Actualizado: 27/05/2020 20:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Clima

Decretadas fases de “recuperación” para las provincias orientales y de “normalidad” para las centrales

“Los órganos de dirección de estas provincias deben evaluar las afectaciones en sus respectivos territorios y adoptar las decisiones que permitan restablecer la normalidad en los plazos más breves”, tras el paso de “Isaac”, dice la nota de la Defensa Civil

Comentarios Enviar Imprimir

Las autoridades cubanas decretaron este domingo el inicio de la “fase de recuperación” en las provincias del oriente del país —las más afectadas por la tormenta tropical “Isaac”—, al disiparse progresivamente el ciclón, que se dirige ahora a Luisiana (EEUU), reportó Efe.

La decisión fue tomada este domingo por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, afecta a las provincias orientales de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Camagüey y Holguín.

Además, el organismo estatal decretó que las provincias centrales de Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Cienfuegos, Villa Clara y Matanzas, las siguientes en sufrir los embates de “Isaac” aunque en menor medida, pasen la fase de “normalidad”.

La Defensa Civil cubana asumió estas medidas “teniendo en cuenta que la tormenta tropical ‘Isaac’ se aleja progresivamente del territorio nacional y sus efectos no representan un peligro para el país”, según informaron medios de prensa de la Isla.

“Los órganos de dirección de estas provincias deben evaluar las afectaciones en sus respectivos territorios, adoptar las decisiones que permitan restablecer la normalidad en los plazos más breves”, añade la Nota Informativa.

Las autoridades provinciales deberán también prestar “especial atención a las medidas sanitarias y de saneamiento ambiental, garantizando la seguridad en vías interrumpidas, ríos crecidos y embalses que se encuentren vertiendo para evitar accidentes”.

Defensa Civil insta además a “mantener la vigilancia sobre el escurrimiento del agua y las inundaciones costeras que puedan producirse durante el alejamiento de la tormenta tropical”, concluye la nota de la agencia estatal Prensa Latina.

Durante el fin de semana el Gobierno cubano evacuó a 25.000 personas de sus casas o lugares de veraneo por la penetración del agua en la costa, la crecida de algunos ríos y otras consecuencias de los vientos y lluvias que trajo a la isla caribeña “Isaac”, que previamente azotó a Puerto Rico, República Dominicana y Haití.

Alivio tras el paso de “Isaac”

Por su parte, el jefe del Centro de Pronósticos del Instituto Meteorológico cubano (INSMET), José Rubiera, reconoció en la televisión nacional, a partir de datos oficiales de las 20.00 horas locales (00.00 GMT del lunes), que la “influencia” de la tormenta tropical “continúa sobre el país”.

Hoy lunes todavía se producirán lluvias “en todo el territorio nacional” y la nubosidad remanente se desplazará hacia el occidente, donde este domingo hubo inundaciones costeras ligeras a causa del viento.

No obstante, Rubiera recalcó también que en las próximas horas las precipitaciones serán “a intervalos” y que “poco a poco el mar se irá calmando”.

Asimismo, anunció que ése era el último informe que proporcionaba desde el Centro de Pronósticos, adonde se trasladó el viernes para ofrecer al menos cinco partes especiales cada día.

Aunque el centro de “Isaac” permaneció apenas cinco horas en el extremo oriental de Cuba, su trayectoria en paralelo a la costa norte y las columnas de lluvia que arrastró mantuvieron este fin de semana en vilo al Gobierno y los ciudadanos.

En el occidente La Habana amaneció con un fuerte oleaje en algunos puntos del malecón que la bordea, cerrado al tráfico de vehículos durante varias horas en un tramo de cinco kilómetros “debido a las penetraciones del mar”.

En el balneario de Varadero, a 140 kilómetros al este de la capital, los miles de turistas que descansan allí, la mayoría extranjeros, debieron permanecer unas horas en sus hoteles por precaución.

Más compleja fue la situación en la provincia oriental de Holguín, donde más de 22.000 personas dejaron sus hogares para alojarse con familiares y medio millar fueron evacuadas a albergues.

El caudaloso río Sagua de Tánamo sufrió allí una crecida de seis metros y 40 centímetros, inundando 72 viviendas en sus márgenes, aunque la Agencia de Información Nacional (AIN) informó luego de que al disminuir la lluvia se produjo una “retirada gradual de las aguas” y los evacuados iniciaron “el retorno a sus domicilios”.

En Holguín el ciclón generó también penetraciones ligeras de mar en los municipios de Moa, Banes y Gibara, 114 casos de interrupciones eléctricas y daños en carreteras y viviendas.

En Baracoa, ciudad costera de la provincia adyacente de Guantánamo, más de 2.000 personas tuvieron que abandonar sus casas en la costa, hubo medio millar de derrumbes de viviendas, cuatro de ellos totales, daños en plantaciones frutales, y se interrumpió el fluido eléctrico durante ocho horas.

Baracoa fue el primer punto de Cuba afectado por las lluvias torrenciales y el viento huracanado de “Isaac”, que también provocó evacuaciones en puntos del oriente y el centro cubano como Granma, Camagüey y Ciego de Ávila, aunque menores.

Pese al esperado regreso a la normalidad, las autoridades no bajan la guardia, especialmente por el riesgo de la transmisión de enfermedades asociadas al calor y la humedad.

Desde hace semanas realizan constantes advertencias a la población para que extremen las medidas de higiene y eviten las aguas estancadas con miras a evitar la proliferación del mosquito transmisor del dengue.

Además, existe temor de que se repita un brote de cólera como el que en junio pasado causó la muerte de tres ancianos y dejó 158 infectados en la provincia oriental de Granma.

“Isaac”, que se encamina a territorio estadounidense en el Golfo de México, es la novena tormenta de la actual temporada de ciclones, vigente desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre, y es la primera en impactar sobre Cuba este año, tras azotar a Puerto Rico, República Dominicana y Haití.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.