Actualizado: 19/11/2018 9:53
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Historia, Violencia, República

Sobre la histórica violencia política en Cuba

Relatos de conspiraciones, asesinatos o duelos entre hombres de diferentes lealtades o colores políticos, pero siempre a punta de pistola o ametralladora en el usual calor en las calles o las casas de La Habana

Comentarios Enviar Imprimir

De los estigmas de la república cubana entre 1902 y 1959 muy poco se habla en Miami. Puede decirse que nada, como por ejemplo de la desproporcionada y hasta vergonzosa influencia norteamericana en la isla. Como lo dijo Earl T. Smith, nativo de Rhode Island, último embajador norteamericano con Batista, ante un comité del senado norteamericano en 1960[1]: “…hasta la llegada de Fidel Castro, Estados Unidos era abrumadoramente influyente en Cuba ya que… el embajador norteamericano era el segundo hombre de importancia en Cuba y a veces hasta más importante que el presidente”. Aquel periodo se resuelve generalmente en Miami diciendo que la isla era una tacita de oro, la octava maravilla, o que el cielo sobre Cuba era el más azul del mundo —color que habría cambiado, literal y meteorológicamente hablando, después del primero de enero del 59.

Por eso son tan medulares los libros del doctor e historiador Gustavo León Gispert, vertical opositor del actual gobierno cubano y el estado de las cosas después del triunfo revolucionario, pero que no se pierde en las sombras que a menudo habitan en la comodidad de un mundo dividido en blanco y negro. El Dr. León, conocido a través de su práctica médica y su programa semanal en radio Mambí Cita con la Historia[2], prefiere emplear las armas de los hechos y el escalpelo de los datos para sustentar su posición, tanto en contra del actual gobierno cubano como contra de las históricas injerencias del imperialismo norteamericano en la isla.

Y su último libro, Presidentes y Traidores: La violencia política en Cuba: 1925-1944, que será presentado el próximo 15 de febrero en la librería Books and Books de Coral Gables, habla de una cruenta y a la vez apasionante realidad de aquel periodo. Como su nombre indica, trata sobre la violencia política en Cuba, a través de relatos e intrigas, de conspiraciones, asesinatos o duelos entre hombres de diferentes lealtades o colores políticos, pero siempre a punta de pistola o ametralladora en el usual calor en las calles o las casas de La Habana. El cuidadoso proyecto de volar un cementerio con el único objetivo de aniquilar no solo a los políticos y funcionarios gubernamentales que asistían al sepelio del hombre calculadamente asesinado para que todos ellos se reunieran allí, sino también a sus esposas y sus hijos. La juramentada muerte entre rivales que se saldaba solo cuando uno de los dos era abatido. La época del “gatillo alegre” o del “gansterismo” como la prensa de entonces la etiquetó y como se ha seguido nombrando sin entrar en conflictivos detalles y realidades después del triunfo revolucionario del 59.

Porque sucede que el doctor León es hijo de una familia que participó activamente en aquellas refriegas. Su tío, Orlando León Lemus, alias “el Colorado” fue uno de los más temidos hombres de acción, vivió en la pelea y murió en la pelea, muerto por la policía de Batista en 1954.

Presidentes y Traidores: La violencia política en Cuba: 1925-1944, es el primer volumen de una trilogía que el Dr. Gustavo León, piensa completar en 2018 y que abarcará hasta el año 1970. Le he preguntado al Dr. León su propósito con los libros que sobre este tema ha publicado y piensa publicar. Su respuesta siempre ha sido la misma: “Que se conozca la verdad sobre oscuros períodos de la historia cubana, que nadie se ocupa de tratar y específicamente de limpiar el nombre de mi familia. Ni mi padre ni mi tío fueron gángsteres, sino hombres de acción, luchadores revolucionarios contra el dictador Fulgencio Batista”.

Es un excelente libro.


[1] COMMUNIST THREAT TO THE UNITED STATES THROUGH THE CARIBBEAN http://www.latinamericanstudies.org/us-cuba/gardner-smith.htm

[2] Radio Mambí 710 AM, sábados 12:00 – 1:30 pm.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.