Actualizado: 15/10/2019 9:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Patria, Elecciones, Economía

Sin Patria pero sin amo

Cuba no tiene nada que celebrar el 20 de mayo. Tampoco tiene nada que celebrar el 1 de enero

Comentarios Enviar Imprimir

En nombre de la Patria los cubanos han llevado a cabo acciones verdaderamente heroicas, desafortunadamente también se han escudado en ella los dictadores para cometer los peores crímenes contra el pueblo. Mucha sangre se ha derramado a lo largo y ancho de esta Isla por un ideal más grande que todos nosotros, pero a 145 años del comienzo de las Guerras de Independencia la verdadera libertad de esta tierra aún está por conquistarse.

La Patria es un bien común para todos los hijos de Cuba, no el privilegio de una clase social o un partido político, por lo menos eso proponía José Julián Martí y Pérez, fundar una república libre e independiente, “Con todos y para el bien de todos”.

Para mi la Patria sigue siendo una quimera. Una noción que recuerdo haber leído en un viejo libro de historia. Soy hijo de mi madre y de mi padre ambos cubanos, soy natural de La Habana, hablo español, mis documentos refieren que soy ciudadano cubano pero eso no significa nada. Apenas un grupo de caracteres estampados sobre un papel sin mayor importancia. Un concepto tan vacío como La Constitución de la República de Cuba. Tan carente de sentido como las elecciones convocadas por el régimen. A la hora de la verdad estoy tan privado de derechos ciudadanos y de patria como el más ordinario inmigrante ilegal.

Pero no soy el único que padece esta condición, ningún cubano en el mundo goza de ese derecho, ni los que viven en Cuba, ni los que andan rodando ilegalmente por el mundo, ni los residentes en el extranjero, ni siquiera los nacionalizados en otros países y ellos lo saben, muy a su pesar siempre serán los hijos adoptivos.

Tampoco es una condición exclusiva de los cubanos de estos tiempos. Ya desde siempre estuvimos privados de ese lugar propio y entrañable que pudiéramos sentir como la Patria, La Gran Patria que soñaron nuestros próceres, especialmente la que soñó Martí.

Algunos años de prosperidad económica para un exclusivo grupo social y algunos gobiernos democráticos en 111 años de República no pueden ser considerados como logros trascendentales en ese sentido. Todas las conquistas que eventualmente hacía un gobierno se esfumaban en cuestión de pocos meses bajo la dictadura y la corrupción del siguiente mandato. Triste historia que contar y una verdad tan innegable como la vida misma.

“…¿Cómo vamos a decir: “esta es nuestra patria”, si de la patria no tenemos nada? “Mi patria”, pero mi patria no me da nada, mi patria no me sostiene, en mi patria me muero de hambre. ¡Eso no es patria! Será patria para unos cuantos, pero no será patria para el pueblo. Patria no solo quiere decir un lugar donde uno pueda gritar, hablar y caminar sin que lo maten; patria es un lugar donde se puede vivir, patria es un lugar donde se puede trabajar y ganar el sustento honradamente y, además, ganar lo que es justo que se gane por su trabajo. Patria es el lugar donde no se explota al ciudadano, porque si explotan al ciudadano, si le quitan lo que le pertenece, si le roban lo que tiene, no es patria.”

Irónicamente estas no son mis palabras sino las de Fidel Castro Ruz, en la Plaza de la Ciudad de Camagüey, el 4 de enero de 1959. El más famoso de los dictadores cubanos expresa tan bien «la realidad actual de Cuba» que no tengo necesidad de esforzarme describiendo las miserias de nuestra querida Patria o mejor, la ausencia de ella porque”… Precisamente la tragedia de nuestro pueblo ha sido no tener patria. Y la mejor prueba, la mejor prueba de que no tenemos patria es que decenas de miles y miles de hijos de esta tierra se van de Cuba para otro país, para poder vivir, pero no tienen patria. Y no se van todos los que quieren, sino los pocos que pueden. Y eso es verdad y ustedes lo saben.”

A pesar de que no soy partidario de Castro yo no lo pude haber dicho mejor, y en eso coincidirán conmigo todos ustedes, tanto los opositores como los militantes. Aunque esta puede ser la primera vez que estemos de acuerdo en algo, no tiene por que ser la última. Este es un momento tan bueno como cualquier otro para honrar las vidas de nuestros mártires. Pero además es el mejor momento de todos para forjar una nación digna de nuestras niñas y niños. Cada día que esperamos empeñamos más nuestro futuro. Cada instante perdido es una vida más condenada a la pobreza, al odio y a la frustración de un joven que renuncia a su Patria en busca de una partida al extranjero, que renuncia a su dignidad en busca de satisfacer una necesidad, que renuncia a un sueño para subsistir el día de mañana.

Cuba no tiene nada que celebrar el 20 de mayo. Tampoco tiene nada que celebrar el 1 de enero, ¿acaso debemos celebrar la Intervención de Estados Unidos el 1 de enero de 1899, o celebramos el comienzo de la dictadura más larga de la historia de este continente? No hay que celebrar la República que no honró la muerte de más de cien mil cubanos, ni hay que celebrar una Revolución que defraudó a millones y ha costado la vida a decenas de miles.

El único orgullo que puedo tener como cubano es vivir sin Patria pero sin amo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.