Actualizado: 19/11/2019 9:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

Por Cervantes, por todos

El preso político Jorge Cervantes García está 'plantado' en el Combinado de Guantánamo y exige que mejoren sus condiciones de vida.

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando me enteré que el prisionero político Jorge Cervantes García se "plantó", recordé un suceso protagonizado por este concienzudo luchador cívico cuando estaba en el hospital de la prisión de Boniato, en Santiago de Cuba, más o menos para esta misma fecha en 2006.

Recuerdo perfectamente aquel hecho y los comentarios en toda la prisión. Cervantes, haciendo uso de su valentía cívica, pintó las paredes de la sala A con letreros anticastristas, en reclamo de justicia por las arbitrariedades de la policía carcelaria.

Cuando los comunes no entienden ni comprenden el arrojo del condenado político, en situaciones de total desventaja, yo les decía que su actitud obedecía a una cuestión ética. Y apuntaba: nosotros bajo ningún concepto podemos dejar pasar lo malo que ocurre en este lugar y estamos obligados moralmente a protestar si no se escuchan nuestros planteamientos.

Como Cervantes protestaba, entre otras cosas, porque los carceleros robaban, y siguen robando, los recursos del hospital, principalmente la comida de los enfermos, había que denunciar esta situación a como diera lugar. Él lo estaba haciendo prácticamente solo y con un estado de salud bastante delicado, igual que ahora, que tuvo una recaída de la tuberculosis contraída en prisión.

Ponía de ejemplo cuando varios reclusos agredieron a Francisco Herodes Díaz Echemendía, el prisionero más antiguo en las prisiones castristas. Amenazamos con plantarnos y se calmó la cosa. Les decía, además que a nosotros nos sostienen nuestros principios cívicos y democráticos y lo ejercemos en cualquier circunstancia, mucho más en condiciones extremas, porque nos mantiene vivos política y moralmente ante los adversarios.

Los propios carceleros, también atónitos ante este hecho, comentaron que Cervantes no podía estar bien de la cabeza, ya que sabiendo que por esa "gracia" lo podían "partir como un lápiz" (una frase presidiaria muy utilizada por la policía para referirse al abuso que comete con el beneplácito de las autoridades gubernamentales), había cometido un grave error y provocaba la ira de la jefatura del penal. A estos señores también les di mi sermón y los convidé a unirse al carro de la lucha contra los atropellos y acabar así con las injusticias en las prisiones.

SOS por todos

Lo cierto es que a Cervantes le dieron una contundente golpiza y, enfermo como estaba, lo enviaron para Boniatico, recinto penitenciario de máxima severidad en la misma prisión. De allí fue a parar al Combinado de Guantánamo, donde está desde entonces y protagoniza la protesta cívica actual en reclamo de mejoras en las condiciones de vida y el regreso a su provincia natal.

Mientras estuvo en Boniato, Cervantes fue mi más cercano colaborador. Gracias a una iniciativa suya revivimos el Presidio Político Cubano y publicamos El Boniateño, un boletín formativo e informativo que distribuimos por la prisión y que sirvió para crear cierto estado de conciencia ciudadana entre los reclusos.

A pesar de estar en distintas galeras, por cierto, bastante distanciados uno del otro, no hubo día en que no nos comunicáramos e intercambiáramos sobre el acontecer nacional e internacional. Habíamos creado una red de colaboradores en toda la prisión y teníamos desconcertada a la policía política. El mismo boletín que él reproducía manualmente, cuando se lo entregaba confeccionado, circulaba por toda la cárcel como Pedro por su casa, y se leía como se lee en España El Mundo y ABC.

Que no le quepa la menor duda a nadie: este artículo es un SOS por Cervantes y por todos los que están "plantados" en estos momentos en las cárceles cubanas, sometidos a un oprobioso tratamiento. Ahí están los nombres de Orlando Zapata Tamayo y Julián Antonio Moné Borrero, desde hace más de 40 días en huelga de hambre, en reclamo de justicia. Sus vidas corren grave peligro de muerte.

Es un SOS también para Francisco Herodes Díaz Echemendía, Eduardo Díaz Castellano El Guajiro, Manuel Ubals González y Reynaldo Labrada Peña, que compartieron conmigo ese interregno de vida que viví en las mazmorras castristas y llevan más de 15 años encarcelados injustamente.

Este llamado de auxilio es también para todos los hermanos de la causa de los 75, para todos los prisioneros de conciencia de una Isla atrapada entre el odio de sus gobernantes y la indiferencia mundial.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.