Actualizado: 01/12/2021 17:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Venezuela, Comercio, Maduro

Preocupa a cubanos los cambios en Venezuela

La llegada de la oposición venezolana al poder legislativo aumenta el temor por una reducción sustancial de los nexos económicos y políticos entre La Habana y Caracas

Comentarios Enviar Imprimir

En las calles de La Habana no se percibe tanto una presencia venezolana como en otros años. Pero hay preocupación. Muchos cubanos temen que la victoria de la oposición en las pasadas elecciones legislativas pueda echar a perder el eje Cuba-Venezuela y, por ende, crear más dificultades económicas en la isla caribeña.

Además, tienen dudas de que la aproximación entre La Habana y Washington pueda mejorar de inmediato la calidad de vida de la sociedad, teniendo en cuenta la mala administración de la economía en Cuba y el embargo económico, que aún se encuentra vigente.

En contrapartida, la prensa local ha enfatizado que la victoria opositora no significa que el Gobierno de Caracas desaparezca y ha destacado al mensaje que el gobernante Raúl Castro ha enviado a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, vaticinando “nuevas victorias” para el chavismo.

Todavía se encuentran frescos en la memoria de la gente los tiempos tenebrosos del “Periodo Especial”, cuando Cuba se llenó de bicicletas —hoy prácticamente desaparecidas— y la economía tocó fondo. Venezuela surgió a fines de los años 90 como una tabla de salvación del país cuando sustituyó a la difunta Unión Soviética en el abastecimiento de petróleo a precios preferenciales.

Caracas suministra 105.000 barriles diarios de petróleo a precios preferenciales, los que cubren un 60 % de las necesidades de la Isla. Además refina crudo venezolano en Cienfuegos, donde se hizo una inversión de $83 millones, que deja un excedente que La Habana exporta al mercado mundial, informó recientemente al diario español El País el profesor Carmelo Mesa Lago.

Por su parte, Venezuela recibe servicios profesionales cubanos, como médicos, enfermeras o maestros, valorados en $5.147 millones, lo cual compensa el déficit en el comercio de bienes resultando un ligero superávit en el balance global. Aun así, según cifras del año 2013, el país sudamericano abarcó casi el 35 % del comercio externo cubano.

El temor es que todo esto desaparezca con la mayoría opositora en el parlamento venezolano. Con las transmisiones de TeleSur, que ocupan uno de los canales de televisión casi todo el día, los cubanos tienen una nueva ventana al mundo, en medio de una prensa oficial aún muy hermética. Y aunque el canal venezolano chavista en sí no dedique mucho espacio a la oposición, lo cierto es que de algún modo los detalles de la victoria se han filtrado.

Incluso, los cubanos se enteraron por TeleSur de la victoria opositora antes que por la prensa local, algo que ya había sucedido el 17 de diciembre de 2014, el día en que anunció la reanudación de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, cuando fue el medio venezolano que anunció primero, con imágenes, que los tres cubanos presos en Estados Unidos por espionaje habían sido liberados y vuelto a la Isla.

“Si los venezolanos se van, ¿hacia dónde nos viramos? ¿China? ¿Vietnam? Están muy lejos, son otras culturas. Los venezolanos nos han ayudado mucho y nosotros a ellos. Nos salvaron de la debacle soviética. Si ahora se van, será el desastre, no tenga dudas”, afirmó Carlos Hernández, empleado en una librería de La Habana Vieja.

Una posibilidad sería Estados Unidos, pero Washington ya ha advertido que “no tiene capacidad” para sustituir a Venezuela en el abastecimiento de crudo a los países de la Cuenca del Caribe. Además, como explica el académico Rafael Hernández, director de la revista Temas, “nuestra relación con Venezuela no es transplantable a Estados Unidos. Son dos cosas separadas, independientes”.

La eventualidad de que el vecino del norte vuelva a abastecer a la Isla de petróleo, tendría que ser a precios de mercado. “La relación con Estados Unidos todavía se está diseñando, tardará algún tiempo”, enfatizó el académico.

Sobre el desenlace de las legislativas venezolanas, Hernández afianzó que no constituyó una sorpresa. “Al mandatario cubano, Raúl Castro, no le sorprendió, fue la crónica de una muerte anunciada”, dijo.

La preocupación popular inmediata es, como suele suceder, la alimentación. Mucha gente consultada tiene la percepción de que Venezuela es un abastecedor de alimentos del país, pero lo cierto es que en los anaqueles de las tiendas gran parte de los productos vienen de México, otros países latinoamericanos y occidentales. Además, la enorme cantidad de médicos y cooperantes que Cuba tiene en Venezuela son un factor sustancial en la subsistencia de sus familiares en la Isla.

En las calles son raras las imágenes de Venezuela o el fallecido presidente Chávez. Quedan consignas descoloridas pintadas en las paredes que vieron otros tiempos o el gran retrato del fallecido mandatario venezolano en una de las paredes laterales de uno de los bares del Hotel Nacional. De todos modos, Chávez es todavía popular. En parte porque su sucesor, Nicolás Maduro, no es visto con la misma simpatía. Como comentó un periodista local, “Chávez caía bien, tenía gracia, llegaba a la gente. Este es un pesado”.

“La popularidad de Chávez es real, todavía está presente, pero también tiene mucho que ver con la relación personal que él estableció con Fidel (Castro)”, subrayó el periodista.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.