Actualizado: 08/02/2023 20:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

El golpe de los huracanes

Destrucción en el pueblo de Santa Cruz

'No había visto nada así, semejante destrozo en los 40 años que llevo viviendo aquí', dijo un residente del lugar.

Comentarios Enviar Imprimir

AFP/ Santa Cruz. Casas y postes eléctricos derribados, calles cubiertas de escombros y lodo, desolación y tristeza dejó el huracán Paloma en el pueblo de Santa Cruz del Sur, que 76 años antes fue arrasado por otro ciclón que mató a 3.000 de sus habitantes en la mayor tragedia del país.

Compungidos, algunos llorando, pobladores empiezan a dejar los albergues y a regresar a su pueblo, descubriendo la magnitud de la destrucción que causó Paloma cuando lo embistió la noche del sábado.

Santa Cruz recibió el golpe del huracán con vientos de 195 km/h, categoría 3 en la escala Saffir-Simpson (de 5), que levantaron olas de hasta 4 metros. El mar penetró 1,5 km tierra adentro llevándose todo lo que encontró a su paso.

"No había visto nada así, semejante destrozo en los 40 años que llevo viviendo aquí", dijo a la AFP Sandra Salazar, una técnica de la empresa telefónica que vio cómo Paloma torcía la gigantesca torre de telecomunicación, lo que dejó incomunicado al pueblo del resto del país.

Sandra, una de las pocas que se quedó en el pueblo por su trabajo en la oficina de comunicaciones, perdió parte de su vivienda ubicada en la costa de Santa Cruz de Sur.

Paloma derribó 420 de las 1.000 casas en esa área costera y más de 4.000 en todo el municipio —del mismo nombre—, produjo severos daños a una instalación procesadora de camarones y langostas y tumbó una gran cantidad de postes y redes eléctricas.

Ante la amenaza de Paloma, que azotó la Isla dos meses después de los huracanes Ike y Gustav, 11.000 de los 50.000 habitantes de todo el municipio de Santa Cruz fueron llevados a casas de familiares, amigos o albergues estatales.

Por la carretera de 80 km que comunica a la ciudad de Camagüey con Santa Cruz del Sur se observan campos de cañas anegados y caseríos total o parcialmente destruidos.

En el de Najasa, la casa del guajiro Mario Sosa, de 60 años, yace en medio de una laguna. "Esto ha sido apoteósico, es el segundo susto que paso este año", comenta en referencia a Ike, bautizado en Camagüey como 'el leñador' porque "no dejó un árbol en pie".

A la zona llegó este domingo el vicepresidente José Ramón Machado, que recorrió las calles enlodadas y llenas de escombros. "Aquí se focalizó más, fue por donde entró, y el daño es mayor realmente porque hay otros municipios de Camagüey" también afectados, comentó.

"Aquí una fecha como ésta hace 76 años hubo un ras de mar —provocado por un ciclón— y acabó con el pueblo completo. Hubo 3.000 muertos pero entonces no evacuaron a nadie (…) Ahora no hay ni una persona que tenga un rasguño", destacó.

Aquel huracán —entonces no recibían nombre— penetró el 9 de noviembre de 1932 a 60 km al oeste de Santa Cruz con vientos de 250 km/h, provocando olas de 9 metros que inundaron el lugar, matando a casi toda la población.

A la entrada de la zona costera, un monumento de concreto de 9 metros —levantado con esa medida a propósito de la altura que alcanzaron las olas— evoca la tragedia: un hombre, al que abraza una mujer, levanta su mano izquierda para pedir auxilio.

"Después de aquella gran tragedia, el mar se había metido muchas veces aquí pero nunca nos había dejado esta catástrofe", dice Daniel Calderón, un pescador de 26 años.

Sentado frente al mar, contempla los destrozos que dejó Paloma en toda la fachada de su casita de concreto. Lamenta que el huracán haya golpeado a su pueblo justo cuando debían honrar la memoria de los muertos. "Es como un maleficio", dice entristecido.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.