Actualizado: 18/02/2020 21:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Viejos chistes, realidades mutables

Los jóvenes de hoy, como los del machadato y el batistato, saben que la dictadura retrocede, y se ríen de ella como pueden.

Comentarios Enviar Imprimir

El remake atrae. Un músico mexicano, que acaba de estar en El Hurón Azul de la UNEAC, me lo cuenta: "Le avisan al Diablo que murieron Obama, Putin y Castro. Corre-corre en el Noveno Círculo. El Diablo decide que Napoleón presida el recibimiento. Allí se coloca con su tricornio y la mano escondida en la camisa. Llega Obama. El emperador le da un abrazo, dice: 'Si Francia hubiese tenido la eficiencia, el saber hacer de Estados Unidos, otra hubiera sido la suerte en Waterloo. Adelante, galera 4 de julio'. Entra Putin: '¡Ah, Rusia, si los franceses tuviéramos el arrojo, el fanatismo de ustedes, hubiésemos derrotado a los ingleses en Waterloo'. Al fin entra Castro: 'Comandante, lo esperábamos hace tiempo. Ay, si Francia hubiese tenido un periódico como Granma, nadie sabría que perdimos la batalla de Waterloo'".

Lo curioso es que el chiste, antes de Reagan y Gorbachov, yo también lo había oído en la UNEAC, hace más de tres décadas. ¿Por qué se repite en 2009, con los cambios lógicos de nombres y la permanencia ilógica de Castro?

Salto lo evidente, Granma continúa con las mismas directrices: triunfalismo, silencio o manipulaciones hacia las noticias nacionales; catastrofismo, silencio o politiquería hacia lo que ocurre en el mundo. Ya se sabe cómo interpreta la libertad de expresión el diario con nombre de yate, de abuelita yanqui.

Una evidencia plausible, pero que tampoco exige hurgar demasiado, se halla en la ausencia de cambios significativos en el régimen, bajo las mismas supersticiones y alucinaciones ideológicas de la "izquierda", que con la "derecha" señala hacia los hermanos Castro.

Le pregunté al músico si conocía al cubano que le hizo el chiste. Me respondió que la noche antes, en un club. Le pregunté si el gracioso estaba borracho. "Para nada", me aseguró. Quise saber quiénes estaban a la mesa. "Una pareja cubana", me dijo. ¿Rieron también? "¡Claro, aunque lo habían oído!". ¿Más o menos qué edad tenían? "Alrededor de treinta".

¿A propósito de qué cayó la burla al Granma? "Porque ese día publicó que si seguían ahorrando, no habría apagones en las casas". No entiendo, afirmé. El músico sonrío: "Es que la pareja no había podido pegar un ojo en toda la noche, mirando al ventilador a ver si arrancaba".

'La isla que se repite'

Lo ocurrido parece un homenaje al título de un imprescindible ensayo sobre el Caribe del fallecido narrador cubano Antonio Benítez Rojo: La isla que se repite, que reseñé en cuanto apareciera la edición en español, hace once años (Casiopea, Barcelona, 1998).

Pero hay nuevos ingredientes: Nunca en los setenta se le hubiera hecho a un extranjero recién conocido, de lo que se infiere un ligero aumento del desenfado, menos miedo a la represión gubernamental. Los jóvenes de hoy parecen menos adheridos al mito "revolucionario" (sic). Al menos expresan con mayor naturalidad sus quejas y quebrantos.

Otras inferencias del chiste que se repite, aunque con más conjeturas, involucran al Período Especial que sobreviene tras el desmerengamiento del comunismo, poco después de 1998. Junto con el fin del "campo socialista" cae el soporte ideológico.

La burla al sistema ya no se enfrenta al marxismo-leninismo. No hace falta, rueda de una forma corriente, llana, sin remitir a la "dictadura del proletariado", es decir, sin justificar al Granma como una "etapa de transición", una necesidad en la construcción de la "sociedad sin clases", en el enfrentamiento al "imperialismo, fase superior del capitalismo".

Los tres jóvenes de la UNEAC no titubean, como le ocurrió a mi generación, ante el burdo totalitarismo del órgano del Partido. Ríen mejor. Su choteo se acerca al de la primera República (1902-1958) en sus gobiernos dictatoriales.

Quizás esa espontaneidad comunicativa —circuito emisor-receptor— sea producto de un buen augurio: Como los jóvenes cuando el machadato y el batistato, saben que la dictadura retrocede, que el final, por cualquier vía, está cerca. El tono irónico y despectivo que aparece en los blogs muestra un choteo como inminencia de cambio.

Aunque nacieron cuando ya los medios informativos eran un monopolio del Poder, sus reacciones no son ni siquiera escépticas. Sencillamente —ahora con acceso a blogs y correos electrónicos— no creen ni una palabra, están inmunizados contra el discurso oficial porque se comunican mejor, aun por intranet y los portales permitidos, como Infomed, donde ya circulan —por ejemplo— comentarios al video oficial de los truenes a Lage, Pérez Roque y los otros defenestrados de la élite.

Al músico le hice otro chiste de época, pero sin reciclar: Un hombre que todas las mañanas compraba el Granma en el puesto de Santa Catalina y 10 de Octubre, le tiraba una ojeada a la primera página y allí mismo lo dejaba. Hasta que el intrigado vendedor le preguntó por qué lo hacía. "Es que busco el obituario". "Pero el obituario aparece en la página 2". "No, señor, el que yo espero saldrá en primera plana".

¿Lo conocerán los tres jóvenes de la UNEAC? Quizás no les interesa, es tan viejo que lo dan por muerto.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Un joven lee el diario 'Granma' en las cercanías del Capitolio de La Habana. (AFP)Foto

Un joven lee el diario 'Granma' en las cercanías del Capitolio de La Habana. (AFP)