Actualizado: 06/12/2021 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Yunior, Represión, Archipiélago

Yunior García, guerra avisada

Quedó en evidencia la debilidad de un gobierno que, ante la promesa de un hombre de desfilar llevando como única arma una flor, movilizó todo un sistema

Comentarios Enviar Imprimir

El dramaturgo Yunior García, uno de los gestores del grupo Archipiélago, opositor al régimen cubano, había prometido que el 14 de noviembre —un día antes de la fecha escogida por Archipiélago para la marcha en reclamo por la libertad de expresión para la Isla—, allá en La Habana, desfilaría en solitario llevando como única arma una rosa blanca, una acción que sería como una suerte de anticipo de la marcha del día 15.

Guerra avisada no mata soldados, dice el refrán.

Pero esta vez, sí mató.

Mató la poca vergüenza, la poca capacidad de embuste que mantenía el régimen cubano.

Es decir, quedó en evidencia la debilidad de un gobierno que, ante la promesa de un hombre de que habrá de desfilar llevando como única arma una flor, haya movilizado todo un sistema.

Durante la semana anterior al día prometido, el régimen vació en la zona donde residía el dramaturgo el arsenal que resguarda para estos casos. El oprobio, el ventajismo —el millón contra uno, el disparo de cañón contra la tórtola—, la calumnia, la impiedad que lo caracterizan.

Yunior no pudo resistir la presión: abdicó, se fue a España —hubiera sido lo mismo a Miami, a Cataluña o Burkina Faso—. Y ya en la Península, ha declarado eso mismo: que no pudo resistir, que no es de bronce.

Así, reitero, la “amenaza” de Yunior García con su rosa blanca nos trajo la totalidad de esa victoria de apreciar en panorámica las bajezas del régimen que asola a Cuba.

La semana anterior al 14 de noviembre, La Habana y otras ciudades del país estuvieron militarizadas como si, una vez más, “los yanquis” estuviesen a punto de invadir la Isla. Se ha podido documentar que en ese lapso se llevaron a cabo más de 100 arrestos de disidentes —no solo pertenecientes al grupo Archipiélago—, que incluyen hombres y mujeres, algunos menores de edad.

Según Cubalex, ONG de asesoría legal, en la jornada del 15 de noviembre fueron detenidas otras 35 personas, más 11 desapariciones forzadas; entre ellas las de Lázaro Lamelas Ortiz, Pedro Lago Segura y Daniela Cecilia Rojo Varona.

El jueves 18 se confirmó que al menos —al menos— se mantenían en prisión 21 de los detenidos en los últimos días. Incluido Reniel Rodríguez, tuitero de 15 años de edad, quien convocara a los residentes de la ciudad de Cárdenas a desfilar el 15 de noviembre, vestidos de blanco, para reclamar libertad de expresión para la Isla, y que luego fue liberado ese mismo día.

Como otros grupos disidentes del país, los de Archipiélago han reiterado que su intención no es “tumbar” al gobierno, sino abogar, entre otros ‘cambios’, por la libertad de expresión, respeto a los derechos humanos de todos los cubanos y soluciones a los problemas de la sociedad mediante vías democráticas y pacífica. Claro, esto puede parecer una ironía: todos sabemos —incluido el régimen, o sobre todo el régimen— que con libertad de expresión y lo demás de este tenor, aquello desparece de inmediato.

Del 12 al 14 de noviembre se recrudeció la ofensiva contra la casa del hombre de la rosa blanca.

Sin descanso, piquetes de esa crápula sarnosa —valga la redundancia— que se extiende por toda la Isla en grupos de una cochina homogeneidad, dadores de lo que el régimen define como “mítines de repudio”, algo que de modo tan certero simboliza la cobardía, el peor cinismo, no dejaron de gritar, amenazar a Yunior Rodríguez y su familia, que sufrieron durante más de 72 horas el asedio inclemente.

Si algo faltaba para mostrar ante los ojos del mundo la inhumanidad del comunismo cubano, ahora no quedan dudas.

Esta guerra la avisaste y la ganaste, Yunior. Gracias.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Partidarios del régimen cubano cubrieron las ventanas de la vivienda del disidente Yunior GarcíaFoto

Partidarios del régimen cubano cubrieron las ventanas de la vivienda del disidente Yunior García.