A. La esperanza de vida creciendo de año en año, de un lado, y del otro. cientos de miles de pensiones pidiendo ser equiparadas con las pensiones privilegiadas de ahora, y el Estado surgido de la transición, por su parte, que no podría pagarlas, tendría por fuerza que suprimir las ahora existentes para no parecer parcial.

Porque pagarlas, de dónde, cómo, ni suprimiendo el presupuesto de Educación. Solamente en el Escambray, hubo más de 70.000 hombres entre milicianos y alzados. Después, los que vinieron por Girón y los que aquí los repelieron (miles de los cuales eran todavía bisoños, milicianos que no habían estado en la "limpia" del Escambray); después, los interminables internacionalistas de estos cuarentitantos años de guerras de ultramar y los exiliados que afuera han permanecido luchando por un cambio de régimen en Cuba, que son unos cuantos, por cierto, y que al ver a los demás combatientes reclamándola, también la reclamarían aunque sólo fuera por el aquello moral de la medallita.

B creía estar soñando. ¿Qué cuenta estaba sacando A ? ¿Alzados, invasores, exiliados pidiendo pensión de combatiente? Concho, ¿por qué no sacaba de su tumba a la Niña de Placetas para pensionarla también? Bueno, B debía entender que en el supuesto de una transición, a esa gente podría darle por alegar que lo habido aquí había sido una guerra civil sui géneris.

Por la cara de B, pensé que aquello iba a terminar mal. Pero no, el antiguo combatiente fue muy educado. Dijo que él creía en la Constitución y que, en todo caso, si el pronóstico de Miami que A anunciaba se cumplía, tardaría lo menos 2.000 años y para entonces él podría no estar vivo.

Dicho esto, acaso olvidado de que estaba en la cola de la cebolla, fue con paso muy orondo a marcar en la de los huevos, apoyándose en su bastón.

Entonces A, reparando de repente en mí, le restó importancia a su discurso diciéndome con alborozo, quizá demasiado perfecto, que ahora B no dormiría en tres días, que siempre que se lo encontraba por ahí le salía con una "mundial" como esta de ahora, que B era muy impresionable, pero que al tercer día él le telefoneaba puntual y le decía que había sido una broma.

Y ya, como si me conociera de toda una vida y pudiera también bromear conmigo, añadió que con asuntos tan delicados como este, de la pensión del combatiente, uno no debía jugar, que a veces las bromas se convertían en realidad, y me preguntó qué yo creía: ¿les quitarían la pensión?

Le contesté que no sabía, y Dios sabe que no lo sé. Pero me temo que A no bromeaba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.