Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Ventana del lector, Cuba

Un papel clavado en la yagruma

En su nota la Iglesia católica cubana insiste que su acción “no se ha apoyado, ni se apoyará nunca, en tendencias políticas”, pero para el autor de este artículo “los hechos demuestran lo contrario”

Comentarios Enviar Imprimir

El mensaje del cardenal Ortega y sus seguidores es preciso. Se sienten ofendidos porque casi 200 cubanos opuestos al comunismo se quejaron por escrito de la rara manera en que la Iglesia católica intercede por los prisioneros políticos.

Tajantemente, en nota de prensa la curia diocesana deja en claro que la queja de los opositores es de “contenido ofensivo para con la Iglesia en Cuba” y revela “la indignación generada en un número de fieles católicos” sin precisar la cantidad.

Es increíble la reacción de la Iglesia, sobre todo porque según la misma fuente ella previó “que esta mediación podría ser interpretada de las más disímiles maneras y provocar diversas reacciones”. ¿Por qué sentirse herida por cumplimiento de su profecía?

Sin embargo, el dolor del cura Ortega y seguidores podría estar situado donde los firmantes de la queja a Benedicto XVI cuestionan: “Respetamos las solicitudes de la Iglesia para que cese el “bloqueo”, pero: ¿Por qué no se pide también ―públicamente― que termine el embargo que le tiene la dictadura a todo el pueblo cubano?”.

Matemáticamente no es despreciable que 165 cubanos (se anuncian más firmas) acusen a los católicos de darle al César lo suyo y lo que no es suyo, pues de producirse el fenómeno de los números gigantes, esos ciento y pico podrían influir en la opinión de cientos de miles o tal vez de millones de personas ocasionando graves pérdidas a un organismo dependiente de las recaudaciones públicas.

Quizá por esto en su nota de prensa la Iglesia insiste que su acción “no se ha apoyado, ni se apoyará nunca, en tendencias políticas” pero los hechos demuestran lo contrario porque siendo defensora recalcitrante del levantamiento del embargo económico queda la Iglesia mezclada con la agenda política de la dictadura ratificando la falacia según la cual las carencias del pueblo no son causadas por la opresión comunista, sino por el enemigo externo que de forma paradójica más comercia con ella.

El viejo palero Cape le contó a Lydia Cabrera que “El perro de Mayombe va al yagrumo con un cuchillo y un papel escrito con recado del brujo, y lo deja clavado en el árbol con el cuchillo. El papel desaparece. El puñal queda allí clavado. Susúndamba (la lechuza) lo recoge y lo lleva a quien va dirigido” (El Monte / Editorial Letras Cubanas, 1989 / Página 660).

El recado del cardenal de Cuba podrá desaparecer con el olvido lógico del paso generacional. De ahí proviene la aseveración de que las sociedades no tienen memoria. Sin embargo, historiadores y otros interesados podrán, por medio de los documentos de la época, confirmar que el puñal católico fue clavado en el árbol de la lucha por la libertad. Siempre quedará como evidencia irrefutable el trazo de la cuchillada. Ese es el miedo del cura Ortega. Por eso salió disparado de su trono hasta la redacción de Palabra Nueva para salirle al paso a los opositores que cuestionan su procedimiento.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.