Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Señales sin humo

La recesión internacional sacude todo el aparato productivo, desde el níquel hasta los habanos.

Comentarios Enviar Imprimir

Aunque quisiera fumárselos todos, sería imposible. N i con un par de vidas. "Tengo algunas cajas, pero nadie viene a comprar. Esto es la debacle".

El estanco tabaquero que padece DL por la crisis mundial, es un botón de muestra del igual soportado por la industria cubana, la mejor y más cara del mundo, presente en más de 150 naciones. Los inventarios crecen, y sólo la apertura de un nuevo mercado salvaría por los pelos la situación de ambos exportadores, muy distintos por su cuantía y acomodo a la ley.

"Pero ese está prohibido", dice amargado este tabaquero, de casi setenta años, al suspirar por Estados Unidos, donde la entrada de puros de la Isla es perseguida con saña.

El negocio hace aguas. DL trabaja desde los dieciocho años en tabaquerías y, con lo que logra sacar de ellas clandestinamente —a veces en la basura o sobornando a los custodios—, arma sus cajas de Partagás o Montecristo número cuatro, "que son las que más gustan a los españoles o los franceses".

Cada entrega, en el mercado negro, puede valer entre 30 y 40 dólares, la cuarta o quinta parte del precio oficial en una tienda de habanos en la Isla, diseñadas con mucho glamour y un seductor aroma a maderas preciosas, como cedro, que reviste las paredes. Pero hace rato que nadie le lleva turistas al apartamento de DL en la Habana Vieja, cuyo techo deja ver el encabillado y la urgencia de una reparación.

La última vez, hace casi dos meses, "me trajeron a unos gallegos". Regatearon de lo lindo. "Las vendí por nada, una bagatela", se queja el experto, que conoce al dedillo la manera de fabricar las vitolas y de adulterar los contenidos de los puros para vender marcas que no son. "La hoja cubana es tan buena que permite los tupes" (fraudes).

La ley y la trampa

Argelio Garrido, un abobado de larga experiencia en la empresa Habanos S.A, dijo a la Agencia Francesa de Prensa que tanto la "falsificación como el mercado paralelo son dos flagelos que afectan enormemente la imagen del habano".

De acuerdo con la ley nacional, cada viajero puede llevar hasta dos cajas de habanos sin certificación; pero eso no es problema para los chinchaleros, como se conoce a los protagonistas de pequeñas factorías clandestinas de habanos. Ellos consiguen toda la habilitación oficial de las cajas, su certificado de calidad, sellos infrarrojos de garantía y hasta los pagarés de compra.

De acuerdo con estadísticas, las aduanas confiscan en los aeropuertos entre 1.500 y 1.700 embalajes falsos. Es una guerra sin cuartel en defensa de la autenticidad de un producto demasiado caro, que ha sido paladeado por iconos de la historia. Lincoln, Bonaparte, Freud, Welles, Churchill y Che Guevara, entre otros, son miembros del distinguido club.

Como miles de tabaqueros cubanos, DL tomará vacaciones forzosas este verano. "Nos mandan para la casa, porque los stocks están repletos", dice haciendo sonar la palma de su mano izquierda con su derecha en forma de "O", una típica onomatopeya que indica compactación, gentío, sobreabundancia y, en algunos casos, refuerza una risotada.

La medida significa que tampoco recibirán los añorados CUC, la divisa nacional, que la industria pagaba en un pequeño porcentaje a sus trabajadores si cumplían las normas de producción. Al ser rebajadas al 60%, la comisión de auditoría y control del sector decidió suprimir las primas.

"La gente está arañando las paredes", describe DL, mascando suavemente uno sus puros preferidos, un Short Churchill, al cual acaricia con la mirada que luego sigue la trayectoria del humo exhalado. Es una vitola de Romeo y Julieta, entre las fábricas habaneras de mayor prestigio, fundada en 1875, en plena colonia española, y que ahora, ante la recesión, será un caserón vacío en la canícula.

Dos enemigos: la crisis y las leyes antitabaco

Meses atrás, fuentes del sector prefiguraron las dificultades. Admitieron que las ventas de Habanos S.A descendieron un 3% al topar los 390 millones de dólares en 2008, a causa de la crisis financiera mundial y las leyes antitabaco en distintos países.

"La caída en las ventas refleja una mayor tendencia a la disminución de las ventas mundiales, como consecuencia de que los problemas financieros continúan", dijo Manuel García, vicepresidente de Habanos S.A.

Las cifras proporcionadas por García fueron dichas a la prensa en febrero pasado, en la apertura del XI Festival del Habano, que congregó en La Habana a unos 1.000 expertos e invitados de unos 70 países.

De acuerdo con el Ministerio de Comercio Exterior, el tabaco y el azúcar representan el 6% de las exportaciones, cuyo principal protagonista es el níquel, con el 39%, ahora de capa caída en los mercados mundiales, y luego el petróleo, con el 22 %, que recupera su habitual carestía.

Habanos S.A., una empresa mixta entre Altadis, propiedad de la británica Imperial Tobacco IMT.L, y la estatal Tabacuba, facturó en 2007 un total de 402 millones de dólares. Controla el 80% del volumen del negocio mundial del tabaco Premium, es decir, hecho a mano, y el 85% en valor fuera de Estados Unidos, el mayor mercado mundial al que no puede acceder por las restricciones comerciales a causa del embargo económico que Washington aplica desde 1962.

Entonces, el presidente John F. Kennedy ordenó almacenar la mayor cantidad de puros cubanos en previsión de la medida.

La empresa posee una artillería para engatusar a los más exigentes: 27 marcas —más de 220 vitolas o formas—, entre ellas, además de Montecristo, la Cohíba, Romeo y Julieta, Partagás, Hoyo de Monterrey y H. Upmann.

García vaticinó que 2009 sería "muy complicado". Sin conocerse mutuamente, DL le daría la razón. Sus apuros financieros, a manera individual, pueden ser un referente a escala para el imperio cubano del tabaco.

El habano, ¿patrimonio de la humanidad?

El historiador de la Ciudad de la Habana, Eusebio Leal, aseguró que La Habana propuso a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconocer al habano como un "patrimonio intangible" de la Isla.

"El habano tiene un peso en nuestras tradiciones y continúa siendo el reducto de la producción cualificada en la isla. Esta nación no se concibe sin sus tabaqueros, sin las fábricas, sin el aroma del tabaco", afirmó Leal.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.