Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

cubana muerta

Cubana que murió en una operación de tráfico de emigrantes sufrió un 'trauma cerebral'

El cubano Amil González Rodríguez es procesado por homicidio involuntario. Otros dos acusados, Heinrich Castillo Díaz y Rolando González Delgado, se declararon culpables.

Enviar Imprimir

Una cubana murió a causa del trauma cerebral que sufrió cuando contrabandistas de emigrantes intentaban huir de la Guardia Costera estadounidense en una persecución a alta velocidad el pasado mes de julio, dijo el martes un perito médico de Florida en un juicio, informó Reuters.

El cubano Amil González Rodríguez, de 32 años, es uno de los tres procesados por homicidio involuntario en una acusación de 68 cargos tras un viaje de contrabando de emigrantes abordo de un bote rápido de 11 metros que salió desde Cuba y llegó cerca de Boca Chica el 8 de julio.

La embarcación llevaba 31 emigrantes, entre los cuales estaba Anay Machado González, de 24 años, quien murió mientras funcionarios de la Guardia Costera la transportaban a tierra aproximadamente una hora después de haber detenido el bote en que viajaba.

"Este es un caso de conspiración para introducir ilegalmente ciudadanos cubanos", explicó durante el primer día de audiencias el asistente del fiscal de Estados Unidos Jaime Raich.

Los fiscales afirman que González agitaba una linterna para señalar el punto en Cuba desde el cual partiría la nave. La embarcación estaba equipada con dos potentes motores, un teléfono satelital, un sistema de posicionamiento global (GPS) y 22 contenedores de combustible.

Los emigrantes no poseían chalecos salvavidas.

El suboficial del servicio de guardacostas Jason Holmes testificó que González, el acusado, se reía y hacía gestos obscenos durante la persecución.

"El equipo de abordaje de los guardacostas encontró a los inmigrantes cerca del punto del total agotamiento", declaró Holmes.

Al revisar seis fotografías de la autopsia en la que se ven las magulladuras en el cuerpo y el rostro ensangrentado de Machado, el examinador médico del condado de Monroe, Michael Hunter, atribuyó la muerte de la mujer a un "trauma cerebral violento", provocado por los golpes que recibió al rebotar dentro de la embarcación.

Los abogados defensores alegan que González no es un contrabandista, sino un emigrante en busca de libertad.

"Él trató de llegar a Estados Unidos, a la tierra de la libertad", explicó el abogado defensor Irving González.

Si es condenado por el juez de distrito Michael Moore, González podría pasar el resto de su vida en prisión.

Los otros dos acusados, Heinrich Castillo Díaz, de 28 años, y Rolando González Delgado, de 20 años, se declararon culpables la semana pasada y recibirán sentencia el 8 de enero.