Actualizado: 05/06/2020 14:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Embargo, BNP Paribas, Multa

Cuba critica la multa a banco francés

Arremete contra el gobierno de Barack Obama

Comentarios Enviar Imprimir

El gobierno cubano criticó el jueves la “multa récord” impuesta por las autoridades estadounidenses al banco francés BNP Paribas por haber violado, entre otros, el embargo impuesto por Estados Unidos a la isla y arremetió contra la administración de Barack Obama por hacer “caso omiso” de las crecientes voces a favor de levantar esta medida, informa Europa Press.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores cubano subraya que la multa es “la mayor impuesta en toda la historia por el gobierno de Estados Unidos por violaciones del bloqueo contra Cuba y de las sanciones vigentes contra terceros países, violenta las normas del Derecho Internacional y califica como una aplicación extraterritorial e ilegal de la legislación norteamericana contra una entidad extranjera”.

El gobierno de Raúl Castro señaló que, en momentos en Estados Unidos está negociando un acuerdo de libre comercio con la UE, “cabe preguntarse si ésta es la forma en que el Gobierno norteamericano continuará tratando a sus aliados”.

La Habana se lamentó que “BNP Paribas se une a la larga lista de entidades financieras, comerciales, económicas y de otro tipo, norteamericanas y extranjeras, que han sido objeto de medidas punitivas, en el contexto del recrudecimiento del bloqueo y, en especial, de la persecución financiera contra Cuba”.

También destacó que “el gobierno del presidente Obama supera a todos sus predecesores, al acumular penalidades contra decenas de entidades que sobrepasan los $11.000 millones, aplicadas al amparo de los diversos regímenes de sanciones”.

En igual sentido, indicó que Washington “hace caso omiso al abrumador rechazo internacional a esta política criminal y fallida contra nuestra nación” puesto que ignora “los crecientes reclamos de distintos sectores de la sociedad norteamericana a favor de un cambio esencial en la política hacia Cuba”.

Por último, el Ministerio de Exteriores cubano denunció “este atropello contra la soberanía de los Estados, las normas de libre comercio y del Derecho Internacional”.

Sanciones y embargo

La fiscalía del estado de Nueva York anunció el lunes que BNP Paribas accedió a pagar $8.834 millones de dólares por la violación, por parte de la entidad, del régimen de sanciones internacionales impuesto por EEUU. El acuerdo implica que el banco reconoce un delito de falsificación de cuentas y de conspiración.

En la multa al banco francés, tanto La Habana como Miami han destacado el papel desempeñado por el embargo estadounidense contra el gobierno cubano en la formulación de las sanciones.

El diario el Nuevo Herald de Miami tituló así una información publicada este jueves: “Fuerte multa a banco francés por hacer negocios con Cuba”. En su primer párrafo, el texto señalaba: “El mayor banco en Francia, BNP Paribas, escondió $1.750 millones en transacciones ilegales con entidades cubanas como parte de una larga serie de violaciones a las sanciones de EEUU que le costaron un récord de $8.900 millones en incautaciones y multas, de acuerdo con fiscales estadounidenses”.

Parte, sí, pero no el todo implícito en el título. En realidad el encubrimiento de los tratos petroleros con Sudán —y también con Irán— tuvieron una mayor importancia, a la hora de determinar las sanciones, que las violaciones respecto a Cuba.

“Entre 2004 y 2012, BNP se dedicó a llevar a cabo una trama compleja y profunda para mover ilegalmente miles de millones de dólares a través del sistema financiero de Estados Unidos”, dijo el fiscal general, Eric Holder, en una conferencia de prensa el lunes.

Las autoridades federales consideran que el banco ocultó transacciones por valor de unos $30.000 millones que violaban las sanciones económicas de Washington, la mayoría de ellas contra Sudán y por operaciones relacionadas con el petróleo, de acuerdo a lo publicado el martes de esta semana en CUBAENCUENTRO.

Por supuesto que no es lo mismo $30.000 millones que $1.750 millones. Como es usual desde el punto de vista político, cada parte trata de arrimar la brasa a su sartén.

Así que ahora Cuba salta con su discurso de víctima y trata de resaltar la culpa que le toca, cuando la verdad es que lo ocurrido involucra pero trasciende al embargo. Viejo vicio de considerarse el ombligo del mundo, en La Habana y en Miami.

Es más, intenta presentar a Washington como un sujeto poco confiable para sus aliados.

Que EEUU desempeña el papel de gran potencia internacional es indiscutible, que en muchos casos actúa con prepotencia también, que ha mantenido una actitud imperialista por más de un siglo no cabe duda. Es parte del orden mundial existente, y hasta ahora eso no lo cambia ni siquiera el discurso del presidente Barack Obama sobre el rol internacional de este país, pronunciado en la Academia Militar de West Point el 28 de mayo pasado, donde señaló que EEUU “se resiste a intervenir militarmente en puntos de conflicto alrededor del mundo” y como estrategia prefiere utilizar al máximo el apoyo de sus aliados, en un giro de 180 grados con respecto a las posiciones de su antecesor, George W. Bush.

Ahora bien, nada en el párrafo anterior limita los derechos y prerrogativas —y aunque no se justifica, también incluye la famosa prepotencia— de su actuación como país que aún cuenta con la moneda preferida para las transacciones internacionales.

Cumplir con las leyes

Para el gobierno en La Habana, la multa “califica como una aplicación extraterritorial e ilegal de la legislación norteamericana contra una entidad extranjera”.

No es así. BNP Paribas estaba obligado a cumplir con las leyes estadounidenses pues operaba en el país a través de dos bancos y, por ende, terminó violando la Ley de Poderes Económicos Internacional de Emergencia (IEEPA), que prohíbe comerciar con los gobiernos de países sancionados. En este caso no se está hablando de la Ley Helms-Burton, sino de una legislación más amplia, aunque por supuesto el embargo norteamericanos también se tuvo en cuenta. Es la famosa “Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo” lo que principalmente entró en consideración, pero tampoco solo eso.

En un artículo aparecido en BBC Mundo, Anthony Colangelo, quien en abril realizó un estudio para el Cornell Law Review sobre la jurisdicción extraterritorial, dice que hay al menos tres condiciones que les permiten a los Estados aplicar sus leyes a actividades que ocurren lejos de sus fronteras.

Según le explica a BBC Mundo, se pueden implementar cuando la actividad foránea tiene un efecto real o esperado en el propio país, cuando el tema impacta a sus ciudadanos o para proteger su moneda.

BNP es el séptimo banco que acepta una sanción por violar el régimen de sanciones estadounidenses a algún país, pero el primero que se declara culpable.

Al hacerlo, se libera de cualquier acción penal contra sus directivos y empleados, reduciendo el castigo a la multa y las retracciones dentro del territorio estadounidense.

“También hay una jurisdicción universal que esencialmente les permite a los Estados aplicar sus leyes a ofensas muy serias contra el derecho internacional incluso si el país no tiene ninguna conexión con el tema”, dice Colangelo, quien es profesor asociado de Derecho en la Universidad Metodista del Sur, en Dallas, Texas.

Ejemplos de esto serían casos de genocidio o de tortura.

El investigador resalta así mismo que la aplicación de leyes en el extranjero debe estar fundamentada en las constituciones o las normas locales.

En el caso particular de EEUU, Colangelo dice que la Constitución le permite actuar al país de esa manera en al menos dos casos: para implementar tratados internacionales y para regular el comercio con otras naciones.

“Si se están transfiriendo dólares a naciones extranjeras, eso es por definición comercio con naciones extranjeras y con EEUU, pues están usando nuestro dinero”, explica.

Ahora bien, EEUU no es la única nación que tiene el poder de aplicar sus leyes a entidades cuya sede queda fuera de sus fronteras.

“Es algo que ha estado ocurriendo desde hace siglos”, reconoce Colangelo.

Lo que diferencia a Washington de otras naciones, es la “agresividad” con que lo hace, señala el investigador.

Además, EEUU tiene una influencia única en términos económicos, pues el dólar es la moneda de reserva global más importante.

“Si uno es un banco en París o Yakarta o Sao Paulo, no podrá servirles a sus clientes a menos que pueda conectarlos con el mercado global para conseguir dólares”, escribió Neil Irwin, el principal corresponsal económico del diario The New York Times, al analizar el caso de BNP Paribas.

“Y eso no se puede lograr a menos que uno esté en una buena situación con los reguladores estadounidenses”, continuó.

De ahí que EEUU tenga un “poder sorprendente” que termina llevando a bancos como el francés a cumplir con los requisitos impuestos por Washington.

El corresponsal agrega que la influencia estadounidense no siempre cae bien en el extranjero, pues da la impresión de que está utilizando su poder financiero como una herramienta de política exterior, y tiene razón en ello, pero de momento no hay otra alternativa. Si Cuba quiere verse libre de estos problemas tendría que realizar la mayoría de sus transacciones internacionales en otra moneda: ¿bolívares, rublos, yuanes? ¿O quizá en CUC y CUP?

“Mientras todos los caminos del sistema financiero global pasen por Nueva York y el sistema de pagos esté basado en el dólar, los estadounidenses tendrán una ventaja en las relaciones internacionales que a otros países puede no gustarle, pero realmente no pueden hacer nada al respecto”, señala Irwin.

En política, lo mejor no es verse el ombligo sino mirar adelante. Ya es hora de que el gobierno cubano aprenda esa lección, si de verdad quiere el desarrollo económico del país.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.