Actualizado: 29/11/2021 15:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión, Damas de Blanco, Laura Pollán

Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía

Damas de Blanco es un grupo que contó con la guía de Laura Pollán durante gran parte de los más de ocho años que nos separan de su clarinada

Comentarios Enviar Imprimir

Para muchas cubanas resulta gratificante adentrarse en los 31 días que conforman el antepenúltimo mes del año. Octubre, pues, suele ser muy mencionado por las reiteradas precipitaciones que tanto agradecen las plantas. Es hermoso ver cómo la lluvia hace que en nuestros campos y jardines los capullos, de manera vertiginosa, se conviertan en flores para alegrar a todos con su perfume. Las azucenas, rosas y orquídeas; los girasoles, las flores silvestres, los gladiolos… armonizan con la naturaleza y oxigenan nuestros amaneceres dando un toque especial.

Este octubre último, a pesar del buen comportamiento del régimen de lluvias, algo se tornó diferente. Las plantas, a través de su lenguaje, nos trasmitieron su pesar por el fallecimiento de La Dama de los Gladiolos. Aquel 14 de octubre el rocío de las flores fue perceptible a lo largo de todo el día, como prueba inequívoca de su dolor.

Cuando en horas de la noche recibí la noticia del deceso de Laura Pollán a través de un mensaje de texto llegado a mi móvil, mi mente se quedó en blanco. Pasados unos minutos reanudé mi andar cerebrar. Fueron entonces mis primeras palabras la reproducción de la primera estrofa de un poema que aprendí de memoria en los albores de la primavera de 2003: “Hay golpes en la vida tan fuertes...”. El peruano César Vallejo, autor de estos versos, fue reconocido como un poeta integral, falleció en el siglo XX, allá por el año 1938. Sin dudas, su primer libro escrito, que tituló Los Heraldos Negros, constituye un referente obligado para mí.

Las Damas de Blanco, grupo feminista surgido tras el encarcelamiento injusto de 75 cubanos durante aquella oleada represiva que se ha dado en llamar la Primavera Negra de Cuba, contó con la guía de Laura Pollán gran parte de los más de ocho años que nos separan de su clarinada.

Hoy estas mujeres continúan su andar por la calles de La Habana, porque como bien dijera ella antes de ser hospitalizada y repitiera después de su fallecimiento Berta Soler Fernández, todavía permanecen sufriendo en la cárceles de nuestro país más de cincuenta presos por motivos políticos. Aseguran no habrá retroceso hasta tanto no sean respetados los derechos y las libertades de cada cubano.

Las Damas de Blanco, rebautizadas como las Damas de Blanco Laura Pollán a partir de su muerte, recorren también las calles de otras ciudades de nuestro archipiélago, como ocurre en estos momentos en las orientales Santiago de Cuba y Palma Soriano, así como en las matanceras Colón, Cárdenas y Perico. Pero, además, durante fechas especiales se trasladan hacia su sede central en la Iglesia de Santa Rita, en La Habana.

En el grupo de Damas en el Oriente sobresalen Aimée Garcés Leyva, Belkis Cantillo Ramírez y Tania Montoya Vázquez. Por la Ciudad Bandera se destacan Leticia Ramos Herrería, María Evelia Ruiz de la Paz, Saima Lamas Barsola, Elizabet Pacheco Lamas y Katiuska Rodríguez Rives. Mientras, en la ciudad con nombre de almirante tenemos a las señoras Caridad Burunate Gómez y María Teresa Castellanos Valido. Cerrando la apretada relación Alejandrina García de la Riva, Sonia Álvarez Campello y esta servidora por Perico.

Esta organización feminista pasará a otra misión cuando en Cuba reine una verdadera democracia con su hermosa experiencia de no más presos políticos, me decía Leticia Ramos, una de sus integrantes. Mostrando una sociedad regida por leyes previamente consultadas con su pueblo. Donde actúen para el progreso de la nación, la libre asociación de ideas con su amplio abanico de colores, y se materialice el anhelo de nuestros próceres: un gobierno favorecido por el voto directo y secreto en elecciones generales y multipartidistas.

El camino de la lucha cívica y no violenta es accidentado, azaroso, parece no acabar. Hitler controló los pasos de los judíos, les impuso el hambre y la miseria, pero no controló sus pensamientos y sus ideas. No pudo controlar sus sueños de libertad. Cualquiera que concentre poder sería capaz de cualquier acto dantesco, pero le resultará imposible dominar la mente de los demás.

Hay golpes muy fuertes que sirven de acicate para obsesionarnos con la libertad. Es por ello que pienso hoy más que nunca en otro grande, de la literatura sevillana, cuando dijo: “Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”. Siempre habrá un mañana. Dios mediante.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.